sábado, 25 de mayo de 2013

Los psiquiatras se suman a la abolición del DSM y el CIE y apoyan el modelo de rehabilitación en salud mental

http://www.infocop.es/view_article.asp?id=4586&cat=44

Un amplio grupo de psiquiatras, liderados por el doctor S. Timimi, han enviado una petición formal al Colegio de Psiquiatras de Reino Unido en la que solicitan la abolición de los sistemas de clasificación diagnóstica, CIE y DSM. La petición se ha acompañado de una campaña de recogida de firmas en la plataforma Change.org, que, en el momento de redactar este artículo, contaba con el apoyo de más de 1.000 firmantes en tan sólo dos días tras su lanzamiento. En declaraciones a los medios, S. Timimi ha afirmado que: “El proyecto del DSM no se puede justificar, ni en sus principios teóricos ni en la práctica. Tiene que ser abandonado para que podamos encontrar formas más humanas y eficaces de responder a la angustia mental”.
En el comunicado, titulado “No más etiquetas diagnósticas” (No more psychiatric labels), realizan una revisión exhaustiva de los motivos y de la evidencia científica en la que sustentan esta posición, estableciendo las siguientes conclusiones:
  • Los diagnósticos psiquiátricos no son válidos.
  • El uso de los diagnósticos psiquiátricos aumenta la estigmatización.
  • La utilización de diagnósticos psiquiátricos no ayuda a la decisión sobre el tratamiento a elegir.
  • El pronóstico a largo plazo de los problemas de salud mental ha empeorado.
  • Estos sistemas imponen las creencias occidentales sobre los trastornos mentales en otras culturas.
  • Existen modelos alternativos, basados en la evidencia, para proporcionar una atención eficaz en salud mental.
El escrito, supone una declaración sin tapujos, de lo que estos psiquiatras consideran acerca del quehacer de su trabajo y del futuro de la salud mental.La psiquiatría se encuentra atrapada en un callejón sin salida”, aseguran en la introducción al texto. La recopilación de estudios científicos sobre epidemiología, las investigaciones transculturales y los ensayos clínicos de eficacia del tratamiento “ponen de relieve hasta qué punto los datos son inconsistentes con el modelo médico dominante, basado en diagnósticos, y considerado como el paradigma organizativo de la práctica clínica”. “El uso continuado de los sistemas de clasificación diagnóstica para la realización de la investigación, la formación, la evaluación y el tratamiento de las personas con problemas de salud mental es incompatible con un enfoque basado en la evidencia, capaz de mejorar los resultados”. Por tanto, “ha llegado el momento de facilitar que la teoría y la práctica en salud mental superen este estancamiento, eliminando los sistemas de clasificación diagnóstica CIE y DSM”.
En relación con la etiología de los trastornos mentales, el comunicado señala que “el fracaso de la investigación científica básica para revelar cualquier disfunción biológica específica o cualquier marcador fisiológico  o psicológico que sirva para identificar un determinado diagnóstico psiquiátrico es sobradamente reconocido”. “La única excepción importante a la falta de apoyo sobre la etiología de un diagnóstico es el trastorno por estrés postraumático, que atribuye los síntomas al resultado directo de un trauma”. Además, existe un amplio cuerpo de evidencia que vincula los episodios psiquiátricos, considerados como más graves, como las alucinaciones auditivas y la psicosis, a situaciones de trauma y abuso, incluyendo el abuso sexual, el físico y el racial, la pobreza, el abandono y el estigma”. Por este motivo, “es importante tratar de comprender las experiencias psicóticas dentro del contexto de la historia de vida de la persona. No hacerlo puede resultar perjudicial porque empaña y añade confusión acerca de los orígenes de las experiencias y conductas problemáticas, teniendo la posibilidad de ser entendidas”.
Los autores del texto se muestran preocupados ante la falta de validez de los sistemas de clasificación diagnóstica y manifiestan que  “el hecho de que la investigación científica básica no haya podido establecer ningún marcador biológico específico para ningún diagnóstico psiquiátrico, pone de manifiesto que los sistemas de clasificación actuales no comparten el mismo valor científico para pertenecer a las ciencias biológicas que el resto de la medicina”. Sin embargo, afirma el comunicado, “nuestra incapacidad para encontrar correlatos biológicos no debe ser vista como una debilidad. En lugar de empeñarnos en mantener un línea de investigación científica y clínicamente inútil, debemos entender este fracaso como una oportunidad para revisar el paradigma dominante en salud mental y desarrollar otro que se adapte mejor a la evidencia.
