martes, 29 de marzo de 2011

Pisemos suavemente...son los sueños de nuestros hijos

Ya sabeis lo que me gusta Ken Robinson y sus ideas sobre la educación. Necesitamos una revolución educativa, desencantarnos de lo que nos parece obvio y hacer algo nuevo que ayude a nuestros hijos a cumplir sus sueños. Las nuevas tecnologias y la vocación de los buenos maestros nos pueden ayudar a conseguirlo. Demos un paso adelante en educación, cerremos este sistema obsoleto y abramos uno nuevo que respete la diversidad y la creatividad. 




Fuente del video: http://visionyaprendizaje.blogspot.com/

Y aprovecho esta entrada par poner tambien un video de Charles Leadbeater en la misma linea

PERDON POR TENER MI OPINION Y NO LA TUYA

El lunes por la mañana en un programa de la 2 hicieron una charla sobre el TDAH. Invitados, los de siempre: una psiquiatra (del equipo de la Vall d’Hebron), una mujer diagnosticada de TDAH en la edad adulta, el presidente de la federación de asociaciones y una pedagoga muy conocida. Bien, pues como no aprendo se me ocurrió comentar en el facebook del blog que me parecía más de lo mismo, los mismos de siempre repitiendo frases de memoria y sin aportar nada nuevo. No critiqué nada de lo que se dijo, solo dije que era lo mismo de siempre.



Se echa a faltar una charla como esta pero que en la mesa también haya algún profesional crítico y se pueda debatir abiertamente para que cada uno pueda elegir libremente y formarse su propia opinión. Una de las respuestas fue esta (literal):



“Que lastima que hayan personas como la que ha opinado que esto es más de lo mismo, este tipo de opiniones si son siempre por lo mismo, miedo e ignorancia, opiniones personales que lo único que hacen es tirar piedras a su propio tejado y de paso al de todos los afectados, si fuera por mi medicaría por ley a todos los tdah diagnosticados, los niños no son nuestros ,alguien imparcial debería velar siempre por su bien estar, y otro gayo le cantaría al mundo entero”



Por supuesto que es una opinión personal, solo faltaría, y espero que la suya también porque como haya mucha gente que comparta la barbaridad de cosas que ha dicho esta persona en tan pocas palabras deberíamos preocuparnos. A mí me ha entrado el pánico: ¡ha ocurrido! ¡Aldous Huxley tenía razón en “ Un mundo feliz”! .


La respuesta a pedir un debate abierto en televisión, con diversidad de opiniones, es “medicar a todos los TDAH por ley”. Bravo, bravo y bravo. Como me recuerda a tiempos que es mejor olvidar… ¿los niños no son nuestros? Entonces, ¿de quién son? ¿del estado? ¿de los psiquiatras? Que yo sepa de momento nos corresponde a los padres tomar esas decisiones y el día que no sea así preparaos. Nuestro hijo es nuestro y nadie, excepto él cuando sea suficiente maduro para hacerlo, va a decidir por nosotros lo que es mejor para él.


¿Alguien imparcial? Ponme un ejemplo. Yo no quiero a nadie imparcial decidiendo por mí, yo quiero a la persona más preocupada porque nuestro hijo esté bien tomando esas decisiones y os aseguro que no se me ocurre nadie más interesado y motivado en conseguirlo que mi mujer y yo. ¿Qué quiere decir “alguien imparcial”? ¿se refiere a que no esté condicionado por la presión de las farmacéuticas? ¿alguien que no ame al niño? A lo mejor es como los policías que no pueden investigar casos en los que tengan vínculos afectivos. No señor, creo que la medicina es otra cosa, o por lo menos debería serlo. No quiero a nadie velando por mi bienestar y el de los míos, soy mayorcito y lo suficientemente responsable como para tomar mis propias decisiones.


Nunca discuto con nadie por el hecho de medicar o no a sus hijos porque creo que igual que yo decidí no hacerlo porque era lo mejor para el mío, los demás, si lo hacen, será porque piensan que es lo mejor para los suyos, pero la falta de tolerancia de este comentario no me ha dejado más remedio que expresarme. Espero que en el mundo no haya muchas personas como usted que no toleran que nadie piense diferente. Recapacite sobre lo que ha dicho, escúchese a sí misma y aprenda a disfrutar de la diversidad y del debate sano sin insultos y desde el respeto. En lo único que ha acertado es en que es mi opinión personal, algo que yo esperaba se respetase. Dudo que usted, después de escribir lo que ha escrito esperase respeto, al menos por mi parte ni lo tiene ni lo tendrá nunca mientras defienda semejantes afirmaciones. A mí no me gusta especialmente el gallo que canta ahora en este mundo, pero lo prefiero al suyo un millón de veces.


Jordi Badia

lunes, 28 de marzo de 2011

CLASE MAGISTRAL DEL Dr. JORGE BARUDY

Os dejo este "Slideshare" sobre el maltrato infantil, que viene al caso del Sindrome de estres postraumatico infantil (SEPTI) que ya os comenté iba a seguir de cerca. Es una clase magistral del Dr. Jorge Barudy que ya os presenté en una entrada reciente. La fuente de esta presentación es el blog http://meiycarla.blogspot.com/
de Carmen y Jose que tambien son blogueros de  http://lospadressonmaestros.blogspot.com/ y a los que doy las gracias por el material que compartimos y por hablar tan bien de nuestro blog. No dejeis de visitarlos.



domingo, 27 de marzo de 2011

"Cuando a una persona se la reconoce, crece"

Saturnino de la Torre, catedrático de Didáctica e Innovación Educativa en la UB
Empezó siendo profesor de primaria y de bachillerato hasta que entendió que a quien había que formar era al profesorado. Ha sido coordinador del Grupo de Investigación y Asesoramiento Didáctico, promotor de la Red Internacional de Creatividad y presidió la Asociación para la Creatividad. Toda su vida ha girado en torno a la innovación educativa, la creatividad y su estimulación, con más de cuarenta títulos publicados. "Educar es sacar lo mejor de cada persona", asegura. Para él, nunca es tarde para aprender a vivir y a relacionarse, por eso impulsa el III Forum Internacional Innovación y Creatividad. La adversidad como oportunidad (sidtransdisciplina@yahoo.es).

