lunes, 31 de octubre de 2011

I Jornada TDAH: respuestas que ayudan



Yo me he inscrito, a ver que se cuece...¡igual me llevo una sorpresa!
El próximo 19 de noviembre el Centro Médico Teknon (Barcelona) acogerá la I Jornada TDAH. Bajo el título Respuestas que ayudan, la jornada tiene como objetivo inicial actualizar los conocimientos científicos de uno de los trastornos más prevalentes en Psiquiatría y Psicología Infanto-Juvenil, el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH).
Esta primera jornada reunirá las líneas de investigación, los avances diagnósticos y terapéuticos basados en la evidencia y todos aquellos aspectos educativos consensuados que son el pilar básico en el tratamiento del TDAH. Todo en su conjunto con un objetivo final: ofrecer respuestas que ayuden a la población de niños, adolescentes y adultos con TDAH.
La Jornada contará con tres mesas redondas y una conferencia magistral, a cargo de ponentes miembros del Cuerpo Facultativo del Centro Médico Teknon y profesionales expertos en TDAH de diversas instituciones nacionales e internacionales,coordinados por el Dr. Jordi Sasot Llevadot, Responsable de la Unidad de Paidopsiquiatría del Centro Médico Teknon.
Todas las ponencias podrán seguirse online y en directo a través de la página web del evento, desde el incio del mismo a las 9 de la mañana hasta la clausura de la jornada a las 14h. Además, al finalizar las ponencias, habrá un turno de preguntas abierto también a los internautas que estén siguiendo el evento en directo.
Lugar: Centro Médico Teknon (Sala de actos). C/ Vilana, 12. 08022 Barcelona
Hora: de 9 a 14h.
Más información: Fundación Teknon. Tel. 93.290.62.68
Inscripciones: Gratuitas. Se ruega confirmación llamando al tel. 93.290.62.68
El programa está disponible en la página web del evento. Son gratuitas.

jueves, 27 de octubre de 2011

EL PRIMER EXAMEN



El martes nuestro peque ha hecho su primer control en el cole. Hasta ahora a causa de su adaptación curricular no había hecho ninguno pero el otro día nos reunimos con su tutora que había llegado el momento de empezar a ponerle a prueba, respetando su ritmo pero exigiéndole un poco más. Ha empezado por un control de "coneixement del medi", no se como se llamará ahora en castellano pero viene a ser las antiguas ciencias naturales. Ha estado nervioso desde que le dijimos que tendría un examen, se ha esforzado estudiando, incluso estuvo el sábado en la biblioteca estudiando conmigo. Hoy le han dado la nota y ha sacado un 9. Se ha puesto muy contento y ya os podéis imaginar nosotros. Estamos muy orgullosos de él porque sabemos lo que le ha costado y porque se lo merece.
Este es otro de los pequeños pasitos que llevamos dando desde hace años, otro pasito que nos hace estar cada vez más cerca de nuestro objetivo. BRAVO ALEXANDER.

miércoles, 26 de octubre de 2011

SOMOS LO QUE COMEMOS


SOMOS LO QUE COMEMOS

Con esta frase comenzó la conferencia del lunes 24 titulada Nutrición y aprendizaje impartida por la psicóloga y reeducadora Berta López. Tras unos consejos generales sobre mantener una forma de vida saludable (media hora de ejercicio al día, 8 vasos de agua mínimo, comer hervido o a la plancha…) se entró en materia afirmando que un niño mal alimentado puede sufrir trastornos y que una buena alimentación era fundamental para obtener la energía necesaria para el aprendizaje. Se dijo que un buen almuerzo debe basarse en los lácteos, los cereales y la fruta, mientras que almorzar productos con mucho azúcar provocaban un “subidon” momentáneo pero que al bajar el nivel de azúcar se reducía la capacidad de atención.
Es importante que los buenos hábitos los adquieran en casa y en la escuela desde pequeños ya que, en definitiva, los niños lo que hacen es imitarnos a los adultos (padres y profesores).
Aunque todavía no existen estudios concluyentes se resaltó que se prestara especial atención a algunos colorantes (E-211, E-110, E-104, E-122, E-129, E-102, E-124), conservantes (sobre todo la TARTRACINA)  y las bebidas gaseosas (Acido fosfórico) pues parece ser que estos pueden alterar la atención en los niños.
La dieta debe aportar  una cantidad suficiente de Fe, Ca, Mg y Zn.  La carencia de Mg, por ejemplo,  nos hace irritables, estresados y nerviosos.
Sobre todos estos temas hay dos libros recomendables: Que hi ha per sopar? Y Alimentación y salud integral para niños.
Los siguientes protagonistas fueron los ácidos grasos, a saber:
                -Saturados, los malos de la película.
                -Insaturados, los buenos y que se encuentran en el aceite de oliva, el pescado y los frutos secos.
Pero los verdaderos protagonistas para el tema que nos concierne son los que se conocen como ácidos grasos esenciales Omega 3 (ac. Linolénico, EPA, DHA) y Omega 6 (GLA), que son los que participan en el desarrollo neuronal. No voy a extenderme en la explicación de estos acidos, no porque no sean importantes que lo son, sino porque en este blog se habla frecuentemente de ellos y se pueden consultar las entradas etiquetadas como Omega 3. Para los que quieran más información pueden leer un  artículo de la misma psicóloga de la ponencia aquí. Solo recordar que es importante la proporción Omega 3 / Omega 6 ya que dietas bajas en omega 3 y altas en omega 6 se pueden relacionar con la aparición de trastornos.. Una proporción adecuada sería :

                                           9EPA – 3DHA – 1GLA

La segunda parte trató sobre reeducación y pautas a seguir en niños con dificultades de aprendizaje (aunque yo creo que son perfectamente extrapolables al resto de la población infantil). Muy importante la colaboración padres/maestros/psicólogo. Se dieron una serie de consejos:

-          Mejor poco trabajo frecuente que mucho de una vez
-          Tiempos de concentración cortos (unos 6 minutos)
-          Centrarse en el aspecto a recuperar.
-          Hacerle notar que mejora y apreciamos su esfuerzo.
-          Comprobar el trabajo hecho
-          Normas muy claras y definidas según la edad.