A este respecto, el documento recoge los estudios y meta-análisis que avalan la eficacia de determinadas intervenciones psicológicas, así como las investigaciones sobre el efecto placebo asociado a los psicofármacos, afirmando que el modelo biologicista en enfermedad mental está obsoleto. El desequilibrio bioquímico en el que se basa el tratamiento farmacológico en salud mental, “no se ha podido demostrar”, según señala.
Asimismo, detallan los graves perjuicios que puede suponer para las personas ser tratadas bajo la perspectiva biológica (la estigmatización, la falta de búsqueda de las verdaderas causas del problema, la confianza ciega en la medicación…), así como los riesgos y la falta de eficacia del tratamiento farmacológico, citando las investigaciones, incluso realizadas por la Organización Mundial de la Salud, que evidencian, al comparar transculturalmente poblaciones de personas con trastorno mental que no habían recibido ningún tratamiento farmacológico con personas con trastorno mental que sí lo habían recibido, que  “los pacientes con trastorno mental, fuera de EE.UU. y Europa, presentan unas tasas de recaída significativamente más bajas y son significativamente más propensos a alcanzar una plena recuperación y menor grado de deterioro a largo plazo, aunque la mayoría haya tenido un acceso limitado o nulo a medicación antipsicótica”.
“En resumen, parece que actualmente contamos con una evidencia sustancial que muestra que el diagnóstico en salud mental, como cualquier otro enfoque basado en la enfermedad, puede estar contribuyendo a empeorar el pronóstico de las personas diagnosticadas, más que a mejorarlo”, señala el documento. “Por lo tanto, la única conclusión basada en la evidencia que se puede extraer es que los sistemas psiquiátricos diagnósticos formales, como el DSM y el CIE, deberían abolirse.
Como alternativa, el grupo de psiquiatras que ha elaborado el documento, propone la implantación de nuevos paradigmas, basados en la evidencia, “que pueden ser desarrollados e implementados fácilmente”, e instan a la colaboración y el debate conjunto con otros profesionales de la psicología, sociología, filosofía, medicina, etc. Concluyen su comunicado, enumerando los siguientes “buenos puntos de partida”, tanto en la búsqueda de factores causales como en la realización de la práctica clínica:
  • Etiología: las investigaciones sobre la estrecha asociación entre situaciones traumáticas, sobre todo, en la infancia y adolescencia, y trastornos mentales como la psicosis, dan cuenta de que los factores contextuales deben integrarse en la investigación.
  • Práctica Clínica: Si bien los resultados sobre la eficacia del tratamiento farmacológico no ha mejorado en 40 años de investigación, existen otras alternativas, “en áreas tan diversas como los servicios de psicoterapia, los servicios comunitarios en salud mental, abuso de sustancias e intervención con parejas”, que han incorporado el peso que juega la alianza terapéutica o el apoyo social en la eficacia de la intervención, mejorando la eficacia de las resultados. Determinados movimientos basados en un enfoque de “recuperación” o “rehabilitación”, en vez de en un modelo de enfermedad y de clasificación diagnóstica, así como los programas que defienden un modelo integrado de atención a la salud mental y física, “son buenos ejemplos de cómo la evidencia puede incorporarse para facilitar un cambio de la cultura institucional”.
En definitiva, el texto supone un reconocimiento formal de las aportaciones y de la eficacia de las intervenciones psicológicas, así como del paradigma biopsicosocial y del enfoque basado en la rehabilitación, que defiende esta rama de la ciencia. Lo insólito del documento, es que es un hito que esta afirmación esté siendo avalada por un grupo de psiquiatras, comprometidos con su profesión y preocupados por mejorar la atención que se presta en salud mental.
Se puede consultar el texto completo en el siguiente enlace:

lunes, 20 de mayo de 2013

BYE BYE DSM, EN INGLÉS PORQUE LOS HISPANOHABLANTES AÚN NO NOS HEMOS ENTERADO

El National Institute of Mental Health de EE.UU. abandona la clasificación DSM

 http://www.infocoponline.es/view_article.asp?id=4564


 El National Institute of Mental Health (NIMH) (Instituto Nacional de Salud Mental) – la agencia de investigación biomédica dependiente del gobierno de EE.UU. y considerada la mayor proveedora de fondos de investigación en salud mental de todo el mundo - ha anunciado que dejará de hacer uso de la clasificación del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders - DSM).


Esta postura se ha hecho pública tan sólo unos días antes de que se lance al mercado el nuevo manual diagnóstico DSM-V de la Asociación Americana de Psiquiatría, cuya elaboración no ha estado exenta de polémica, tal y como hemos ido informando a través de Infocop.
El director del NIMH, Thomas Insel, ha señalado en una nota de prensa que esta decisión ha sido tomada dado que el DSM carece de validez y que “los pacientes con trastornos mentales se merecen algo mejor”.

Como resultado de este posicionamiento, que ha sorprendido al mundo de la investigación y al público en general, el NIMH ha informado que a partir de ahora financiará de manera preferente aquellas investigaciones que no se ajusten a la clasificación DSM:
“En el futuro, vamos a apoyar los proyectos de investigación que consideren más ampliamente las categorías tradicionales - o que subdividan las categorías - para empezar a desarrollar un sistema mejor ¿Qué significa esto para los solicitantes? Los ensayos clínicos deberán tener en cuenta a todos aquellos pacientes con estados de ánimo clínicos, en vez de solamente aquellos que cumplan estrictamente los criterios para el trastorno depresivo mayor”, por ejemplo.
El fin último del NIMH es el desarrollo de un nuevo sistema de clasificación de los trastornos mentales, que no se base en la agrupación de síntomas por consenso de expertos (tal y como se hace en el DSM). Para ello ha puesto en marcha el proyecto Research Domain Criteria (RDoC) que pretende recopilar información procedente de la genética, las pruebas de neuroimagen, las ciencias cognitivas y otros datos fisiológicos, para identificar e integrar los componentes vinculados a los síntomas de enfermedad mental. Si bien este enfoque también ha sido criticado por su carácter reduccionista y por no tener en cuenta otros factores decisivos de tipo ambiental, conductual y social, la ruptura del NIMH con el DSM supone un importante varapalo para la Asociación Americana de Psiquiatría, así como marcará el inicio de una nueva etapa en la comprensión de la naturaleza de los trastornos mentales.
Este posicionamiento reafirma aún más el rechazo de numerosas instituciones vinculadas a la salud mental hacia las categorías diagnósticas del DSM-V. Tal es el caso de la Asociación Americana de Psicología, cuya postura ha sido apoyada por más de 50 organizaciones de salud mental en todo el mundo, incluido el Consejo General de Psicología de España.


 La Asociación Británica de Psicología llama al cambio de paradigma en salud mental 


http://www.infocoponline.es/view_article.asp?id=4575&cat=44 


Tras el anuncio del Instituto Nacional de Salud Mental de EE.UU. (National Institute of Mental Health - NIMH) de dar la espalda a la clasificación del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders - DSM) y elaborar una nueva clasificación diagnóstica basada en marcadores objetivos y biológicos, la División de Psicología Clínica de la Asociación Británica de Psicología (British Psychological Society - BPS) aviva aún más la polémica mostrando su oposición a la aplicación del modelo biomédico para la comprensión de los trastornos mentales.
Con esta finalidad ha hecho pública, el pasado 13 de mayo de 2013, la Declaración de Posicionamiento sobre la clasificación de la conducta y la experiencia en relación con los diagnósticos psiquiátricos funcionales – es el momento de un cambio de paradigma (Position Statement  on the Classification of Behaviour and Experience in relation to Functional Psychiatric Diagnoses - Time for a Paradigm Shift).

En dicho comunicado, la División de Psicología Clínica de la BPS realiza un llamamiento internacional para el abandono definitivo del modelo de “enfermedad y diagnóstico” en salud mental, manifestando que “es oportuno y apropiado afirmar públicamente que el actual sistema de clasificación diagnóstica, en el que se basan el DSM y el CIE, con respecto a los diagnósticos psiquiátricos funcionales, presenta limitaciones conceptuales y empíricas significativas. Por consiguiente, es necesario realizar un cambio de paradigma en relación con las experiencias a las que se refieren dichos diagnósticos, hacia un sistema conceptual que no esté basado en un modelo de enfermedad”.
Calificado en varios medios de comunicación como “una acción atrevida y sin precedentes para un colegio profesional, el llamamiento de la División de Psicología Clínica de la BPS ha causado un gran revuelo en el campo de la medicina y ha sido portada de una de las publicaciones de mayor impacto en el Reino Unido, The Observer, un suplemento de la revista The Guardian, a través de una serie de artículos: Medicine’s big new battleground: does mental illness really exist? (Nuevo campo de batalla en la Medicina: ¿existe realmente la enfermedad mental?) y Psychiatrists under fire in mental health battle (Los psiquiatras bajo el fuego de la batalla en salud mental).