Fuente: http://www.lavanguardia.es/lacontra/20110304/54122411029/cuando-a-una-persona-se-la-reconoce-crece.html



Qué aprendió como maestro?

Lo importante que es el cariño, el trato, el generar confianza... Transmitir al alumno la idea de que crees en él.

¿En todos?
Todo alumno tiene al menos una capacidad que le hace sobresalir; debemos ayudarle a encontrarla, porque cuando a una persona se la reconoce, crece y se entrega al aprendizaje. La ciencia nos está demostrando que pensamiento y emoción están unidos, así nace un nuevo concepto...

Sentipensar.
No hay ninguna acción humana, dice el biólogo Maturana, sin una emoción que la establezca y la torne posible como acto. Tanto el pensar como el actuar ocurren en el espacio determinado por las emociones.

¿Y cómo se lleva a las aulas?
Siendo conscientes de que se aprende con todo el cerebro. Palabra, imagen, música, símbolos, se refuerzan unos a otros.

¿Eso significa que hay que relacionar la música con las matemáticas y la lengua?
Sí, se trabaja con proyectos integradores de varias disciplinas, se incorpora la vida en el aula.

¿Y qué conseguimos con eso?
Hasta ahora nuestra educación ha estado basada en contenidos empaquetados y el alumno se ha alimentado de este tipo de comida.

No suena muy bien.
Es necesario otro tipo de alimentación que les ayude a desarrollar competencias, conocimientos, habilidades, actitudes, valores... Estamos formando a la persona, al ser.

Cuénteme sus experiencias.
Hay jóvenes que han llegado al bachillerato sin sentir ningún tipo de emoción hacia el conocimiento, sencillamente porque hemos sacado la emoción de las aulas.

Puro trámite para el futuro.
Así es. Hay que cambiar la conciencia, en la educación hacen falta reformas de base, de visión, darnos cuenta de lo importante que son los valores, las relaciones. Mi función no es enseñar, sino hacer que el alumno aprenda.

Está claro que algo falla.
Hemos pasado por cuatro grandes etapas en la educación. En la era agrícola el fundamento de la educación eran las creencias. En el siglo XVIII vino la industrialización y con ella la instrucción, el conocimiento de la ciencia. En los años ochenta aparecen las telecomunicaciones y pasamos de los conocimientos a las competencias, del creer al tener: conocimientos, riqueza, poder...

¿Y ahora?
Estamos en el saber hacer, y debemos educar para ser. Simplificando mucho, educar es sacar las capacidades y la bondad que hay en las personas. En todo ser humano hay creatividad y hay bondad, ¿por qué no tratar de compartirla?

La creatividad es uno de sus temas.
Treinta y ocho años de investigación. En la infancia tenemos un gran potencial creativo que luego queda dormido y emerge, en el mejor de los casos, ante la necesidad, ante la adversidad. ¿No sería mejor incorporarlo como herramienta desde la infancia?

¿Cómo?
Eso es lo más fácil: hay que dejar hacer. El 95% de los alumnos son creativos y sólo lo son el 5% de los adultos, ¿Qué ha pasado?

¿Se ha perdido por el camino?
Sí, por los patrones cerrados de la educación y de la sociedad. El alumno tiene capacidad de crear ideas, de inventar, de vibrar, de emocionarse. Y la emoción es el patrón más importante para que la creatividad emerja.

¿Y para mantenerla a flote?
Favoreciendo su expresión y educándola de acuerdo a las edades: en la primera infancia se expresa a través de la fantasía; en la edad escolar, en la aventura y la incitación al descubrimiento; en la adolescencia, en los retos, y en la juventud, en la búsqueda de las innovaciones y la proyección social. Y se trabaja a través de proyectos integradores.

¿Y cuál es la esencia de esos proyectos?
El camino es crear las condiciones para que emerja la creatividad en ellos y aplaudirla. Si un alumno interviene con algo creativo hay que aplaudirle literalmente. La sensación que siente por ese reconocimiento de su profesor y compañeros es imborrable. Si reconoces una cosa pequeña, se multiplica.

Creatividades hay muchas. ¿Qué hay que aplaudir?
La creatividad debe llevar valor, salir de sí para que el otro se beneficie, y cuando los demás reciben eso y se emocionan, y sienten y les toca, la creatividad se contagia y se multiplica. Se trata de crear habilidades, actitudes, hábitos, competencias básicas.

Entiendo.
Hay que formar en la flexibilidad, que es uno de los valores importantes junto a la adaptación de la creatividad, quien los ha asumido no tendrá fracasos porque será capaz de mudar, de adaptarse a situaciones.

... Condición para la felicidad.
Se trata de crear un escenario más que un aula, de utilizar toda clase de recursos que tengan un componente emocional. Detrás de cada gran idea hay una emoción, una profunda pasión, un deseo, una necesidad de hacer y de comunicar.

