viernes, 9 de marzo de 2012

¿ES MALTRATO INFANTIL PREPARAR NIÑOS PARA "EL FRACASO"?

Publicado en Crónicas de Mi Barrio

Por Isidro García Getino



“El 48% de los niños que inician Primaria no poseen las destrezas físicas indispensables para aprender normalmente en la escuela”.

“El 35% de estos niños, dos años más tarde, en 3º de Primaria, mantienen todavía problemas de inmadurez física y muchos de ellos muestran bajos rendimientos en bases escolares.

Son datos de diversos estudios realizados en Inglaterra por el Instituto de Psicología Neurofisiológica (INPP) y que son transferibles a España de forma casi idéntica, los resultados de nuestro Sistema indican que, en todo caso, aquí serían peores, lo que daña a muchos niños.

Destaquemos ante todo que se trata de “inmadurez física” la cual tiene una gran incidencia en los aprendizajes escolares.

El concepto “estar preparado físicamente” para iniciar la escolaridad no es nuevo, ni mucho menos, pero aquí nos lo pasamos por el forro ¿Para dañar a los niños?…

¿Por qué actualmente hay tal prisa por enseñar a leer desde los 3-4 años sin discriminación alguna sobre qué niños están preparados físicamente y quienes no?

Ello “martiriza” a los más débiles. ¿ Se trata de dañar a los niños?…

La preparación física no se desarrolla como resultado de estar en la escuela 6-7 horas al día, ni por estar “sentados” ante “la play”,los videojuegos, el ordenador ola TV...

La aptitud física comienza en la interacción física con el medio y en el tiempo que pasa el niño con las personas que le atienden (preferentemente los padres que se preocupan), y sigue en las relaciones sociales.

La aptitud física es importante porque realiza y refleja la madurez de las vías neuronales que intervienen en los complejos procesos de leer, escribir, resolver problemas, aprender en suma. Todas las elevadas destrezas para el aprendizaje requieren acción física y cooperación integradora entre el cuerpo y el cerebro.

Y todo ello comienza por moverse el niño en el suelo.

Leer, por ejemplo, requiere suficiente desarrollo de los movimientos oculares. Se trata de habilidades motoras que exigen control de esos movimientos. Si los movimientos son inmaduros e inestables, las letras, los números y las palabras pueden “bailar” en la página de forma que el cerebro las ve en desorden y el niño encuentra dificultades para decodificar los símbolos, construir las palabras y encontrar sentido (comprensión) en el escrito.

La lectura se fundamenta también en la tradición oral y la habilidad para entender sonidos. Comienza con el desarrollo del lenguaje y el habla. El niño habla con su cuerpo antes de articular palabras, utilizando el lenguaje postural, gestual y la entonación para hacerse entender. El deseo de comunicarse utilizando palabras es innato sólo parcialmente, depende más de los estímulos del medio: que se le hable mucho y se le escuche a lo largo del día y cada día en los años pre-escolares“Las semillas del lenguaje se siembra a través de experiencias senso-motrices” (Sally Goddard).

Escribir es una habilidad motora muy fina que requiere coordinación entre mano y ojos apoyados por la postura. Un niño con problemas posturales encuentra muy difícil sentarse derecho y coordinar diferentes partes de su cuerpo. El desarrollo postural en los primeros años se estimula mediante la interacción con el medio y el proceso del juego físico. De nuevo es la actividad motriz la que comanda el desarrollo postural.

Las matemáticas, además de entender el significado de los números, implican múltiples interacciones entre las dos mitades del cerebro para resolver problemas y aplicar conceptos conocidos; exigen también la habilidad para seguir una secuencia de operaciones mentales (en la suma, por ejemplo), secuencia que controla la parte del encéfalo llamada cerebelo, que es el primer responsable de armonizar la coordinación de las actividades motoras. Las secuencias se aprenden haciéndolas; en otras palabras, a base de repetir acciones físicas, practicando; así se ha desarrollado ese cerebelo.

La comunicación, a nivel neurológico, se estimula con la actividad física, pero… los niños de hoy día tienen menos oportunidades y menos tiempo dedicado a la interacción física y a la actividad motriz que los niños de todos los tiempos precedentes. La creciente cantidad de tiempo que pasan en actividades sedentarias durante los años preescolares y en las Escuelas Infantiles, así como en los cursos de Primaria, posiblemente ayude a los niños que ya tienen madurez física, pero con toda certeza no ayuda a los niños que aún no están físicamente preparados,( recordemos que éstos son el 48%); es más, les perjudica positivamente si no se fomenta ampliamente la movilidad, la acción-inhibición y demás destrezas motoras madurativas. ¿ Se hace así para dañar a los niños?

La actvidad física (naturalmente no se trata para nada de la “clase de Educación Física”) – a través de la estimulación motriz, auditiva, visual, de la función manual y cognitiva – importa muchísimo, tanto más cuanto más pequeños son los niños.

Hasta que el Sistema Educativo no se mentalice plenamente de la necesidad que tienen los niños de actividades físicas en todos los niveles del desarrollo, especialmente hasta los ocho años, un porcentaje cada vez mayor de niños continuará teniendo serias dificultades en los aprendizajes escolares iniciales, que son básicos. Estas dificultades son mayores cuanto más débil es la madurez del niño. Dañamos a los más débiles.

La consecuencia lógica de todo lo anterior es el presente y creciente fracaso escolar ya que estamos poniendo cimientos de arena al aprendizaje escolar de esos niños ¿Para dañarles?

Hoy estamos en condiciones, gracias a los avances de las neurociencias y a las experiencias que se llevan a cabo en diferentes partes del mundo (algunas en España), de ayudar eficaz y eficientemente a los niños para superar las habituales dificultades en el aprendizaje escolar. Naturalmente hay que prescindir de prejuicios, de clientelismo, de pactos, de LOGSE, LOCE,…, y otras legislaciones ancestrales para realizar una prevención-normalización con la mayoría de los niños. Y no seguir dañando a los más débiles.

Los niños, de cualquier edad, no son iguales entre sí. Este dato es capital en educación y mucho más en enseñanza.

Es, sin duda, maltrato infantil (por ignorancia o por negligencia)seguir “martirizando” a los más débiles sin dar respuesta a ese elevadísimo porcentaje de niños abocados al fracaso escolar, que a menudo es seguido por fracaso social más adelante.

La respuesta no es, por supuesto, “más de lo mismo”. Hoy eso está muy superado. ¡Pero seguimos dañando a los niños!

CMB- Mueve tu Mente

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todos los comentarios son bienvenidos independientemente de la conformidad del autor de este blog con las opiniones que se expresen en ellos. Serán moderados solo para evitar repeticiones o spam, nunca para censurar opiniones. Gracias por participar en el blog.

Licencia de Creative Commons
YO AMO A ALGUIEN CON...¿TDAH? by Jordi Badia