jueves, 3 de julio de 2014

LA INVENCIÓN DEL TDAH Y DEL TRASTORNO BIPOLAR INFANTIL

 El título de esta entrada lo podéis ver también en la portada del libro del que os voy a hablar hoy.  Choca leer "invención" pero cuando acabas de leerlo ya no choca tanto. Duele e indigna que las cosas sean así, pero es que casi no queda lugar a dudas de que estamos siendo constantemente manipulados y utilizados, si es que a día de hoy queda alguien tan inocente como para creer que no es así. Y cuando el rebaño de adultos no fue suficiente se concentraron en los menores, menores quiere decir nuestros hijos.
Conocí de la existencia de este libro a través de un correo que me envió directamente uno de los autores, el Sr. Gonzalez Pardo. Por supuesto antes de recomendaros o no el libro me lo he querido leer y ahora que ya lo he acabado vamos a examinar un poco de lo que nos hablan sus tres autores. Para empezar os los presentaré:

Fernando García de Vinuesa es licenciado en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid y ejerce como psicólogo escolar.
Hector Gonzalez Pardo es doctor en Biología y profesor de psicofarmacología en la Universidad de Oviedo.
Marino Pérez Álvarez es especialista en Psicología Clínica y catedrático en Psicopatología y Técnicas de intervención en la universidad de Oviedo.

Como veis los autores de este , lo avanzo ya, imprescindible trabajo no son precisamente un padre concienciado desde su portátil doméstico ( algo igualmente respetable pero más expuesto a la crítica fácil, decídmelo a mí). No. Son investigadores, hombres de ciencia cuyo mensaje más importante es que en ciencia no está todo dicho, nada es tan blanco o tan negro, y así debería ser por definición. Critican duramente la subjetividad del diagnóstico (pag.283) ya que el mismo Barkley reconoce que ni las pruebas de laboratorio ni los test neuropsicológicos estaban validados para llevar a cabo el diagnóstico, y por tanto los preofesionales deberían emplear el DSM.


Vayamos con el libro. La introducción ya llama la atención: Cómo echar a perder a los niños:varios métodos. Aquí cambian el punto de mira siempre puesto en el niño a las formas de vida actuales, el contexto en el que se desarrolla el niño. Esto es algo repetido hasta la saciedad desde este blog. Hablan de 4 métodos: Los niños van a la escuela a divertirse, tienen que ser alabados, se ha  de desarrollar su autoestima y hay que enseñarles a ser felices. No entraré en muchos detalles para evitar que me denuncien por copiarles el libro, si embargo el tema de la autoestima quiero mencionarlo. Nos hablan de un estudio muy interesante en el que se demostró que el fortalecimiento de la autoestima hizo que las notas escolares fueran peores. Sí, parece que uno se siente mejor consigo mismo incluso obteniendo resultados peores de lo que se deduce que no está ayudando mucho en el problema así que parece mejor fomentar el autocontrol que la autoestima. 

Yo siempre subrallo los libros que leo, este lo he  subrallado tanto que dan ganas de comprarse otro para tenerlo bien cuidado. Durante el cuerpo del libro se van exponiendo, a través de las publicaciones de los más afamados "especialistas" toda una serie de contradicciones, paradojas, imprecisiones y opiniones sin fundamento que desarman todo el constructo del TDAH. Los argumentos y referencias que utilizan son claros, cualquier padre que haya pasado por el tortuoso camino del diagnóstico de TDAH en su hijo se sentirá identificado con las situaciones que se relatan, puede que también se sienta algo indignado al descubrir que han estado jugando con nuestros hijos. Hay poca preocupación por ayudar a resolver a los padres los problemas que tienen con sus hijos (o al revés) y mucha motivación por encontrar la razón a estos problemas en desórdenes neuroquímicos (del niño claro) y su tratamiento farmacológico. NADIE HA PODIDO DEMOSTRAR NUNCA ESTA TEORÍA.