Realmente se explicaron muchos y muy buenos consejos que, la verdad, a mi me resulta imposible explicar en este espacio. Al final se dieron unas referencias en las que podéis ampliar información:



La próxima conferencia será el día 2 de noviembre en el mismo lugar y hora y correrá a cargo de Meritxell Ponce (pediatra y homeópata) con el título Homeopatía y fracaso escolar.

Jordi Badia

jueves, 20 de octubre de 2011

SEGUNDO ANIVERSARIO




Pues bien, ha llegado. Hoy hace ya dos años que empezamos con este blog. En este tiempo hemos recibido más de 30.000 visitas de prácticamente todo el mundo. En este tiempo todo ha cambiado mucho. Nuestro peque va mejor cada día, poco a poco, o como decía Machado : “Despacito y buena letra que las cosas bien hechas vale más que el hacerlas”. Y nosotros pues hemos conseguido aprender lo suficiente como para tomar decisiones disponiendo de toda la información eliminando sesgos interesados o no.
Pero lo mejor de todo sin dudarlo son los amigos que hemos hecho en el camino. Algunos de ellos son profesionales del mundo PSI o de la educación que bien  con sus entradas en sus respectivos blogs, comentarios en el nuestro o bien respondiendo alguna consulta que les hemos formulado o enviándonos trabajos, estudios, noticias han contribuido a que todos nosotros comprendamos un poco mejor este complejo ámbito de la mente humana. Desde aquí mis más sincero agradecimiento a Eduardo B (psicólogo), Jose V. y Amaia V. (postpsiquiatría), Miguel (psiquiatría pitiusa), Sonia B. (Hablando en confianza) y Rosina U. (PadresconAlternativas). También a Jose y Mari Carmen (Los Padres son Maestros) por todos los enlaces de noticias y blogs interesantes que nos envían y que, sin duda, enriquecen este modesto blog.
Sin embargo, lo que realmente hace que sigamos con este blog son los mensajes que recibimos de personas que, como nosotros, están luchando por ayudar a sus hijos. A algunos ya les ponemos cara, a otros voz y a todos les damos las gracias por seguirnos contando cómo les va. En este grupo tengo que recordar a Ramón de Córdoba   y a Lola de Almería ,y a sus maravillosos hijos, con los que hemos compartido infinidad de mensajes y horas de teléfono. Seguro que  me dejo alguien, ya me perdonará.
Aprovecharé esta entrada para disculparme si mis entradas son menos frecuentes últimamente, la causa es que me he embarcado en un proyecto que, como me dijo alguien, me obliga a sacar tiempo de debajo de la piedras. Prometo hacer una entrada dentro de poco para poneros al día de cómo va Alexander.
No quiero acabar sin recordaros que el lunes que viene se hará la segunda de las conferencias sobre dificultades de aprendizaje que os anuncié en una entrada anterior. Podéis consultar toda la información aquí. Yo asistiré y si alguno de vosotros soy de Barcelona o alrededores y podéis asistir será un placer para mí conoceros en persona.

Y a ti, Alexander, si algún día lees esto, te damos las gracias por hacernos mejores cada día.

martes, 18 de octubre de 2011

La anestesia en niños dificulta el aprendizaje


Noticia del diario ABC.

Un estudio de la Clínica Mayo ha encontrado relación entre la  exposición a la anestesia en niños menores de dos años y los problemas de aprendizaje. Al parecer  los  pequeños sometidos en más de una ocasión a intervenciones quirúrgicas que precisan anestesia general, desde reparación de una hernia a la  colocación de prótesis auditivas, son tres veces .más propensos a desarrollar algún trastorno del habla o el  lenguaje en comparación con sus iguales que nunca han pasado por el  quirófano. El estudio, que sepublicar~í en el  número de noviembre de~~Pediatrics~~,  se realizó sobre los datos de 5.357 niños del Proyecto Epidemiológico de Rochester, de los  que se examinaron los  datos médicos y escolares de1.050 niños nacidos entre 1976 y 1982. Deellos,  700 nunca pasaron por el  quirófano, frente a los  350 restantes que sí  hablan sido anestesiados antes de los  dosaños, 64 de ellos en más de una ocasión.El 36,6%0 de estos últimos habia desarrollado algún trastorno del aprendizaje posteriormente. En los que sólo fueron anestesiados una vez, el  porcentaje de trastornos se redujo en 13%, situándose en el23,6%, una cifra más cercana a la tasa deaparici6n entre  aquellos que nunca habían sido sometidos a  anestesia general,que era del 21,2%. El trabajo se basa en otro anterior realizado por la  clínica en 2009, que fue el  primero en sugerir quela  sedación en los niños altera su desarrollo cerebral. El anestesista autor delestudio aconseja a los  padres hablar con el  pediatra antes de someter a los menores de dos años a  operaciones, para valorar los inconvenientes de retrasarlas.