¿No le pedimos demasiado a las aulas?
Cuando estoy enseñando matemáticas, con mi manera de hacer estoy transmitiendo unos valores implícitos. Cuando tomo conciencia de ellos y los hago explícitos toman un valor mayor: el del sentido.

Otra gran Contra de La Vanguardia que como siempre invita a reflexionar...

viernes, 25 de marzo de 2011

REVOLUCIÓN EDUCATIVA

¿Es hoy más difícil la convivencia en las aulas? ¿Están bien preparados los maestros para acompañar al niño hasta su adolescencia con una educación que englobe emociones e inteligencia social? Las necesidades de un adulto para vivir en sociedad no son las mismas que hace 50 años, ni lo son tampoco las condiciones de vida de los adolescentes, ni las tecnologías que rodean a todos. Sin embargo, los programas educativos han cambiado muy poco en el último siglo. El psicólogo Robert Roeser nos ayuda a redefinir el papel de profesores y maestros, y a buscar en la ciencia algunas propuestas para mejorar la educación de los futuros ciudadanos.



Punset grande como siempre.

miércoles, 23 de marzo de 2011

TDAH o alta capacidad, la aventura de un diagnostico ( 2ª parte)

Supongo que la mayoría, sino todos, habréis leído la historia de Ramón y su hijo Ignacio, de no ser así la podéis leer aqui .  Bien pues he sabido que finalmente se ha confirmado que Ignacio es un niño con alta capacidad intelectual. Ya se han puesto en marcha todos los mecanismos oficiales para ayudarle en el camino que empezará a recorrer desde ahora. Escuela, padres y consejería de educación pondrán de su parte para que así sea.



 Quería compartirlo con todos y hacer la siguiente reflexión: ¿Cuántos niños como Ignacio habrán acabado medicados por un mal diagnóstico? Afortunadamente en este caso no ha sido así, pero os puedo asegurar que no es lo más frecuente.

Una persona con la que me encuentro por foros, facebooks y demás, con la que siempre estoy en total desacuerdo, leyó la historia de Ignacio y pensando que era la de mi hijo me dijo:

- Haz lo que quieras, pero yo lo veo un TDAH de cajón.

Pues ya lo veis. No todo es lo que parece. La soberbia de creerse en posesión de la única y absoluta verdad lleva al error y la confusión, a no estar abierto a otras opciones y, en estos casos, a medicar a niños sanos que lo que necesitan es ayuda no una pastilla. ¿Su enfermedad es estar en un percentil bajo? ¿Tienen que ser todos iguales o sino ya nos encargamos nosotros de que lo sean?

Muchos se han equivocado en esta historia y por suerte otros se han mantenido firmes, sobretodo los padres. Mucho cuidado con aceptar todo lo que nos dicen “supuestos expertos” a pies juntillas, hagamos caso a lo que nos dice la Sra. Hertz y preguntemos, cuestionemos e investiguemos por nuestra cuenta para tomar una decisión independiente. Que nadie decida por nosotros, son nuestros hijos y confían en sus padres, no les defraudemos.

Solo me queda felicitar a Ramón y a su familia por haber hecho lo mejor para su hijo y agradecerle la generosidad de compartir su historia con nosotros.
 
Jordi Badia

martes, 22 de marzo de 2011

ETIOLOGÍA DE LA DISLEXIA

Publicado en BREAL-Dislexia
Fuente : http://estimulacionydesarrollo.blogspot.com/

Otra gran cuestión que envuelve este trastorno es el origen del mismo, es decir, su etiología. A lo largo de los años se ha hablado de genética, dominancia cerebral, lateralización, alteración cognitiva, etc.



Según la Associació Catalana de Dislèxia i altres dificultats específiques, la historia familiar es uno de los factores de riesgo más importantes ya que en este trastorno se ha observado un alto componente genético. Hasta el 68% de personas disléxicas tiene un progenitor o ambos con el mismo problema, y el hermano de un disléxico tiene el 40% de posibilidades de tener el mismo trastorno. Pennington (1996) coincide con este último dato, destacando que el 40% de los hermanos de niños disléxicos tienen en mayor o menor grado el mismo trastorno y en los padres de disléxicos la prevalencia va desde el 27 hasta el 49%. Teniendo en cuenta estos datos es fácil afirmar que la dislexia tiene una fuerte carga genética, aunque no está demostrado el tipo de herencia por el que se rige.

Por otro lado, han sido muchos los estudios que han pretendido esclarecer las causas de la dislexia, buscando en déficits neurológicos.

En un primer estudio se llegó a la conclusión de que la dislexia se debía a un defecto congénito del cerebro que afecta a la memoria visual de las palabras y letras, cosa que les provoca las dificultades que manifiestan estos sujetos en reconocer o comprender las palabras escritas.

Otro estudio posterior determinó que la dificultad de establecer la dominancia cerebral en cuanto a la competencia de imágenes provocaba la estrefosimbolia, esto es, invertir los símbolos.

En 1956 Drew realizó un estudio según el cual las dificultades en el reconocimiento e interpretación de las palabras se explican a la existencia de ceguera verbal congénita, cosa que se debe a un retraso en el desarrollo de los lóbulos parietales.

Años más tarde, en 1970, Critchley concluyó que la causa de la dislexia era la inmadurez del desarrollo cerebral, cosa que provocaría las rotaciones, inversiones, omisiones, sustituciones y los problemas de pronunciación y análisis estructural.

