sábado, 10 de noviembre de 2012

Las otras verdades del TDAH

Autores: Carles Alós Alcalde - Psicólogo
Coral Ruiz Viedma - Optometrista comportamental
Correspondencia: info@neival.cat

En Catalunya, unos 20.000 niños diagnosticados de TDAH acuden cada día a la escuela medicados con psicoestimulantes, lo que representa casi un 3% de los alumnos de primaria y secundaria, y la cifra va en aumento a un ritmo considerable. Resulta paradójico que, en el momento actual, en que se cuestiona abiertamente el modelo biologista de la enfermedad mental (De Vicente A. et al., 2012), y se constata que los medicamentos psiquiátricos tienen una utilidad más que discutible, su consumo aumente de forma alarmante, incluso enla edad infantil. El término TDAH ha pasado al vocabulario escolar cotidiano, y todo niño rebelde, con malas notas, despistado, tiene altas probabilidades de acabar tomando una pastilla antes de ir a la escuela.

“Me ha dicho que mi hijo tiene TDAH,y que si no toma la pastilla todo lo que haga será perder el tiempo. También me ha dicho que es genético, y que si él tiene TDAH, mi marido seguro que también lo tiene. Dar pastillas al niño, la verdad, me asusta, pero me ha asegurado que no da problemas y si hubiera alguno, se retira el tratamiento y ya está.”

Mensajes como este son los que transmiten los padres tras la visita al médico que ha diagnosticado TDAH a su hijo. Es tan común, que entre padres y educadores ya no se duda de estos argumentos y se aceptan como válidos, sin más. ¡Por fin se sabe por qué el niño va mal en la escuela, y además hay solución!
En un reciente programa radiofónico en el que se abordaba el TDAH (Catalunya Radio,2012), el Dr. Paulino Castells manifestaba que en su opinión el TDAH se sobremedicaba. Un contertulio, padre de una niña con TDAH, rebatió la opinión del Dr. Castells indicandoque en un reciente congreso en el que habían
participado sesenta especialistas, se había llegado a la conclusión de que tan sólo se medicaban el 10% de los niños con TDAH.Si eso fuera así, resultaría que en Catalunya,la cifra de niños con TDAH, sería nada menosque de 200.000 alumnos. ¡Uno de cada tres!¿Tan mal lo está haciendo la madre naturaleza, que millones de niños en todo el mundo necesitan tomar pastillas diariamente para poder prestar atención? ¿Qué está ocurriendo?¿Es una epidemia o se trata de un gran negocio?¿Sale más barato medicar que afrontar los
cambios necesarios en el desfasado sistema escolar?
Es posible que algún niño precise tratamiento farmacológico, y en esos casos, bienvenido sea, pero la medicación masiva de los escolares, no parece de sentido común. Conviene reflexionar, preguntarnos qué
hacemos mal y corregirlo en su origen. Citando al Dr. Sroufe:
“la ilusión de que los problemas de conducta de los niños pueden curarse con fármacos nos evita que, como sociedad, tratemos de buscar las soluciones más complejas, que serían necesarias. Los fármacos sacan a todos –políticos, científicos, maestros, padres– del apuro. A todos, excepto a los niños.” (Sroufe, 2012)
 Los especialistas nos dicen que el TDAH  es uno de los síndromes mejor estudiados y que no hay dudas sobre sus causas ni de la eficacia del tratamiento farmacológico. Pero cuando valoramos con objetividad los datos en los que se apoyan estas afirmaciones, comprobamos que sobre el TDAH no hay verdades indiscutibles, por lo menos en el estado actual de conocimientos. Vamos a comentar a continuación algunos datos e investigaciones que plantean serios interrogantes en cuanto al diagnóstico, etiología y tratamiento médico del TDAH en la actualidad.

El diagnóstico del TDAH

No existe ninguna condición bioquímica, estructural o genética que determine de forma inequívoca la existencia de TDAH. Por tanto, no es posible diagnosticarlo mediante una prueba de laboratorio. El
diagnóstico continúa siendo clínico, es decir, basado en la pericia profesional del médico, y se determina por la observación y la información facilitada por padres y maestros, a través de unos cuestionarios. Eso resulta altamente subjetivo e induce a resultados dispares. Las cifras de prevalencia (% de la población afectada) varían ostensiblemente de un país a otro, desde porcentajes inferiores al 1% hasta más del 20%. Aunque existe un cierto consenso internacional sobre cómo diagnosticar TDAH, vertebrado en el DSM-IV y el CIM-10, resulta evidente que la interpretación de estos protocolos no es homogénea. Algunos psiquiatras rechazan incluso que el TDAH exista como entidad nosológica, y acusan abiertamente a las farmacéuticas
de haber inventado una enfermedad nueva para poder vender medicamentos, lo que en inglés se conoce como “disease mongering”. (Breggin, 1999) Tienen argumentos para pensar así: en los últimos años, algunos de los principales laboratorios han tenido que pagar multas de miles de millones de euros por este tipo de prácticas. (Perez Olliva, 2012).
 Por supuesto que hay niños que presentan déficit de atención. Nadie lo discute. Pero las causas, como veremos más adelante, son múltiples. Al menos hasta la fecha, no se han encontrado pruebas fehacientes de que el TDAH sea una patología específica, como el sarampión o la gripe. El alto grado de comorbilidad del TDAH (aparece casi siempre asociado a otros trastornos: dislexia, retrasos del lenguaje, etc.) sugiere que el síndrome es complejo y que en realidad existen diferentes tipos de TDAH, que responden a diferentes causas.