viernes, 14 de octubre de 2011

Conflictos de interés en las Guías de Práctica Clínica


Conflictos de interés en las Guías de Práctica Clínica

En un reciente British Medical Journal vuelve a demostrarse la dificultad creciente para encontrar estándares y recomendaciones libres de humos industriales y comerciales. Tener un conflicto de interés con una empresa farmaceútica no invalida la neutralidad de un experto participante en una GPC. Lo que sí que invalida dicha GPC es su no declaración.
En el estudio del BMJ de las 14 GPC de dislipemia y diabetes estudiadas, 5 no tenían la declaración de conflictos de interés. Más grave es declarar no tener conflictos y tenerlos (11% de los participantes).
Las GPC patrocinadas por instituciones gubernamentales tenían entre sus panelistas significativamente menos conflictos de interés que las patrocinadas por sociedades científicas (16% vs 63%). Por tanto, los profesionales libres de humos existen.
Hasta ahora el prestigio profesional se evaluaba, informalmente, entre otras cosas, por la frecuencia de aparición en recomendaciones de expertos, foros científicos o GPC, etc.. Muchos grandes profesionales, expertos e investigadores en su materia, por su negativa a participar en el “sarao”, sencillamente NO ESTABAN, dejaban de existir, se hacían invisibles.
Quizá, es hora de comenzar a asociar el prestigio profesional, no tanto, a tanta actividad pseudocientífica patrocinada sino a verdaderas actividades científicas independientes. Quizá es hora de que los profesionales que, legítimamente, opten por trabajar para la industria dejen de aparecer en los listados de expertos que se manejan cuando se quiere hacer una GPC seria e independiente. Quizá es hora que cuando pillen a un profesional en un renuncio como declarar la no existencia de conflitos de interés cuando sí que existen, los colegios profesionales actúen para defender el buen nombre del colectivo.
Quizá es hora.
Poco a poco pero en esta dirección.
Gracias al Dr Bayón, del nodo de la Comunidad Valenciana de NoGracias, por remitir la referencia del artículo.


miércoles, 12 de octubre de 2011

Nos hemos convertido en seres neuroquímicos

El sociólogo inglés (Nikolas Rose) afirma que el consumo generalizado de psicofármacos responde a lo que hoy se entiende por vida saludable

Os dejo aquí un fragmento de una entrevista del diario La Nación que he encontrado que vale la pena leer, podéis leerla completa aqui.

[...]

-¿Cómo juega aquí el uso cada vez más extendido de psicofármacos?
-Hoy es rutina en muchas sociedades modificar el humor, las sensaciones y los deseos mediante el uso de drogas psiquiátricas. No las tomamos sólo si sufrimos de desórdenes psiquiátricos graves, sino porque nos sentimos algo deprimidos, o porque queremos hablar en público y no queremos que nos tiemblen las manos, por ejemplo. Hice una investigación sobre el aumento de la frecuencia con que se recetan estas drogas en diferentes regiones. La creencia de que podemos modificar nuestro modo de estar en el mundo actuando sobre nuestra química neuronal se ha vuelto aceptada y rutinaria. La manera en que estas drogas funcionan (pienso en especial en el Prozac y los antidepresivos) ha sido difundida ampliamente. Si uno está deprimido, es porque tiene bajo el nivel de serotonina y el problema pasa a ser cómo elevarlo. Uno puede consumir Prozac pero, si cree en la comida saludable y esas cosas, puede tomar algún remedio basado en hierbas, como el hipérico. O si uno tampoco quiere tomar eso, quizá recuerde que leyó en algún lado que comer chocolate eleva la serotonina. En suma, uno empieza a pensarse a sí mismo y a sus humores en términos neuroquímicos. Este nuevo lenguaje está ahora disponible para nosotros. Nos hemos convertido en seres neuroquímicos.
-Es interesante que, en línea con su concepción del poder, usted no ve esto como fruto de una conspiración de las compañías farmacéuticas sino como una resultante de las influencias de distintos grupos sociales.
-Como nos gusta decir a los sociólogos, es un cuadro complejo. Lo cual no quiere decir que no podamos analizarlo. Algunos colegas creen que toda la culpa es de los grandes laboratorios, y que los individuos son títeres de éstos. Yo creo que es una visión demasiado simple. La industria farmacéutica no podría vender sus productos si no hubiera una demanda, una suerte de espacio problemático que los individuos creen que las drogas pueden resolver. Pero por supuesto que las compañías buscan moldear esa demanda. Una cosa interesante que está ocurriendo es el aumento de grupos de autoayuda, que buscan el reconocimiento de esas patologías. Una de las primeras cosas que las compañías hacen al lanzar un nuevo producto es solventar estos grupos que buscan aumentar el conocimiento de la enfermedad en la sociedad. Hay también luchas internas en estos grupos, especialmente con las enfermedades infantiles más importantes como el autismo o el ADHD (Attention Deficit Hyperactivity Disorder). Algunos padres dicen: "Es un escándalo, mi hijo está siendo discriminado porque sufre de esta enfermedad que no está suficientemente reconocida como tal; necesitamos investigación y acceso a las drogas para tratarla". Y por otro lado hay otro grupo que dice: "Es un escándalo, la gente dice que mi hijo está enfermo y lo quieren medicar, cuando es un chico perfectamente normal, sólo se comporta un poco distinto". Hasta hace poco no había drogas para tratar el ADHD en Italia: algunos grupos veían esto como un escándalo y otros decían que el escándalo era querer medicar a sus bambini . Se pueden tomar posiciones distintas en esta lucha política compleja, pero lo que podemos ver es la emergencia de este paisaje social de luchas sobre la caracterización de estos trastornos psiquiátricos, su base somática, las formas de tratarlos. Aquí hay una lucha política sobre cómo entender el cuerpo y la propia mente.
[...]

domingo, 9 de octubre de 2011

DIAGNÓSTICOS ERRÓNEOS EN LA ALTA CAPACIDAD INTELECTUAL

Esta me la he copiado de Hablando en confiaza, gracias Sónia.