Un estudio sobre los problemas de conducta de los niños disléxicos (Hirsch, 1968) vuelve a poner el acento en el retraso de la dominancia lateral, lo cual sería causante de la mala memoria para los detalles, la distorsión en la reproducción de configuraciones espaciales, los problemas viso-motores, la desorganización personal, etc.

Actualmente, sin embargo, existe controversia respecto a los factores neurológicos implicados en la dislexia.

Rosa Mª Rivas Torres y Pilar Fernández Fernández (1994) destacan las aportaciones procedentes desde perspectivas neurológicas y cognitivas, analizando los factores neurológicos estudiados en relación a la dominancia cerebral y la lateralidad, por un lado, y los factores cognitivos responsables en el proceso de lectura, por el otro.

Para estas autoras, los signos y síntomas que muestra un sujeto disléxico se deben a un retraso madurativo que provoca una afectación de las relaciones espaciotemporales, la motricidad, la discriminación perceptiva, los procesos simbólicos, la capacidad atencional y numérica y/o las habilidades sociales y personales.

En la misma línea se encuentra Margarita Nieto (1988), quien considera que la dislexia se debe a una inmadurez o disfunción neuropsicológica, ya que las dificultades que presentan los sujetos disléxicos son las mismas que manifiestan, de modo transitorio, los lectores aprendices.

Siguiendo estas dos categorías establecidas, vamos a hacer un repaso por las conclusiones extraídas a raíz de los resultados de diferentes estudios que comparan disléxicos y buenos lectores.

Empezando, pues, con los factores neurológicos Monedero (1984) expone que la mayoría de sujetos disléxicos presenta lesiones cerebrales, no obstante, existe un acuerdo generalizado en afirmar que no existe relación causal entre la alteración orgánica y las dificultades de aprendizaje de la lectura.

Dentro de los trastornos neurológicos, se encuentran los perceptivos, tanto visuales como auditivos. En cuanto a los primeros, ante el gran porcentaje de niños disléxicos que presentan dificultades en pruebas visomotoras, de localización y apareamiento visual y análisis visual, algunos autores, como Leisman (1976), concluyen que los sujetos con dislexia presentan dispraxia ocular y no lateralización de la mirada, cosa que provoca sacudida oculares tan rápidas que impiden al cerebro procesar la información. En relación a los trastornos auditivos, a pesar de que los autores no llegan a un acuerdo, la hipótesis fonológica es la más respaldada, apoyada por Monedero (1984) entre otros, la cual explicaría los problemas de segmentación, identificación de fonemas, rima, etc.

En relación a los problemas de organización espaciotemporal, manifiestos por las dificultades que presentan los niños disléxicos al orientar las letras o recorrer las líneas, los autores tampoco se ponen de acuerdo.

Por último, dentro de los factores neurológicos, también encontramos los estudios sobre lateralización. La dominancia cerebral y la especialización hemisférica han sido posiblemente los factores a los que se les ha otorgado, con más frecuencia, el papel de causantes de la dislexia. Sin embargo, los autores apuntan a que la lateralidad por ella misma no es causante de ningún trastorno, sino que lo que causaría dificultades sería el no establecimiento de dominancia y especialización, es decir, un cerebro inmaduro en ese sentido.

Por otro lado, desde los años ochenta, con la aparición de la psicología cognitiva, empiezan a cobrar importancia los procesos implicados en la lectura como punto de partida para describir y estudiar los componentes afectados en la dislexia.

Así, se estudia el papel de la memoria en la lectura y los déficits que estos niños presentan, sobretodo en la memoria a corto plazo, sin llegar a una explicación clara y unánime. También se estudian, a parte, los problemas de lenguaje oral, y son muchos los autores que los correlacionan con las dificultades de lectura. Actualmente, coinciden en que los sujetos con dislexia presentan problemas en la codificación fonológica, no en el procesamiento verbal general.

Cierto es que no existe unanimidad respecto a las causas de la dislexia, aunque todo parece indicar que la inmadurez cerebral es la explicación más apoyada últimamente.


Bibliografía
• Esclat Lovat, Joan. “La dislexia. Un enfoque rehabilitador en la lecto-escritura”. Isep textos. 1999
• Artigas, Josep. “15 cuestiones básicas sobre la dislexia”. Coorporació Sanitària Parc Taulí. 2005. Artículo extraído de: http://www.cspt.es/
• Oltra Abarca, Vicente. “Dislexia: Información, Diagnóstico y Tratamiento de la Dislexia”. Artículo extraído de: http://www.psicopedagogia.com/
• Rivas Torres, Rosa Mª y Fernández Fernández, Pilar. “Dislexia, disortografía y disgrafía”. Ediciones Pirámide, S.A. 1994.

Sheila García

sheila.garpe@gmail.com

Diciembre, 2009

El comentario de Rosina Uriarte

Si como dice este artículo, y tal como se ve desde la neuropsicología y sus implicaciones en el aprendizaje, la dislexia se debe a una inmadurez neurológica o cerebral, lo que debe hacerse es trabajar por lograr la madurez necesaria para que el niño funcione a todos los niveles, incluídos los que nos ocupan en este caso, relacionados con la lectura.

Me ha parecido interesante el artículo pues no contempla la desgastada discusión de si los problemas de lectura en cada niño se deben realmente a una "dislexia" o si aparecen asociados a problemas de otro tipo con diagnósticos que contemplan otros nombres. Cuando hay otro diagnóstico se tiende a anular el resto de posibles diagnósticos, dando importancia solamente al que muestra síntomas más llamativos. Así la dislexia no se consideraría tal si está dentro de otro síndrome. Esto parece absurdo si, por definición, la dislexia supone "dificultades en la lectura". La causa debe importarnos solamente de cara a buscar la solución, no para darle vueltas al nombre que se le pone al problema o conjunto de problemas.