En resumen, si bien la División de Psicología Clínica de la BPS reconoce que un sistema de clasificación resulta fundamental en medicina para facilitar la comunicación, seleccionar la intervención, identificar la etiología, predecir los resultados y proporcionar una base para la investigación, no hay que olvidar que “para que sea eficaz debe ser un sistema fiable y válido” y no ser objeto de continuas revisiones que “ponen en evidencia su falta de validez”.
A este respecto, la División de Psicología Clínica de la BPS señala que los llamados diagnósticos “funcionales” –esquizofrenia, trastorno bipolar, trastorno de la personalidad, trastorno por déficit de atención, etc.- se presentan como una declaración objetiva de los hechos, pero son, en esencia, juicios clínicos basados en la observación y la interpretación de la conducta y del auto-informe del usuario, por lo que están sujetos a variaciones y sesgos, lo que limita su validez. Además, la División de Psicología Clínica de la BPS advierte que estas formas de clasificación generan perjuicios en la práctica clínica, tales como la creciente medicalización de los problemas de ansiedad y del comportamiento (cuyo impacto es mucho más grave en el caso de los niños y adolescentes), entre otros inconvenientes.
Por el contrario, existen pruebas concluyentes de que el sufrimiento humano es el resultado de una compleja combinación de factores psicológicos y sociales, argumenta la División de Psicología Clínica de la BPS, y la ciencia ha validado repetidamente la eficacia de la evaluación psicológica, la formulación psicológica y la intervención psicológica en el tratamiento de estos problemas donde la etiología psicosocial desempeña un papel crucial. En su Declaración, la División de Psicología Clínica de la BPS se posiciona a favor de la formulación psicológica (en vez del diagnóstico psiquiátrico) e insta a estrechar la colaboración entre los usuarios de los servicios de salud y los diferentes profesionales sanitarios para elaborar un sistema que tenga en cuenta el origen biopsicosocial del sufrimiento humano.
De esta manera, y tan sólo unos días antes de que se de a conocer el nuevo manual diagnóstico DSM-V, la Declaración de la División de Psicología Clínica de la BPS siembra el revuelo en el mundo científico, al igual que lo hizo el NIMH la semana pasada. No obstante, y si bien tanto el NIMH como la BPS ponen en duda la utilidad de las actuales clasificaciones en salud mental, existe una crucial diferencia entre ambas entidades. Mientras que el NIMH (así como un creciente grupo de eminentes psiquiatras que tampoco apoyan estos sistemas de clasificación) continúa empeñado en seguir el modelo biomédico a toda costa – mediante la búsqueda de biomarcadores inequívocos y partiendo de una postura muy poco científica que asume como verdadero algo que todavía la ciencia tiene que demostrar, esto es, que los trastornos mentales son trastornos biológicos -, la BPS considera que existe una clara justificación y necesidad para un cambio de paradigma en relación con los diagnósticos psiquiátricos funcionales, decantándose a favor de un enfoque multifactorial, que contextualice el malestar y la conducta, y que reconozca la complejidad de las interacciones implicadas en la experiencia humana.
  Finalmente, en un intento de llegar a un entendimiento con todas las partes implicadas, la División de Psicología Clínica de la BPS aclara en su Declaración que esta postura no debe interpretarse como una negación del papel de la biología a la hora de mediar y posibilitar las experiencias humanas, las conductas y el malestar en todas sus manifestaciones”, así como que tampoco pretende atacar a ninguna otra profesión sanitaria, sino a los modelos teóricos que se aplican en la comprensión de la naturaleza de los trastornos mentales.


