miércoles, 24 de julio de 2013

¿SABEMOS LO QUE ESTAMOS HACIENDO?

 
Constantemente asistimos a una deshumanización de l@s niñ@s. Se les pierde el respeto, se les enseña a ser competitivos y se les trata como números, en función de la nota que sacan. Incluso en ocasiones, como ha sido el caso de mis hijos, es el sitio donde aprender a discriminar y a identificarse con su género en detrimento del otro.... algo grave está pasando.
Urge un cambio, pero profundo. Un cambio de paradigma, de manera de entender la educación y no solo en los centros escolares. Solo de esta forma, dejará de patologizarse a la infancia, se empezará a respetar las diferencias y empezaremos a respetarles como lo que son: seres humanos con plenos derechos.
 
(Texto escrito por: Almudena Fuentes y extraído de la página de facebook enterapia psicología)

Paula tiene 7 años, de momento es un "fracaso escolar" porque no lee las 44 palabras por minuto que tendría que leer para su edad...

Juan tiene 8 años y le acaban de diagnosticar un TDAH muy leve, el colegio fuerza a sus padres a llevárselo o a medicarle...

Silvia tiene 11 años y no le interesan las matemáticas porque no se las enseñaron bien, ahora sus padres le han puesto a petición de su profesora, 4 horas a la semana de clase particular al volver a casa. En el colegio la sacan de su clase para hacer refuerzo de matemáticas con 5 niños más y sus resultados en matemáticas siguen siendo muy bajos.
Se acuesta por las noches asustada y con miedo a los exámenes, su pasión es bailar, pero no le queda tiempo y no se lo permiten...

Claudia tiene 15 años y se pasa 9 horas en el colegio y 4 horas estudiando en casa...

Carlos tiene 6 años y molesta en clase porque es un niño de altas capacidades que se aburre soberanamente, pasa su tiempo siguiendo moscas y fabricando figuras de papel... Está permanentemente castigado sin recreo y amonestado por su profesora en presencia de sus compañeros...

Daniel tiene 9 años y por más que se esfuerza en sacar una buena nota para sentirse satisfecho, su profesor suma religiosamente las décimas en los exámenes y le pone puntuaciones como 4,8 sin ninguna compasión...






¡¡¿QUÉ ESTAMOS HACIENDO?!!

Los niños tienen que ser todos iguales, ni mejores ni peores.

Somos muchos los que nos sobrecogemos al dejar a nuestros hijos en un sistema educativo que no tiene ni pies ni cabeza, que no cuenta con el individuo, al que le importa un bledo cómo son Paula, Juan, Silvia, Claudia, Carlos o Daniel, y cuáles son sus fortalezas.

Los niños no son felices, se aburren en clase, se cansan de tantas horas, de tantos deberes, de tantos ejercicios, de tantos exámenes, de tan poco tiempo libre, de tantas exigencias, de tan poco cariño, ¡son niños!, ¡por el amor de Dios!, ¡pero no son tontos!... Si tan sólo nos atreviéramos a escucharles, a saber qué es lo que piensan de sus vidas, de esos ejércitos de los que forman parte obligatoriamente, de ese madrugón matinal que les empuja como ganado a ser simplemente una nota...

Estamos locos los mayores por permitir lo que estamos permitiendo, luego mirando hacia otros mundos y sintiendo compasión... Y yo me pregunto, ¿qué niño es más feliz?

A mí me da miedo escuchar a mis hijos. Me sobrecoge verlos cargados como mulas, con montones de libros de texto a sus espaldas, llenos de obligaciones y pendientes de una nota.

Nuestros hijos no son notas.
¡BASTA YA!
No quiero pasarme la vida peleándome con ellos para que se sienten a estudiar, no quiero que sientan que sólo miramos las notas que les ponen, no quiero que se acuesten asustados por culpa de las notas o de los exámenes, que se estudian como papagallos para olvidarse al día siguiente.
Es cruel evaluar permanentemente a un ser humano... Roza el maltrato...

¿Por qué no se habla de esto en los medios?
En la clase de Perico premian al niño que más libros lea con una bolsa de chucherías. Todos compiten por leer el mayor número de libros posible, pero no por los libros, sino por las chucherías...
¿Estamos locos?
Estamos haciendo a nuestros niños competitivos, generando envidias entre ellos, separando a los niños de las niñas, estableciendo baremos como "niños buenos" y "niños malos" (o "niños listos" y "niños tontos"...)

Tratamos mal a los niños, no les tenemos en cuenta, no comprendemos que son únicos, especiales, seres humanos; son soldados uniformados y cargados con macutos en busca de un resultado para que la sociedad se quede tranquila.

Y ¿qué podemos hacer?...
Revisar las expectativas que tenemos sobre nuestros hijos, no permitir que les midan con un metro como el del parque de atracciones, en el que si llega a la altura puede subir y si no llega o se pasa, tiene que quedarse en tierra.
Defender la individualidad de nuestros hijos, darnos cuenta de que no hay fracaso escolar, sino poco interés por lo que se aprende.
Animar a nuestros hijos a protestar como individuos, a rebelarse y apoyarles.
Buscar el que aprendan y disfruten haciéndolo.
Cerrar los libros obligatoriamente a una hora establecida.
Darles días de asuntos propios o ¿es que ellos no tienen derecho a estar un día agotados?
Vamos a quitarles la presión de las notas, a convencerles de que lo único que tienen que hacer es aprender y disfrutar.
Vamos a mostrarles el camino ¡YA! y a no esperar a que lo tengan que encontrar con un psicólogo en el futuro (todo mi amor y respeto hacia esta magnífica profesión), o con un psiquiatra cuando ya no puedan más.

Vamos a liberar a nuestros hijos.
¡¡NO IMPORTAN LAS NOTAS!!
IMPORTAN NUESTROS NIÑOS que, en definitiva, son el futuro.

lunes, 22 de julio de 2013

La sección de Infanto-Juvenil de la Sociedad Aragonesa de Salud Mental ha elaborado un Manifiesto sobre la Hiperactividad.


Si quereis el texto completo en PDF podeis ir al siguiente enlace:

http://www.aen.es/index.php?option=com_content&view=article&id=678:manifiesto-sobre-hiperactividad-de-la-sociedad-aragonesa-de-salud-mental&catid=366:noticias-breves&Itemid=138

Creo que dije que no íba a hablar ya más de TDAH, y si lo leeis con atención vereís que en realidad no lo hago. Que alivio saber que queda algo de sentido común ( los catalanes lo llamamos "seny") incluso dentro de los profesionales de la salud mental, no se ofendan ustedes que ya se que los hay, pero cuesta mucho encontrarlos y mucho más que se atrevan a decir lo que piensan. Y yo me pregunto ¿hay algo de malo en lo que plantean estos señores? ¿A quién perjudiacaría hacer las cosas así? ¿A quién, probablemente, beneficiaría?¿Por qué este tipo de manifiestos mo salen en la prensa y en cambio puedes hacer un test (pincha en test y podrás hacerlo) para ver si tu hijo "podría" padecer TDAH en uno de los diarios con mayor tirada?
















































































 
 Ala pues.



Licencia de Creative Commons
YO AMO A ALGUIEN CON...¿TDAH? by Jordi Badia