Concretando y enlazando con la información que nos da el artículo: la dislexia es debida a una inmadurez cerebral. Esta inmadurez cerebral puede reflejarse en diferentes aspectos (entre otros) como una pobre lateralización, un deficiente sistema visual y/o auditivo.

Es importante tener esto en cuenta para trabajarlo.

Porque es interesante conocer la "etiología" de los problemas, de dónde vienen, las causas... Pero mucho más interesante es conocer esto con el objetivo de buscar soluciones.

Si existe un problema de lateralidad, hay que tratarlo con un programa de ejercicios que favorezcan la correcta lateralización.
Infórmate en este mismo blog y en el Instituto Médico del Desarrollo Infantil.
Lecturas recomendadas: "La lateralidad. 100 preguntas-100 respuestas" y "El desarrollo de la lateralidad infantil. Niño diestro - niño zurdo".

Cuando hay una visión poco eficaz (aunque el niño pueda tener una agudeza visual del 100%, su sistema visual puede no estar funcionando adecuadamente para realizar las tareas escolares como la lectura o la escritura) es necesario trabajar desde la terapia visual llevada por un optometrista comportamental o del desarrollo.

Infórmate en este mismo blog, en el blog Visión y Aprendizaje y en la página de SIODEC.

Lectura recomendada: "Tanta inteligencia, tan poco rendimiento. ¿Podría ser la visión la clave para desbloquear su aprendizaje?".

Si es el sistema auditivo el que está funcionando de una forma deficiente dificultando el aprendizaje (aunque los médicos nos digan que el niño oye "bien"), conviene una evaluación y posible tratamiento por parte de alguno de los métodos de reeducación auditiva existentes. Yo recomiendo el método Berard por ser el que mejor conozco, pero hay otras opciones como el método Tomatis, SENA o Johansen.
Infórmate en este mismo blog o en los enlaces anteriores.
Lectura recomendada: "Reeducación auditiva para el éxito escolar y el bienestar emocional".

Rosina Uriarte

lunes, 21 de marzo de 2011

La charla en Cosmocaixa: Jorge Barudy

Este es un resumen de una charla de adopción en Cosmocaixa hecho por Una madre de marte . Os recomiendo su blog y le doy las gracias por dejarme publicar su entrada tal cual lo hizo ella. Quiero aprovechar esta entrada para presentaros a Jorge Barudy (en la foto). Es un psiquiatra de quien he oído hablar muy bien. El resto de la entrada es literal de la fuente.


La primera parte corrió a cargo de una gente muy interesante, el psiquiatra Jorge Barudy y la psicóloga Marjorie Dantagnam, pareja y residentes en Barcelona, padres de una niña adoptada, exiliados chilenos, tienen un centro en Barcelona llamado Exil que trabaja con víctimas de tortura, maltrato y violación de derechos humanos, y tienen un programa para niños adoptados víctimas de malos tratos en su primera infancia (asumí que entienden los malos tratos de forma amplia, es decir, que el abandono e institucionalización se pueden considerar malos tratos, aunque los casos presentes en la mesa eran bastante heavies: abuso sexual, niños de la calle, etc). Me gustó mucho el planteamiento y el enfoque que utilizan, me pareció un aporte bastante positivo teniendo en cuenta el punto de partida.

Jorge Barudy tiene varios libros publicados, alguno de ellos sobre resiliencia.



Algunas cosas que apunté:

— Nuestra experiencia nos dice que los niños han resuelto bien el tema de los orígenes: para ellos hay dos formas de llegar a ser hijo, o nací de la barriga de mamá, o me fueron a buscar (me adoptaron).

La negligencia y el abandono desorganizan el cerebro emocional. Por esto muchos niños adoptados tienen problemas con el manejo de emociones, la sexualidad y la agresividad.

El estrés crónico intenso provoca inundaciones tóxicas con cortisol en el cerebro, que pueden conllevar pérdida de tejido neuronal, y por tanto, dificultades para aprender.

— Las experiencias dolorosas y el estrés, provocan dificultades para modular las experiencias – por esto muchos niños adoptados tienen estas explosiones de rabia que nos recuerdan al niño del exorcista (era niña, pero bueno; aquí se oyó un murmullo general de reconocimiento entre los padres presentes).

— Las carencias y el estrés desorganizan los lóbulos prefrontales, lo que conlleva dificultades para reflexionar, asumir las consecuencias de nuestros actos y planificar, por esto a nuestros hijos a menudo hay que repetirles las cosas más allá de lo que nos parece razonable.

— Los niños siempre hacen las estrategias más inteligentes para sobrevivir. Aplican en casa estrategias que les han permitido sobrevivir en entornos hostiles. La principal necesidad de los niños adoptados – dañados previamente – es sentirse seguro. Detrás de las conductas desafiantes hay un miedo horroroso. Ante estas actitudes hay que ofrecer respuestas y no reacciones.

— La edad cronológica nos juega a menudo una mala pasada, porque no necesariamente coincide con la edad emocional.

— Las estrategias que funcionan para educar a nuestros hijos son la PACIENCIA y la REPETICIÓN.