He de reconocer que me resulta curioso. ¿Por qué suele resultar más común la tendencia a buscar un trastorno cuando la realidad va por otro camino? Creo, honestamente que el tema va más allá de una especie de "empeño patologizador" de todo lo humano. Más bien creo que el problema radica en un "empeño simplificador", que reduce lo concerniente a la inteligencia en meras conductas observables, sin importar lo que subyace a las mismas, es decir, el porqué, la explicación, el motivo por el que esa persona hace lo que hace, siente lo que siente, en definitiva, razona lo que razona.
Por eso desde la psicología también debemos pugnar por un cambio paradigmático, o más bien, retomar cuestiones propias de un paradigma ya existente y no precisamente "novedoso" (aunque a veces, por la práctica actual, parece olvidado), que en lugar de restar importancia al contenido inteligente, se la otorga toda: el Constructivismo.

He rescatado este artículo de Webb, Amend et all. Me gustaría pedir, como suele ser habitual en mí, una lectura profunda. Me refiero a empaparse de conocimiento, pero no sólo asimilando el contenido, sino aportando de un@ mism@... pros y contras, acuerdos y desacuerdos... en definitiva, pensamiento crítico y constructivo.







¿Por qué los niños superdotados están recibiendo tantos diagnósticos erróneos?

Existen 2 razones principales. La primera, es la falta de conocimiento específico por parte de los profesionales. Consecuencia de ello, confunden ciertas características de la superdotación con uno o más desórdenes.

 

Los asesores psicopedagógicos de los colegios, los profesores y otros profesionales como los psiquiatras, psicólogos y pediatras reciben poca formación específica que les permita distinguir entre los comportamientos que se derivan de la superdotación de los que se derivan de los desórdenes diagnosticables del comportamiento (Harnett, Nelson y Rinn, 2004; Silverman, 1998).
 
Los ámbitos de la educación y de la psicología, así como otras áreas del cuidado de la salud, han ignorado durante mucho tiempo el campo de los niños y adultos superdotados y con talento -aquellos con una creatividad e imaginación substancialmente por encima de la media-. Aunque los niños y adultos retrasados han sido, durante mucho tiempo, sujeto de extensa investigación científica y estudio, en la práctica y entrenamiento clínico, se ha puesto mucho más énfasis en individuos que muestran dos o más unidades de desviacion por debajo de la media que en personas que muestren dos o más desviaciones por encima de la media habilidad. Los esfuerzos en le diagnóstico y el énfasis en los niños y adltos superdotades, dentro del campo de la psicología, han sido episódicos y menores (Hayden, 1984; Horowitz y O´Brien, 1985); la publicación de la Asociación Nacional de Niños Superdotados (EEUU, 2002) cita las necesidades de la investigación científica adicional en muchas áreas.
 
En segundo lugar, hay desórdenes, como la depresión existencial o la anorexia nerviosa, que son más probables de darse entre ciertos grupos de niños o adultos superdotados, por lo que los diagnósticos de estos desórdenes son, por tanto, mucho más necesarios (Neihart, 1999; Piirto, 2004; Webb, 199, 2001).
 
¿Cuántos de estos desórdenes son el resultado de la interacción entre el temperamento y el entorno? Los problemas inducidos por el entorno no se deberían considerar simplemente ocmo "patologías de origen desconocido". Cambiando el entorno pueden tratarse efectivamente muchas situaciones, En nuestra opinión,los profesionales de la salud podrían proveer de un mejor tratamiento si incorporasen a su planteamiento el conocimiento de la manera de funcionar la mente diferente de la persona además de su entorno, sea el entorno familiar, el del colegio o el de su lugar de trabajo.

También hemos de resaltar otro problema que influye potencialmente en la precisión de los diversos diagnósticos. Determinadas características de los niños superdotados llevan a los profesionales de la salud y de la educación, -no especializados-, a ignorar un desorden subyacente. Es decir, las características de la superdotación son confundidas con las de otra situación, haciendo que los diagnósticos y la intervención no sean precisos. Por ejemplo, la genialidad de un niño o joven puede encubrir una falta de habililad para aprender determinados temas. Esta situación puede producirse durante diversos años, porque el niño superdotado puede absorver el material escolar simplemente escuchando, mirando o combinando su creatividad con astutas adivinanzas.
 
Muchos padres han descrito cómo sus hijos superdotados han usado sus habilidades verbales para "tratar de engañar" a los padres o al terapeuta haciéndoles creer que no hay problemas o incluso que los padres, en sí mismos, son el problema. Los  niños superdotados no suelen describir sus propios "atajos" o estrategias, y puede que minimicen o añadan un aspecto positivo en los problemas, po rlo que dificulta al terapeuta a la hora de acertar en los problemas de verdad.
 
Algunos niños superdotados tienen una historia de disgnósticos múltiples o hasta conflictivos, sugiriendo que el problema es bastante severo o que el niño no encaja claramente en una categoría de diagnóstico. Si los diagnósticos sólo se basan en comportamientos comunes de superdotados, el niño podría acumular una larga lista de diagnósticos, donde cada uno atiende unos pocos aspectos de la personalidad del niño, pero no la describe plenamente.