Nos vamos a las conclusiones porque dejar caer aquí ideas deshilvanadas le hace perder la libro la consistencia que tiene. Nos dicen que la dificultad de decir que és el TDAH estriba en que cada profesional que lo diagnostique se basará en su opinión personal sobre el por qué de ciertos comportamientos. Según Barkley se debería utilizar el DSM, pero ya sabemos que este manual carece de utilidad para establecer diagnósticos que tengan validez discriminante, predictiva y de constructo. Nos explican que en lugar de preguntarnos ¿por qué se mueve tanto el niño? una pregunta más conveniente sería ¿tiene ese niño motivos para moverse, para no atender?

La divulgación, infectada de conflictos de intereses millonarios que se describen en el libro, ha hecho que cualquier niño difícil sea un niño desviado por un fallo de su cerebro sin que importe nada más (ni situación familiar, escolar, preocupaciones,...)

Y por fin la pregunta dolorosa, la que todos nos hacemos y la que no puedes sugerir pues entonces tu interlocutor se sentirá agredido y responderá con violéncia cuando lo que debería hacer es reflexionar sobre ello y no sentirse culpable pues no es un tema de culpas: ¿prefieren los padres un niño "enfermo", diagnosticado y medicado, a  asumir la difícil tarea sin duda, de educar a su hijo y aprender a hacerlo si es necesario?

Si alguien tiene la culpa son aquellos profesionales que, en lugar de ayudar a esos padres o profesores desbordados por la situación, les convencen que todo se debe a un fallo en el cerebro dándoles así una válvula de escape al ver una solución en la supuesta enfermedad del niño.  Es comprensible que los padres nos agarremos a ello, os recuerdo que yo fuí uno de ellos, con la cantidad de literatura publicada en base a conflictos de intereses que han llevado hasta a sentencias judiciales. El TDAH es toda una industria pero al final se escuchará la verdad, ya se puede oir pues hay grandes investigadores gritándola pero al no estar patrocinados no pueden publicar en grandes medios. Afortunadamente los tres autores de este libro lo han conseguido y espero que vendan muchas copias y llegue a muchos padres que en su fuero interno saben que algo no marcha bien en el asunto del TDAH pero necesitan oirlo de alguien digno de confianza.

El libro toca otro tema que yo desconocía totalmente: el trastorno bipolar infantil. Me da que este caso aún es más escandoloso que el del TDAH. Parece ser que en estos dias ya el diagnóstico de TBI ya está en auge en EEUU, igual que le TDAH estalló primero en aquél país y luego desembarcó en nuestras costas. Ojalá me equivoque pero con los datos del libro no queda más remedio que entrar en pánico al pensar que pronto oiremos hablar de este nuevamente falaz diagnóstico de trastorno bipolar infantil. Prestaré atención desde hoy a este asunto.

Está claro después de lo dicho que doy mi recomendación a la lectura de este libro, a personas de todas las opiniones pues habiendo leído todo lo que es fácil de encontrar, ya sea por internet o en otras publicaciones, y leyendo también "Volviendo a la normalidad" se tendrán argumentos de sobra para que cada uno saque sus conclusiones. Sin la lectura de este libro la información de la que se dispone está sesgada y, por lo tanto, es insuficiente. Espero que lo disfruteis y le saqueis buen provecho y mil gracias a los tres autores por su valentía y su buen hacer.

Por cierto, mis conflictos de intereses siguen siendo cero, sigo sin creerme una palabra de lo que dicen los lídere de opinión y mi hijo ni tiene ni ha tenido nunca TDAH, a pesar de que un neurólogo (líder de opinión por cierto) y dos psicólogas dijeran que era de libro.

Jordi Badia

En cursiva citas del mencionado libro.





10 comentarios:

  1. Siempre me pareció curiosa esa definición de "es de libro"... ¿de qué libro?
    Yo tengo muchos y te garantizo que a lo largo de toda mi práctica clínica, si algo hay complicado es encontrar "casos de libro".
    En todo caso, me alegra leerte de nuevo por aquí, Jordi. Espero que todo os haya ido bien este curso... y en todo caso ¡ya estamos en vacaciones! jejeje
    Un abrazo muy grande :)

    ...por cierto, Marino fue mi profe de técnicas. Me resulta grato la implicación de todo un catedrático en este tipo de temáticas...