— Frente a una pregunta de una madre destrozada porque su hijo de 14 años le había dicho el día anterior que la odiaba profundamente, la psicóloga dijo que, por un lado, tenemos que aprender a entender que este tipo de reacciones no van contra nosotros ni lo que nosotros hemos hecho; por otro, que es bueno que sean capaces de expresarlo, ponerlo en palabras; en tercer lugar, que la mejor estrategia es un discurso tipo “es lo que te ha tocado, vamos a mirar lo más inteligente que podemos hacer con esto”. Esta frase me gustó mucho, creo que podemos aplicarla a muchas cosas en la vida… también los adultos.

— Se minimiza la catástrofe que significa ser adoptado (haber sido abandonado, negligido, maltratado), se les debería considerar afectados como lo son las víctimas de accidentes de tráfico, por ejemplo.

— El trauma temprano hay que reconocerlo como una dolencia que tiene que ser reconocida y luego tratada.

— Ningún diagnóstico hace justicia al trauma que sufren los niños que han sido maltratados.

— Tenemos que dejar de pensar que tenemos algo que ver con los trastornos que sufren nuestros hijos.

— Los criterios de desconfianza, son criterios de supervivencia.

— Los niños que se chupan el dedo son niños que no quieren morirse, estas actitudes, los balanceos de autoconsuelo, etc, son homenajes a la vida.

— Los mayores expertos en crianza de niños adoptivos son los padres adoptivos.


Hubo intervención de 3 familias, la última de ellas durísima, de los padres de un niño que ha sido expulsado de varios colegios, les insulta a diario… dicen que lo han probado todo, todas las terapias, oficiales y alternativas, y que han acabado llegando a la conclusión de que lo único que explica todo lo que hace su hijo, es la adopción.

Después del café, se presentó el libro “Indómito y entrañable”, escrito por el padre de un niño (hoy adulto) adoptado con 10 años, venía a decirnos que él sabía “lo que pasa y cómo termina”.



Hablaron el padre y el hijo.

El padre dijo que:

— Los padres adoptivos tenemos que inventar nuestra forma de ser padres, porque no hay modelos.

— La educación es riesgo.

— Educamos a nuestro hijos frente a una serie de principios irrenunciables:

– Incondicionalidad de nuestra paternidad

– Límites

– No compasión

- No engañar al niño

– Cuando no se nos ocurre nada, no hacemos nada

– Presencia permanente

– Nos acomodaremos todo lo que sea posible para seguir tu ritmo.

— Los niños avanzan en zigzag, no en línea recta.

— Queremos que se esfuercen como nosotros queremos y no como ellos pueden

— Hemos de creer en ellos contra toda esperanza.

De la intervención del hijo me quedé con que lo que más le había ayudado era la resistencia de sus padres, y que cuando tenía esas rabietas incontrolables, se sentía otro, no reconocía a los que tenía delante, sólo quería destrozar, pero como más destrozaba, más ganas tenía de destrozar.

domingo, 20 de marzo de 2011

YO SOY REBELDE...O ESO ESPERO

Noorena Hertz nos cuenta en este video que los expertos no tienen porque tener siempre la razón. Seamos rebeldes y cuetionemosles, hagamos que se expliquen, que nos expliquen las evidencias de lo que dicen. Los médicos, por ejemplo, "se equivocan 4 de cada 10 veces diagnosticando". Pero nosotros dejamos que los expertos tomen las decisiones por nosotros. La Sra. Hertz  lo explica mejor en este video que he encontrado gracias Mery del blog  Diari d'una apraxia .


"Caminamos hacia una sociedad de enfermos"

Otra contra de La Vanguardia que merece la pena.
Sentido común

Lo más estimulante para un entrevistador es encontrar gente que piense por sí misma, que cuestione, que nos regale material sobre el que pensar... Peteiro reivindica el papel de la ciencia como búsqueda de conocimiento y descree de esa moda de dar a todo acto humano una explicación hormonal. Nos recuerda la importancia de la relación médico- paciente por encima de los protocolos, y nos advierte de la tendencia a medicalizarlo todo. Le entristece el ombliguismo de muchos hospitales, esa idea de que si algo no se cura aquí, no se cura en ningún sitio: ¿Hay que relacionarse con otros hospitales del mundo¿. De todo ello ha hablado en la Biblioteca del Camp Freudià de Barcelona.

                                Javier Peteiro, doctor en Medicina y bioquímico
 
La podeis leer entera aquí. Os adelanto algunos  fragmentos.
 
 "En el ADN no hay una relación causa-efecto como se creía hace años; las partes influyen en el todo y el todo en las partes. Su complejidad es fabulosa, y mantener frente a eso un reduccionismo ingenuo es absurdo [...]"
 
"[...] se asume, por ejemplo, que la depresión es una carencia de determinados neurotransmisores cuando eso es una mera hipótesis. Entonces a la gente le recetan antidepresivos para dar y tomar, cuando su eficacia es altamente dudosa."
 
"Hay genes que se han asociado a un comportamiento violento."
"Sí, y es muy peligroso, si yo tengo unos genes de riesgo físico o psíquico, nadie me va a contratar. Además, son teorías que años después se desmontan, como vimos con la de los cromosomas XYY de los asesinos."




"Caminamos hacia una medicina por protocolos y hacia una sociedad de enfermos, porque lo que antes era normal –ahora siguiendo el esquema de salud que auspició la OMS–, ha pasado a ser enfermedad. Según ese esquema, nadie está sano: un adolescente por ser adolescente, una persona mayor, por ser mayor; algo absurdo."


"Es decir, lo estamos medicalizando todo. Si no estamos enfermos, estamos en riesgo de estarlo, con lo cual hay que tratar ese riesgo, sea el colesterol, el azúcar, la tensión, el sol, o lo que sea. Vivimos en un mundo en el que parece que sea casi milagroso que vivamos, ¿y eso qué lo favorece?