Se puede acceder a la Declaración de la División de Psicología Clínica de la BPS en el siguiente enlace:








 A PESAR DE LO CUAL EL CURSO QUE VIENE TENDRÉ QUE ESTUDIARME EL LIBRITO EN CUESTIÓN...O ME ESPERO 30 AÑOS Y ASÍ TAMBIÉN NOS DAREMOS CUENTA EN ESTE PAÍS DE LO QUE NOS ESTÁN VENDIENDO.



martes, 14 de mayo de 2013

¿Por qué en lugar de darnos pastillas no intentan motivarnos?



En clase me aburro. Estoy seguro que eso está en Google! 

 

¿Por qué os dan pastillas en lugar de motivaros? Por gente como esta que os quiere anestesiados para que paseis por el sistema educativo y social... (que no lo digo yo, ver el video siguiente):

Si algún dia llega a ser un científico de verdad ( lo que implica reconocer sus errores y sus limitaciones y comprender que responder " no lo se" es mejor que decir barbaridades) recordará con pesar su lamentable paso por TVE. ¿la cueva y el cazador?  ¿Ratones hiperactivos? ¿Multifactorial porque son distintas proteinas? ¿no sabemos por qué pero 2/3 partes ya nos on TDAH de adultos, pero no se cura porque es genético?. Pues si esta es la fuga de cerebros de la que tanto se habla a mí hasta me alivia que se lo lleven a Francia.

 

 

lunes, 13 de mayo de 2013

Observan diferencias cerebrales en los niños con problemas del comportamiento (recordad: diferente no significa patológico)

 Por Eduardo Barca (psicoterapeuta infantil)


Leyendo esta noticia me atrapan un sinfín de sensaciones, inicialmente, la curiosidad (a estas alturas ya más escéptica e incrédula que interesante) de que hayan descubierto alteraciones
REALES a nivel neurofisiológico en los adolescentes con problemas de comportamiento... al segundo me asalta el pavor y el terror de que esto pueda permitir diagnosticar trastornos de conducta en niños...

Leyéndolo con calma aparece el gran error cometido que ayuda a toda esta confusión...

Dice el artículo que "Los cerebros de los niños con problemas conductuales no reaccionan de forma normal cuando observan imágenes de otras personas con dolor, halla un estudio reciente."

También dice "Los niños con problemas de conducta mostraron unas respuestas reducidas al dolor de los demás, específicamente en regiones del cerebro que desempeñan un rol en la empatía. Entre los niños con problemas de conducta, los que eran más insensibles mostraron los niveles más bajos de activación en esas áreas del cerebro, según el estudio."

Y finaliza "Nuestros hallazgos indican que los niños con problemas de conducta tienen una respuesta cerebral atípica al ver a otras personas sufriendo"

Y entonces es cuando me pongo a pensar que la falta de empatía está claro que tendrá un sustrato neurofisiológico. Sabemos que esa empatía empieza el niño a aprenderla con pocos meses a través de toda la lectura que la principal cuidadora del bebé le hace al niño de todo lo
que le sucede alrededor. Sabemos que en los primeros tres años se configuran las bases del futuro desarrollo emocional a través de la explosión interconectiva de las neuronas relacionadas con el sistema límbico, el corazón emocional de todo ser humano.

Es sabido que la empatía no la desarrollamos de manera automática o programada sino que debe ser enseñada, contrariamente a lo que Maturana nos señala cuando dice que "el emocionarse no puede ser enseñado". No puede ser enseñado, vale, porque cada uno pone de si mismo en cada emoción, pero sí necesitamos esa configuración inicial para que el emocionarse nos sea dado... en interactivas intersectivas complejas... donde la madre "presta" su prefrontal (que nos diría Barudy) a su hijo y ayuda a su configuración.... para bien o para mal....

Si el prefrontal de la madre tampoco ha sido regalado de mucho contacto y lenguaje relacional con explicativas constructivas de la identificación de emociones, (...luego las propias, luego las de los demás -diferentes de las mías) primera parada en el aprendizaje emocional, que se inicia desde el útero si me apuras, desde los primeros contactos con la madre, si no.

Y entonces dice este investigador en el artículo que el cerebro de las personas insensibles al dolor tienen una hipoactivación en las áreas cerebrales responsables de la percepción de la emoción en el otro -empatía-. Pues claro!!