    ResponderEliminar
  2. Jordi. Lo compraré y lo leeré. Pero si no existiera, ufff. Con lo mal que lo estoy pasando con todo este tema, que me ha llevado a una crisis profunda..Ya no puedo ver la vida de colores cómo antes..mi vida es gris y gris más intendo...no veo luz...Bueno, no puedo opinar más. Tengo que leer el libro...Solo sé que yo sí creo que algo les pasa a estos niños, pues alteran a toda una sociedad, educativa ,iguales y son muy rechazados ellos y sus padres.

    ResponderEliminar
  3. Ya he comprobado que mi comentario no es bien aceptado. Pero serán estos los comentarios se harán muchos padres y madre que tenemos hijos con TDAH. Si no existe, y tomo es producto de la sociedad, del sitema educativo y de los intereses de los políticos...también los psicólogos se benefician..que me lo digan a mi con las terapias...en fin estoy indignada y más indiganada porque se selecciona comentarios acorde al libro...así va ESpaña. Todo es una aut´netica manipulación y se ríen de los sentimientos de los padres. El sufrimiento es REAL, ek RECHAZO es real, EL FRCASO ESCOLAR en REAL....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida anónimo, en este blog nunca jamás se han seleccionado los comentarios ni se hará. Si quieres en lugar de estar en la calle buscando un trabajo para poder dar de comer a mi familia me quedo aquí apalancado delante del ordenador esperando a que te decidas a escribir un comentario para publicarlo en cuanto lo hagas. Yo esto lo hago gratis y solo me faltaría que me exigieran el tiempo que debo tardar en publicar un comentario. En este blog las cosas se dicen claras si no te gustan las cosas que decimos pues este no es tu blog, y lo lamento porque no me cabe duda que disponer del conjunto de opiniones te permirte formarte la tuya própia mejor.
      No es cuestión de creer o no creer o de si les pasa o no algo. Se trata de que si hablan de enfermedad puedan demostrarlo y sin ninguna duda te digo que el TDAH carece de entidad clínica, así que a tu hijo o al mio les puede estar pasando algo o no, pero TDAH seguro que no.

      Eliminar
  4. Me sigue interesando muchísimo tu blog. No es la crítica hacia tu persona...tú eres un informador y yo pese a enfandarme o no ( problema mío, lo sé) la información es poder.
    Seguiré en tu blog. Y en otros muy interesantes qué hay. Además, no voy a entrar en detalles. Quise decir que a partir de la publicación de este libro, lloverán críticas...y alabanzas supongo. Cada uno lo verá según su propia experiencia. De verdad, insisto, que sea o no TDAH, el Dolor en las familias es real, rechazo es real, fracaso es real, y tantas cosas reales...Un abrazo Jordi. Por supuesto que estaría de más, imponer a qué hora debes publicar o no los comentarios, o qué comentarios. De verdad que tienes toda la razón. Y en este sentido discupe de verdad. Problema mío. Toda la razón.

    ResponderEliminar
  5. Ha sido un malentendido pues, no hay problema. Me alegra que sigas por aquí. Te pido disculpas por mi tono pero es que el tema de la censura de opiniones siempre me ofende porque aquí nunca se ha hecho sin embargo yo la he sufrido e incluso los autores del libro en algún otro foro también. Que mundo tan aburrido si todos pensaramos igual pero en este tema ya va siendo hora de que, por lo menos, solo se afirmen las certezas y no las suposiciones. Hay muchas cosas reales solo que, en mi opinión con los 5 años que llevo informándome y formándome el TDAH no es una de ellas. Hay fracaso escolar y niños que sufren pero a veces el origen no está en los niños,decir lo contrario es simplista. En fin, aquí seguimos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Muy bueno tu artículo, muchas gracias por exponer aquí este libro del que no tenía ni idea. Yo ando investigando más bien el tema de la bipolaridad, que es también un diagnóstico "batiburrillo" en el que meten no sólo a personas maníacas que no se deprimen o a deprimidos que nunca tienen manías, sino que en general se lo cargan a cualquier persona con problemas para gestionar sus emociones. Y etiquetados se quedan, también, como "enfermos".

    La industria farmacéutica aspira a que todas las personas seamos "clientes" suyos. Hay que tener mucho cuidado con todo este despropósito de diagnósticos. Yo hace tiempo que desconfío de aquel médico que, ante la sospecha de una enfermedad (sea mental, o física) directamente te endosa la pastilla, sin ningún cuestionario previo, indagaciones, análisis, y sin proponer ninguna terapia alternativa.