El negocio.

Evidentemente, hay un peso de las farmacéuticas, pero también la medicina está dirigida por las grandes empresas diagnósticas, de imagen, de análisis, que son necesarias, pero hay asociado a ese carácter técnico una obsesión por cuantificarlo todo.

¿A qué se refiere?

No es que un niño tenga un carácter u otro, hay que hacer test. Si te encuentras en plena forma, no importa, hay que medir el colesterol, y si está por debajo de una cifra –que cada vez ponen más baja–, hay que tomar un medicamento de por vida."


Como veis una persona que llama a las cosas por su nombre. Bravo por La Contra de La Vanguardia que siempre encuentra grandes personas y bravo por el Sr. Peteiro.

viernes, 18 de marzo de 2011

EL RINCONCITO DEL CINE

Me habían hablado de esta película india sobre un niño con dislexia. Ayer tuve el enoooooorme placer de verla. Además de una realización excelente y unos actores estupendos, la historia te llega a lo más hondo. Quizás sea por estar sensibilizado con el tema, pero el hecho es que consiguió arrancarme las lagrimas (más de una vez por cierto). Salta a la vista que es una película hecha no solo para contar una historia preciosa sino para dar a conocer una realidad que sufren muchos niños del mundo y que aún hoy, y a pesar del esfuerzo de muchos padres y asociaciones, sigue siendo muy desconocida. Démosle difusión a esta película para que cada día más gente pueda comprender que es la dislexia, pero sobre todo para que todos comprendamos como lo viven estos niños, con reproches por parte de profesores y padres y la autoestima por los suelos. Seguro que esta maravillosa película ayudará a cambiar eso, porque como reza el título “Cada niño es especial”.

jueves, 17 de marzo de 2011

¿Tal vez tu hijo es disléxico y nadie lo sabe?

El trastorno es casi clandestino en muchos colegios - La dislexia puede alcanzar a casi el 10% de la población y está plenamente diagnosticada en EE UU y Reino Unido

Fuente: http://www.elpais.com/articulo/sociedad/vez/hijo/dislexico/nadie/sabe/elpepisoc/20080313elpepisoc_1/Tes
MARUXA RUIZ DEL ÁRBOL 13/03/2008
Si Bill Gates hubiera estado escolarizado en España el mundo tal vez no conocería Windows. Es disléxico. Y mientras el sistema escolar de EE UU detecta y cuida de manera precoz al 10% de personas que, de forma leve o severa padecen este trastorno, en España los profesores no reciben formación específica para aprender a guiarse frente a un alumno que no consigue plasmar en nuestro alfabeto las ideas, a lo mejor brillantes, que bullen en su cabeza.




Las asociaciones, jóvenes y con escasa ayuda, dan la voz de alarma. Reconocen que la Ley Orgánica de Educación (LOE) fue la primera ley que, en 2006, desveló en un papel oficial la existencia de este mal silencioso. A pesar del avance, en el día a día de unos centros educativos gestionados por las comunidades autónomas, miles de niños no encuentran el apoyo necesario para adaptar el caos creativo de su cabeza a la rigidez de los planes escolares que están obligados a seguir. Sumidos en la clandestinidad de su enfermedad son fácil pasto del fracaso escolar y se les hace pasar por vagos e ignorantes.


No hay estudios fiables en España sobre el número de personas que padecen este trastorno de aprendizaje. La Federación Española de Disléxicos (FEDIS) basa sus cifras las de la Unión Europea, que estima en 38 millones los ciudadanos del Viejo Continente que sufren esta patología. Proyectando el cálculo, entre un 10% y un 15% de los españoles padecería en algún grado esta disfunción. Pero María Pàrraga, directora de la fundación que regenta el único colegio para disléxicos que hay en España, El Brot de Barcelona, hace una estimación distinta, calcula que el 3% de los fracasados escolares son disléxicos. La necesidad de recurrir a la cuenta de la vieja para hacer esta estimación es una buena prueba de la invisibilidad de los disléxicos en las aulas. "En todo caso son más de los que los colegios aciertan a reconocer" afirma el presidente de FEDIS, Iñaki Muñoz.

La logopeda Maribel Martín, del estudio Eduvoz, explica en lenguaje técnico las claves de la disfunción. La dislexia es "un trastorno neuronal en la lecto-escritura que dificulta en distintos grados la capacidad para distinguir y memorizar las letras o grupos de letras, el ritmo y orden de su colocación para formar las palabras y produce una mala estructuración de las frases, lo que afecta tanto a la lectura como a la escritura. Los disléxicos tienen dificultades para aprender a leer y a escribir, pero no padecen retraso mental ni carencias del entorno socioeducativo".

En el mundo de un disléxico, esta perorata científica se siente de otra manera: en la cabeza una mancha de color sangre y en la mano un lápiz inmóvil, incapaz de asociar el carmín con las letras R-O-J-O. Sucedió hace años, en la cabeza y en la mano de Alair, una niña que quiso escribir la dirección de su amiga María Rojo y no pudo. Fue sólo una anécdota más, un nuevo paso del torpe baile de imágenes, números y letras en el que vive. Para ella rojo (el color), rojo (el sonido) y rojo (la unión de letras y sílabas que describen en castellano la mancha bermellón que distingue en su cabeza), son conceptos separados. Le cuesta establecer la relación entre lo que ve, lo que pronuncia y lo que escribe. A veces no consigue asociarlos porque, aunque comprenda perfectamente el concepto, es incapaz de descifrar el lenguaje escrito. El mundo está codificado en un lenguaje que ella no puede entender.