Por ejemplo, hemos visto niños superdotados a los que se les ha dado simultáneamente los diagnósticos de Desorden Oposicional-Desafiante, el Desorden Obsesivo-Compulsivo, Desorden Bipolar y el Desorden de Asperger. Tales diagnósticos múltiples, sirven para enmascarar, estigmatizar y reforzar la sospecha de que "tengo algún problema".
Los niños superdotados ya son excepcionales por naturaleza, y exhiben dramáticamente ciertas características de comportamiento, por lo que se hallan ante mayor riesgo de recibir múltiples diagnosticos que frecuentemente son erróneamente considerados como si se tratara de que el niño tuviera determinadas dificultades severas.

viernes, 7 de octubre de 2011

CICLO DE CONFERENCIAS SOBRE DÉFICITS DE APRENDIZAJE


Esta tarde he asistido a la primera conferencia de este ciclo que ha corrido a cargo de Maria Párraga, directora de la Fundació El Brot, en Sant Joan Despí. Esta charla ha servido de introducción a las demás y en vista de los temas que se han tratado prometen ser realmente interesantes. No pretendo reproducir todo el contenido aquí, pero al menos resaltar alguno de los puntos que se han tocado.
Se ha hablado de los primeros indicadores que nos dan la alarma de que a un niño puede pasarle algo. Ha comentado la existencia de tres tipos de niños que pueden ponernos en la pista:
- El niño payaso, el gracioso de la clase, el líder.
- El distorsionador, todo se le cae no para, hace ruido, molesta a los demás...
- El distraído, aquel que pasa más desapercibido.
Comentó que el sistema educativo actual no sirve para todos, que estos niños necesitan aprender de otra forma y que se les debe motivar a aprender. Después dijo algo que en mi opinión es importantísimo sino crucial en este tema: se debe creer en las posibilidades del niño, pensar en positivo.


También ha hablado sobre los principales trastornos asociados a las dificultades de aprendizaje, yo solo los enumero:
1. Dislexia
2. Discalculia
3. TDAH, destacando que no es hiperactivo el que se mueve todo el rato sino el que no puede controlarse.
4. TNV (trastorno no verbal), aquí engloba el asperger, el SAF y algunos niveles de autismo.


Acabó insistiendo en la importancia de una detección  precoz, un diagnóstico multidisciplinar y llevar una vida sana (en referencia a la alimentación, que será uno de los temas de la próxima conferencia).
Finalmente se realizaron consultas por parte de los padres y madres que asistimos. Por el tipo de preguntas que se hicieron se vio claro que este ciclo será de gran utilidad, especialmente para aquellos padres que acaban de recibir alguno de los diagnósticos tratados en él, ya que les permitirá tener una visión amplia del tema que les de herramientas para, con todas las opciones en la mesa, decidir lo mejor para sus hijos. Ojalá nosotros hubiéramos podido asistir a algo así cuando empezamos. Ha sido más interesante de lo que yo con este mini-resumen he sido capaz de transmitir, de verdad.
La próxima conferencia será el 24 de octubre y es imprescindible para asistir confirmar asistencia al teléfono 93.477.65.55 y preguntar por Judith o Miriam. Os recordaré la cita cuando se acerque el día. En el cartel de esta entrada está toda la información.


Jordi Badia

martes, 4 de octubre de 2011

Presionamos tanto a nuestros hijos que nos les dejamos elegir su camino

Mi amigo Ramón me ha enviado este enlace para compartirlo con todos. Os recomiendo su atenta lectura, no os dejará indiferentes. Después de leerlo podéis opinar si pensáis que nuestros hijos están sobreprotegidos y excesivamente presionados.


Fuente: http://www.sindicatdepares.com/2011/09/26/presionamos-tanto-a-nuestros-hijos-que-nos-les-dejamos-elegir-su-camino/