    Muchos de los trastornos de las emociones se disipan, o al menos se palían, con terapias conductivas en las que la persona aprende a comprender sus estados emocionales y actuar sobre ellos. Terapias para controlar la rabia, o la ira incontenida. Los desajustes químicos son muchas veces solucionables con una vida activa, llena de deporte, y buena alimentación. Tomando el control sobre nuestras emociones sin que nos controlen ellas a nosotros.

    ¿El problema? Creo que va un poco por donde tú apuntas en el artículo. La gente prefiere las soluciones "sencillas", y la pastilla siempre es el camino más corto. No el mejor para nosotros. Pero sí para los que ganan dinero vendiendo humo aprovechándose del "comodismo" de la gente.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Apuntare una cosa, fui "medicado" durante mi adolescencia en parte porque ami primo pequeño tambien le colocaron el sanbenito de TDAH con lo que encontraron la escusa perfecta para colocarmelo a mi aun viniendo de llevar un rendimiento escolar mas que optimo, el motivo que segun un profesor hablaba demasiado (literal) al llegar a los 18 me plante y deje el metilfenidato que tantos problemas me habia causado (irritabilidad desmesurada, dificultades en el sueño, apetito, incluso con episodios de ansiedad) al año decidi informarme mejor sobre el tema por salvar a mi primo de seguir siendo "medicado" con una metanfetamina (es en lo que se convierte el metilfenidato al ser metabolizado) y vi con claridad que el supuesto diagnostico se derrumbaba por si mismo. Llegue a consultar a psiquiatras dando con varios que me daban la razon me reafirmaban en mi postura, al final mi primo sigue tomandolo y yo sigo "peleado" con mis tios por el tema. Doy las gracias a los psiquiatras que ejercen su sentido comun, que son responsables, que aman cuidan su profesion y que protegen y ayuda los demas.

    ResponderEliminar
  8. Mi hijo no tiene tdah, tiene autismo. he llegado a este blog siguiendo un link del Psicólogo Mariano Perez, y he de decir que no puedo estar más de acuerdo con sus afirmaciones. Mi niño nunca ha sido medicado, he seguido el sentido común, he asumido y he terminado comprendiéndole muy muy bien , me angustia el futuro en su justa medida porque le acepto a él con sus circuntancias y tratamos en esta família de que todo "encaje". Al fin y al cabo sólo queremos que él sea feliz.

    Y ahí nos vamos de nuevo al sentido común, si no hay nada de lo establecido que resuelva tus situaciones especiales salte de la norma, nosotros sacamos de la educación tradicional a nuestro niño hace dos años porque nada de lo que nos ofrecían se adaptaba a lo que él necesita así que estudia conmigo en casa, de vez en cuando me amenazan y revuelven pero como a queda muy poco para que cumpla los 16 años no tardarán en dejar de molestarnos de los diferentes estamentos oficiales, porque una vez que acabe el tiempo "obligatorio" mi hijo deja de existir para ellos pero desde luego no para nosotros, así que nos salimos de la norma y él está genial. Todos felices...
    Escribo esto por si a alguien puede ayudarle mi experiencia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Acabo de ver programa TV3 Mariano Pérez sobre TDH. Totalmente de acuerdo.
    A mi hija le diagnosticaron TDH con 8 años.
    Hoy día tiene 17 y nunca le dijimos diagnóstico. És una chica feliz, deportista, estudiosa y con muchos amigos.
    Aceptar las frustraciones y aprender a superar obstáculos és parte de la vida, y a algunos niños les cuesta más que a otros.
    Conclusión: mi hija nunca tuvo TDH, el TDH és una falacia.
    Saludos

    ResponderEliminar

Todos los comentarios son bienvenidos independientemente de la conformidad del autor de este blog con las opiniones que se expresen en ellos. Serán moderados solo para evitar repeticiones o spam, nunca para censurar opiniones. Gracias por participar en el blog.

Licencia de Creative Commons
YO AMO A ALGUIEN CON...¿TDAH? by Jordi Badia