Y es posible que si pudiéramos medir el nivel de desvergüenza de una gran parte de la plana política, principalmente la que de una u otra manera está imputada, acusada o señalada por apropiarse de lo que no es suyo o aprovecharse de su posición para hacer más grande lo suyo, sin importarle daños ni consecuencias sobre otros- pues seguramente la parte cerebral responsable de la vergüenza también la tengan hipoactiva y "dañada".

O igual que el niño que no ha aprendido a leer, su "reacción cerebral" ante la vista de unas frases, letras y palabras es distinta de la de un niño o adulto ya lectores, estando el área cortical de la lectura hipoutilizada.

Vamos, que decir esto es como no decir nada....

De todas formas, a donde yo quería llegar es que sabiendo que la empatía la aprende el niño a través de un otro que se la transmite, no entiendo muy bien porque el titular del artículo no dice "Observan diferencias en el aprendiaje precoz de la empatía en niños con trastornos del comportamiento", que ayudaría más a entender tales dificultades (por ahora no se ha encontrado el gen del trastorno del comportamiento -por mucho que Neurofarmagen se esfuerce y así lo distorsione en la publicidad de su producto para el TDAH- pero como
parece que cualquier investigación puede encontrar el objetivo que persigue
, seré prudente aunque siempre escéptico a que esto llegue a demostrarse algún día.... como el gen del TDAH.... o de cualquier otro trastorno sin ninguna fundamentación neurofisiológica sólida, ya que su diagnóstico sigue después de 50 y 100 años basándose en criterios conductuales observables, y algunos imaginados e intuidos por el doctor....)

En resumen, una atención precoz y preventiva con bebés y madres con incompetencia parental severa, aseguro reducirá el número de niños insensibles y de elevada frialdad emocional, hoy llamados trastornos del comportamiento (creo que se ajusta más el concepto de "víctimas de una parentalidad maltratante" -por defecto o por exceso, ojo!)

Y parece que aparece otra vez ese corazón emocional cortial que es el hipocampo... responsable de la emoción, la memoria y el aprendizaje...

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_136349.html

Y parece que aparece otra vez ese corazón emocional cortial que es el hipocampo... responsable de la emoción, la memoria y el aprendizaje...

Casi nada para un niño!

La parte positiva sigue siendo la cada vez más evidente inutilidad de los Cocientes de Inteligencia o CIs como medida de la capacidad de aprendizaje o de previsión en la adquisición de conocimientos... El entrenamiento, adecuado al ritmo que el niño es capaz de asimilar, el mejor predictor... y la mejor intervención... Claro!

miércoles, 8 de mayo de 2013

El Experimento Rosenhan


El experimento de Rosenhan fue un famoso experimento sobre la validez del diagnóstico psiquiátrico que llevó a cabo el psicólogo David Rosenhan entre los años 1968 y 1972.1 Fue publicado en 1973 en la revista Science bajo el título "On being sane in insane places" ("Estar sano en lugares insanos"). El estudio está considerado como una importante e influyente crítica a la diagnosis psiquiátrica.
El objetivo de Rosenhan era conocer si los diagnósticos psiquiátricos responden a la existencia en los pacientes de síntomas que pueden ser categorizados; o, por el contrario, los diagnósticos psiquiátricos están en las mentes de los observadores y no son resúmenes válidos de las características manifestadas por el observado. (Esta pista ha sido gorda y se me ha visto la idea, oops)






sábado, 4 de mayo de 2013

DISTINTAS FORMAS DE TOMARSE LA VIDA...

Ya se sabe que cada uno hacemos frente a nuestros problemas o dificultades a nuestra manera, que no siempre es la mejor y por supuesto no es la única. Lo peor es que a veces el camino se toma por pura inercia, porque de entrada parece más cuesta abajo, menos difícil. Estoy seguro que a la mayoría de nosotros de pequeños nos enseñaron que con el esfuerzo se obtiene la recompensa, que "estar bien" también necesita su esfuerzo. A pesar de ello se nos olvida y tendemos a la ley de mínimo esfuerzo aparente. Ahora bien si en lugar de en términos de esfuerzo hablaramos en términos de costes ¿tomariamos la misma decisión? El esfuerzo cognitivo es algo mayor, pero no seamos tacaños con el pensar, esforcémonos un poco y obtengamos benefícios en vez de costes. A ver si con el siguiente vídeo se comprende a donde quiero ir a parar.



 

Licencia de Creative Commons
YO AMO A ALGUIEN CON...¿TDAH? by Jordi Badia