El inspirador de muchos de los movimientos slow, el escocés Carl Honoré, alerta ahora en su nuevo libro dedicado a la educación de los hijos sobre el exceso de exigencia y perfeccionismo. Bajo presión reclama calma, mucha calma, y el autor insiste en la necesidad de perder el miedo, confiar en uno mismo y en la propia capacidad para educar sin echar mano de mano.
Ahora lo vuelvo a tener frente a mí, tras recorrerse el mundo para analizar nuestro moderno enfoque de la infancia que esta dando como resultado niños hiperactivos, deprimidos, obesos, violentos e insatisfechos. Bajo presión nos muestra los estudios científicos más significativos sobre fracaso escolar, neurología, sociología y psicología, mezclándolos con tendencias educativas. Una mirada inteligente que nos advierte de los peligros de esta sociedad superexigente y mitificadora. De nuevo Honoré llama a la calma y al placer de la vida inteligente y emotiva, baluartes de lo humano, en contra del exceso de presión por hacer de nuestro hijos niños alfa, porque, tal como dijo Einstein, la educación es lo que queda cuando se ha olvidado todo lo aprendido en la escuela.
Cuarenta años y dos hijos de siete y nueve años, ¿qué le preocupa?
Para mí, el desafío más complicado es dejarles salir a la calle solos. Pese a todas las estadísticas que demuestran que nunca los niños habían vivido tan seguros y mi denuncia de absurdas medidas que les coartan toda libertad, yo también soy presa de los temores.
En una escuela inglesa han sustituido las corbatas tradicionales por otras sujetas con ganchos a fin de reducir el riesgo de ahogarse. Sí, las preocupaciones sobre la seguridad de los niños han llegado al paroxismo. Otra escuela de enseñanza primaria de Attleboro, Massachussets, concluyó que el corre que te pillo suponía un riesgo para la salud y lo prohibió, le imitaron varios colegios. En muchas escuelas de Canadá y Suecia se han prohibido las peleas con bolas de nieve por cuestiones de seguridad. Profesores de todo el mundo informan de que, cuando las clases se van de excursión al campo, algunos padres les siguen en coche para asegurarse de que el pequeño está bien.
¿Al niño del siglo XXI se le cría en cautividad?
Sí, se le encierra en espacios interiores y se le traslada de un sitio a otro en el asiento trasero de un coche. Muchas escuelas de Suecia ya no dejan que los niños de 11 años vayan y vuelvan a casa en bicicleta solos.
¿Qué pasa?
Que cuanto menos hijos se tienen, más preciosos son y más se rechazan los riesgos; que los apretados programas que todos llevamos nos mantienen separados: cuanto más tiempo pasan juntas las familias, más fácil les resulta a los padres confiar en la capacidad de sus hijos de enfrentar los riesgos.
¿Y qué dicen los psicólogos?
Que cuando los niños están sobreprotegidos, es decir, cuando cada instante de su día está reglamentado y supervisado, la probabilidad de que de mayores sufran ansiedad y temores sube, y también el riesgo de que se busquen estímulos en las drogas, el sexo o la violencia.
Si el miedo paterno no se corresponde con la realidad, entonces, ¿cuál es el problema de los padres?
La pérdida de confianza en la capacidad de educar a nuestros hijos sin recurrir a los manuales. En realidad, todos conocemos a nuestros hijos mejor que nadie, pero la cultura del perfeccionismo nos insiste en que en algún sitio hay una receta perfecta para educarlos, y eso es un mito, una mentira.
La ONU advierte de que uno de cada cinco niños sufre algún desorden psicológico, y en Gran Bretaña cada 28 minutos un adolescente trata de suicidarse.
Estas cifras subrayan que el modelo actual de la infancia está fracasando, pese a que estamos invirtiendo más dinero, más energía y más tiempo en nuestros hijos que jamás en la historia. Hemos profesionalizado la paternidad, todo muy bien intencionado, pero no funciona. Para mantener el ritmo de ese exceso de actividad y exigencias sociales, los niños acaban medicados. El famoso Ritalin, un psicotrópico para frenar la hiperactividad, ha llegado a niveles epidémicos (más de seis millones de niños lo consumen en EE.UU.). Y hay un dato relevante: la depresión, la ansiedad infantil, el abuso de drogas y el suicidio son fenómenos más comunes en las clases adineradas que en las clases más humildes.
¿La presión?
Sí, sobre todo en las clases sociales adineradas, la niñez se ha transformado en una carrera contra reloj, y la paternidad ha pasado a ser un cruce de desarrollo de un producto y deporte competitivo, eso implica una presión aplastante y sofocante. Es algo que parte de la cultura del consumo y de que tenemos muchos recursos financieros para invertir en nuestros pocos hijos, que queremos convertir en niños alfa.
¿Habrá un punto medio?
En nuestra cultura parece que sólo hay dos caminos: o nuestro hijo va a la mejor universidad, toca el piano y es seleccionado por el mejor club de deporte, o es un desgraciado. Es una filosofía que afecta a todo, el cuerpo tiene que ser perfecto, las vacaciones, los dientes…, es una presión feroz. A muchos niños se les diagnostica déficit de atención e hiperactividad por motivos equivocados: en la actualidad, antes que cambiar el entorno donde vivimos, preferimos alterar nuestros cerebros para que se adapten al entorno. Consideramos la timidez, la tristeza, la duda, la culpa o la ira como enfermedad en lugar de rasgos inherentes a la condición humana. De hecho, cada vez más padres llevan a sus hijos de uno o dos años al psicoterapeuta para que les curen las rabietas.
Una cultura de mitos que empieza en el vientre de la madre…El mito central es que si una cosa es buena para el niño, más y más pronto es mejor. El famoso efecto Mozart (unos investigadores averiguaron en los años 90 que escuchar música de Mozart mejoraba el razonamiento espacial de los universitarios) inundó las guarderías de música de piano, incluso los hospitales del estado de Georgia enviaban a todos los bebés a casa con un CD con piezas de Bach y Mozart. Resulta que ese efecto no dura más de 20 minutos y no hay prueba alguna de que afine el cerebro de los bebés.
Qué decepción.