Leer el artículo completo son 16 páginas que merece la pena leer.

4 comentarios:

  1. Claro que existen los niños con TDAH, eso nadie lo pone en duda, yo tampoco, aunque ya sabes que a mi manera...Este especialista que te escribe entiende que existen los niños con TDAH de la misma forma que existen los U.F.O o los O.V.N.I., es decir, objetos voladores que no han sido identificados. De ahí, a decir que estos OVNI son naves especiales que contienen babosas verdes y pensantes venidas del planeta Asturiax ya va un salto lógico del copón bendito.
    Yo una vez vi uno, pero pa' mi que era una cometa aunque no podría asegurarlo....
    Me gusta mucho comprobar que cada vez mas especialistas que además son cabales y bienhablantes denuncien este estado de cosas, aunque me temo que teniendo en cuenta los inmensos beneficios que obtienen todos los actores implicados en este asunto, difícilmente cambiará, aunque eso si, en el caso de que sigas informando, probablemente a mas de uno le va a costar mas según que decisión y según que terapeutica.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Yo tambien vi uno...una vez. Pues mira que de momento me van quedando fuerzas y ganas de seguir informando, no tengo el megafono de los otros actores pero ahí estamos.
    Un abrazote amigo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Jordi. Sigo tu blog desde hace tiempo aunque nunca había escrito. También a mí me aconsejó la medicación una neuropediatra, " por probar". Chica joven, en teoría bien formada, yo soy médico de familia y fue a través de otro médico conocido. Mediante un test de la familia y de la tutora del colegio y una somera exploración neurológica de reflejos etc que le podía haber hecho yo también en mi casa, salimos con la receta del metilfenidato. Evidentemente no lo compré ni me planteé dárselo porque ya veníamos de vuelta de muchos sitios. El ir al neuropediatra fue tan solo por descartar algo orgánico que influyera en sus dificultades. Lo curioso del tema es que en el colegio de mi hijo hay muchos niños adoptados, como él, y se me ocurre ahora cuatro que están medicados con metilfenidato. La verdad es que te lo planteas, ¿cómo es que casi todos los que están medicados tienen un pasado o inicio de vida traumático o una situación sociofamiliar difícil?. En niños adoptados está bastante estudiado que el déficit de atención es en el 99% de los casos un problema de falta de estimulación y vinculación afectiva. Y además, dado que en la mayoría de los casos no conocemos bien la historia médica del embarazo y parto de nuestros hijos, no podemos saber tampoco el riego que hay de presentar efectos secundarios graves como los síntomas psicóticos. Nosotros, aparte del apoyo emocional que hemos intentado dar, ahora nos estamos encaminando más al tema escolar porque hay que dar prioridad, no se puede llegar a todo ni por tiempo ni económicamente. Además a él le afecta mucho a su autoestima el verse siempre por detrás. Así que estamos con optometristas comportamentales, ya hizo terapia visual y auditiva inicial ( tiene una hipermetropía bastante elevada), ahora estamos con TMR junto con ej de lateralidad, equilibrio y psicomotricidad. Llevamos desde junio y la verdad es que no sé si es solo por eso o un conjunto de cosas, pero por ejemplo la caligrafía es notablemente mejor. Tiene ocho años y acaba de comenzar tercero de primaria, hemos tenido muchos problemas con el colegio, este año parece que el equipo de profesores que le han tocado es infinitamente más razonable. Esperemos que la cosa vaya bien. Siguen las dificultades porque sólo con los deberes tarda una eternidad, el razonamiento matemático le cuesta mucho, pero la verdad es que hay áreas en las que ha mejorado notablemente.
    Sólo quería exponer nuestra experiencia. Un abrazo.

    Elena

    ResponderEliminar
  4. Te damos las gracias Elena por compartir tu vuestra experiencia con nosotros. Veo que te haces las mismas preguntas que no paramos de hacernos nosotros. Nosotros tambien estamos muy centrados en el tema escolar que es donde va más justito. Supongo que ya lo habrás leído pero por si acaso te dejo un enlace el sobre el tema que te puede interesar:
    http://www.uakix.com/articulos/adopcion-y-tdah-un-binomio-demasiado-frecuente.html#startOfPageId3417
    Gracias por seguirnos y sobretodo por tomarte el tiempo de ocntarnos tu experiencia.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar

Todos los comentarios son bienvenidos independientemente de la conformidad del autor de este blog con las opiniones que se expresen en ellos. Serán moderados solo para evitar repeticiones o spam, nunca para censurar opiniones. Gracias por participar en el blog.

Licencia de Creative Commons
YO AMO A ALGUIEN CON...¿TDAH? by Jordi Badia