Lo mismo ocurre con los idiomas. Un niño es una esponja para los idiomas, pero eso no significa que una o dos horas a la semana de chino tenga algún impacto; es robarle tiempo de juego a los niños, qué si tiene impacto. Todos los estudios demuestran que los niños necesitan que el 30% de su vida esté dedicada al idioma que se quiere aprender.
Más mitos.
Los juguetes educativos que prometen muchos beneficios cognitivos al coste de 50 o 90 euros. Se ha demostrado que el juego básico, puro, sencillo, que hace un niño con un lápiz y un papel o una caja de cartón es mucho más fértil, sano y útil para su desarrollo cerebral. Pero hemos comprado la idea de que para que las cosas sean buenas tienen que costar más dinero, ser sofisticadas y llevar una marca. Existe una cierta arrogancia en esta generación, creemos que el mundo ha cambiado y que tenemos que cambiar la infancia.
¿Mentira?
Sí, no se ha producido ningún salto evolutivo, de hecho la evolución humana prácticamente se ha detenido porque hemos eliminado la selección natural. Dentro de un millón de años tendremos el mismo cerebro que tenemos hoy.
Volvamos a los efectos del exceso de control por parte de los adultos.
Los niños están continuamente vigilados, supervisados y medidos, con metas, objetivos y plazos. Normalmente oscilamos entre dos polos, por un lado hacemos demasiado por ellos, los ocupamos en exceso con actividades extraescolares; y en el otro polo no hacemos suficiente, es decir: no los educamos, no les ponemos límites, somos incapaces de decirles no, en casa les damos rienda suelta y hemos tirado por la ventana cosas importantísimas como la disciplina y las reglas que los niños necesitan para desarrollarse.
Si tus hijos nunca te han detestado es que nunca has sido padre, decía Bette Davis.
La línea se ha borrado. En esta cultura Peter Pan, nadie quiere envejecer, llevamos la misma ropa que nuestros hijos y queremos que sean nuestros amigos, pero en el desarrollo del niño es natural en un momento cuestionar al padre y a la madre, es como se autodefine como persona. Pero los psicólogos aseguran que ven muchos casos en que padres con una buena formación están criando a niños que con 7 años llevan el mando del hogar. Se nos ha repetido hasta la saciedad que una autoestima elevada es el trampolín para el éxito.
¿Y no?
Un reciente examen de 15.000 expedientes escolares concluye que una autoestima elevada no mejora siempre las notas ni las perspectivas laborales, ni pone freno al comportamiento violento. Elogiar a un niño sólo por su capacidad puede resultar negativo a largo plazo ya que ante las dificultades es más probable que abandone convencido de que su talento ha llegado al límite. Mejor elogiarlo por su esfuerzo, así obtiene una herramienta fundamental: puede perseverar.
Escoger una escuela para los hijos tampoco resulta fácil.
En países como Gran Bretaña, la moda por valorar públicamente a las escuelas ha impulsado una carrera por entrar en los cabezas de serie, dejando al margen cuestiones esenciales como si tanto esfuerzo, exámenes y comparaciones tiene un efecto positivo; si hace que los niños crezcan más sanos e inteligentes o si unas notas mejores hacen que los niveles escolares estén mejorando. En todo el mundo la respuesta de los educadores es que no. La clave de educar, decía Platón, es conseguir que quieran saber lo que tienen que saber. Aprobar exámenes no los prepara para el futuro.
¿Hay datos sobre eso?
Ahora estamos viendo la vanguardia de esta generación educada en este caldo de presión y tienen problemas para vivir en la sociedad porque el cordón umbilical con los padres nunca se corta y cuando tienen su primera entrevista de trabajo, pese a su brillante currículo, acaban llamando a su madre por el móvil para que ella y el entrevistador se aclaren. Los padres helicópteros planean por las universidades a las que mandarán a sus hijos, inspeccionan su habitación y fiscalizan al compañero. La falta de capacidad para cuidarse a sí mismo va más allá de la universidad, las empresas tienen días abiertos para padres, para que vayan a la oficina y estén seguros de que aquello es perfecto para su hijo.
¿Por qué este fracaso estrepitoso de la educación a nivel global?
Hemos heredado el modelo de educación del siglo XIX, cuando se necesitaba una mano de obra obediente y eficiente. Un modelo rígido, un currículo impuesto desde fuera, todo hay que cuantificarlo, las notas cuentan para todo, los niños deben dar las respuestas correctas. Pero vivimos en un mundo distinto, se necesitan personas flexibles, que trabajen en equipo, creatividad, invención. Por fortuna hay, cada vez más, sistemas educativos alternativos que van en esa dirección.
El modelo finlandés parece el más equilibrado.
Posee uno de los mejores índices de licenciaturas universitarias del mundo y goza de una economía dinámica llena de compañías muy creativas. A la vez, según el informe de Unicef del 2007, los niños finlandeses son los terceros más felices entre los países desarrollados. El sistema finlandés antepone las necesidades de los niños a los ambiciosos deseos de padres y burócratas; tiene sus puntos débiles, pero demuestra que los niños que empiezan en el colegio formal con 7 años pueden ser muy exitosos, no hace falta que empiecen en párvulos.
Un modelo muy relajado.
Sí, pasan menos horas en el colegio que cualquier otro sistema en el mundo, tienen menos deberes, y otra forma de evaluar el aprendizaje, basada en la autoevaluación y los informes de los profesores, que son muy elaborados. Fuera del colegio no existe la industria de clases particulares, por tanto los chicos tienen mucho más tiempo para relajarse y también para procesar lo que han aprendido en el aula. Los maestros tienen una formación genial y los padres y los burócratas les tienen confianza, no tienen que estar pendientes de lo que dice el Ministerio de Educación en cada momento, tienen libertad para trabajar con sus alumnos. Está muy bien que los alumnos aprendan tecnología suficiente e idiomas para enfrentarse al mundo, pero lo más importante es crear niños y luego adultos con pasión por aprender, descubrir, seres humanos completos.
Explica usted que Asia oriental obtiene las mejores notas del mundo en matemáticas y ciencia, pero no tienen ni los mejores científicos ni los mejores matemáticos.
Porque falta pasión por aprender, porque obtienen esas notas para mejorar sus currículos. Lo mismo ocurre con los deportes, hemos profesionalizado a los jóvenes y lo hacemos con mucha presión; el resultado es que cuando cumplen 14 años ya no vuelven a jugar porque han pasado años jugando horas y horas a la semana en un clima altamente competitivo; y lo mismo ocurre con el piano y el violín.
Ocho horas diarias en el colegio y además deberes para casa. ¿Tiene sentido?
La reflexión es la siguiente: si media hora a la semana de deberes puede ser productiva, dos horas tiene que ser más productivo y dos horas al día, más todavía. La mayoría de los deberes está mal concebida, no llevan a los niños a buscar otra dimensión, simplemente les hacen aburrir el aprendizaje. En Cargilfield, una prestigiosa academia privada para niños en Edimburgo, se eliminó en el 2004 los deberes hasta los 13 años y hubo un momento de pánico entre los padres que pensaron que sería un fracaso a nivel académico para sus hijos. La medida se tomó para alentar a los niños a asumir personalmente el control de sus estudios. En un año, las notas de matemáticas y ciencias aumentaron un 20%. Otro ejemplo es el de Toronto, Canadá, que este año ha cambiado su sistema de deberes porque la gente estaba ya estrangulada con tantas tareas para casa. Han puesto límites muy rígidos a los deberes. Creo que Toronto va a ser pionero, pero que le seguirán muchas otras regiones y países.
¿Qué dicen los psicólogos?
Existe consenso entre psicólogos, sociólogos y académicos en que hay que poner límites a los deberes; que tienen un papel importante a partir de los 11 años, antes incluso pueden perjudicar porque les quita tiempo para las cosas más humanas como es el juego, la invención y la creación.
Pero a veces en lugar de juego es tele.Todo tiene su medida. En un informe muy influyente publicado en Pediatrics en el 2004, científicos estadounidenses concluyeron que cada hora de televisión que se mira al día entre las edades de 1 y 3 años aumenta en casi un 10% la posibilidad de un diagnóstico de déficit de atención y desorden de hiperactividad, pero estos estudios siempre tienen su contraestudio, debemos investigar más. Pero lo que es obvio es que niños que pasan entre cinco y siete horas al día -la media en EE.UU.- frente a una pantalla, se acostumbran a que las cosas acontezcan de forma instantánea y eso explica por qué a los niños les cuesta estar sentados en un colegio escuchando. No es una experiencia multimedia y se aburren.
¿Qué opina del mundo del consumo y de la publicidad para niños?
Es el ejemplo más egoísta de cómo los adultos han secuestrado la niñez. Los niños crecen valorándose a través de lo que tienen y no de lo que son o lo que pueden aportar a la sociedad y eso en el fondo es el vacío más profundo que hay.
¿Cómo un progenitor puede contrarrestar ese mundo de consumo?
Vivimos en una sociedad altamente mediática y tenemos que generar una cultura de análisis de los medios de comunicación para que no sean víctimas tan fáciles de estos mensajes. Y lo que está claro es que tenemos que dar ejemplo: no valorarnos a nosotros mismos por lo que tenemos. Países como Suecia y Noruega ya han prohibido los anuncios de televisión para niños de menos de 12 años.
Otro tema aterrador, la conciencia sexual infantil, en especial la de las niñas.
La sexualización, sobre todo de las niñas, es terrorífica. Hay minoristas que venden medias de red, sujetadores acolchados y bragas con mensaje de tallas mínimas, y en las papelerías venden libretas y lápices para niñas con el conejito de Playboy. Cuando una sociedad venera la inocencia de la infancia y al mismo tiempo arroja a sus niños al crisol sexual de la cultura pop, lo probable es que haya confusión o consecuencias más dañinas. Eso explica trastornos como los de la alimentación. En un estudio realizado hace poco en Australia, más del 70% de las niñas de 7 y 8 años dijo que desearía un cuerpo más delgado, y la mayoría creía que el hecho de perder peso aumentaría su aceptación. Un estudio del 2007 realizado por la Asociación de Psicología Norteamericana concluyó que la representación sexual de las niñas favorece la insatisfacción con el propio cuerpo, la depresión y la baja autoestima.
¿La agresividad preadolescente es la válvula de escape ante tanta presión?
Eso creo. Los agentes de esa presión son los padres, los maestros, la publicidad, los políticos, la sociedad en general. Esa presión para que se conviertan en lo que nosotros queremos que sean no les deja espacio para conocerse a sí mismos. Presionamos tanto a nuestros hijos que no les dejamos elegir su camino. Les entregamos una receta, un sendero y les decimos: seguidlo. Se trata de un estado de hiperexigencia en el que los políticos, la escuela, la publicidad se han metido en cada casa y eso todavía lo hace más difícil.
¿Qué podemos hacer los padres?
Hay que recuperar la confianza, dejar de lado el ruido, el pánico de fuera y buscar nuestro propio equilibrio. Todos los padres tienen la sensación de que están en la locura, pero todos tenemos miedo de dar el primer paso: “Si yo reduzco la presión, mi hijo fracasará”, así que es bueno conversar con otros padres y sumar. Pero mi conclusión es optimista, nos estamos dando cuenta que hemos perdido el norte y de que ha llegado el momento de agarrar el péndulo y devolverlo al centro.

domingo, 2 de octubre de 2011

PEQUEÑOS CAMBIOS

Hola a todos, Se acerca el segundo aniversario del blog y nos apetecía hacerle un cambio de imagen, pero solo eso, seguiremos compartiendo con todos esas noticias que se publican en medios diversos, nuestras opiniones y las de amigos que colaboran y nos ayudan a entender mejor el mundo en el que viven nuestros hijos y por supuesto los pasitos que vamos dando con Alexander. Así que la imagen que veis hoy del blog quizá no sea la definitva, veremos como va funcionando y si queréis darnos vuestra opinión será bien recibida. Gracias a todos por estar ahí y hacernos compañía.
Jordi Badia
Licencia de Creative Commons
YO AMO A ALGUIEN CON...¿TDAH? by Jordi Badia