Pàrraga dice que el mayor lastre de esta disfunción es su naturaleza introspectiva y silenciosa. "El disléxico no es un alumno espectacular. Tiene buen cociente intelectual y muchos son capaces de buscar recursos para salir adelante". Su discapacidad se esconde incluso a los ojos de quien la sufre porque la percepción de las cosas siempre ha sido igual. Para ellos es lo normal, el desorden de siempre. Ven las letras del revés, se les apelotonan ante la vista como una tormenta alfabética. Se concentran, pero no entienden. Se aburren, desconectan, se despistan, les regañan, se concentran, no entienden, se despistan, les regañan, no entienden...

Muchos personajes célebres han sido y son disléxicos: el que fue el primer ministro del Reino Unido, Winston Churchill, el pintor Pablo Picasso o Boris Izaguirre, el presentador de televisión que el año pasado quedó finalista al Premio Planeta...del mismísimo Albert Einstein sus profesores decían que "era lento mentalmente, poco sociable y divagaba constantemente en sus estúpidos sueños", según relató su hijo Hans Albert Einstein en una entrevista. Pero en la evolución de la vida del común de los disléxicos, la frontera entre el éxito y el fracaso es demasiado estrecha. Daniel Ottaman es Canario. Tiene 19 años, estudia biología y hace sólo tres le diagnosticaron dislexia. Aquella jornada fue la primera que oyó la palabra que daba una explicación a su calvario. "Había pasado por tres depresiones y por varios ataques de ansiedad y ese día entendí que todo lo que me sucedía tenía una explicación y que no era tonto", comenta.

María Pàrraga, afirma que los países anglosajones son un paraíso para las personas que sufren esta disfunción y un ejemplo para el resto. "Allí su tratamiento está normalizado hasta tal punto que los contenidos de las clases no sólo se guardan en libros sino también en soportes interactivos donde el conocimiento está explicado en clave de imagen". Tanto en Reino Unido como en EE UU la dislexia es considerada una discapacidad por lo que quienes la sufren tienen derecho a becas y ayudas. En la Universidad de Oxford, por ejemplo, hay 20.000 estudiantes. De ellos 1.020 son discapacitados, el 48% disléxicos. En cambio, en la Universidad Autónoma de Madrid tan sólo 115 de sus 28.000 estudiantes están registrados como minusválidos. Ninguno es disléxico porque en España no se contempla como discapacidad.

Igual que en las aulas, los disléxicos han sufrido las consecuencias de la clandestinidad de su dolencia en el marco legal español. La LOE reconoció por primera vez en 2006 la existencia de esta enfermedad silenciosa bajo el nombre de "Alumnado con necesidades educativas específicas". Las necesidades educativas especiales (niños discapacitados o con problemas de conducta) ya estaban recogidas en la anterior ley, la LOGSE.

Pero, según la FEDIS, los beneficios del reconocimiento no han llegado mucho más allá del papel. Uno de los redactores de la LOE, Juan López, subdirector general de Ordenación Académica del Ministerio Educación, defiende que la incorporación de la dislexia al ordenamiento ha sido un gran avance, aunque es consciente de que, desde 2006, no ha habido tiempo para recoger sus beneficios.

López remite a los artículos 71 y 72 donde se exige a las comunidades autónomas que dispongan de los medios y recursos necesarios "para que todo el alumnado alcance el máximo desarrollo personal, intelectual, social y emocional". La responsabilidad de su aplicación está transferida a las comunidades, pero, "en caso de que no se esté cumpliendo, los ciudadanos pueden poner una denuncia. Por ahora no hemos recibido ninguna".

A partir de la aprobación de la ley se ha establecido un sistema de detección distinto en primaria y en secundaria. Mientras en secundaria es obligatorio que haya un equipo de tres orientadores en cada centro, en primaria (el periodo donde se debería de detectar la dislexia) los llamados servicios de atención temprana, trabajan fuera del colegio. Visitan periódicamente "los 12 ó 13 centros de cada distrito". "Detectan los niños con necesidades especiales o específicas y, dependiendo sus características, la plantilla de profesores se refuerza con psicólogos, fisioterapeutas o logopedas".

Las islas son las autonomías pioneras en desarrollar los artículos 71 y 72. Baleares introdujo hace cuatro años, la Selectividad para disléxicos. Los alumnos tienen más tiempo para la prueba, los profesores leen las preguntas al alumno y en la corrección no cuentan la ortografía. De los 3.438 alumnos que se examinaron en 2007, ocho solicitaron esta prueba especial.

En Canarias, el 30 de enero se aprobó una resolución que exige este mismo tratamiento tanto en los exámenes de primaria como en los de secundaria. Además, pusieron en marcha hace un año cursos de formación en dislexia para cuarenta profesores en Las Palmas y otros tantos en Tenerife.

Dentro de la Península no existen normativas específicas. Desde la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid reconocen que no existe ninguna titulación que especialice al profesorado, pero matizan que 425 especialistas en educación y lenguaje trabajan en colegios públicos de la capital. En el País Vasco se está formando una comisión técnica para dar respuesta a la dislexia y a la disgrafía. La formarán representantes de la universidad, el departamento de Educación del Gobierno Vasco, la asociación de disléxicos Dislebi y miembros del Berritzegune, un órgano de asesores educativos.

El secretario general de la Federación de Enseñanza de CC OO, José Campo, manifiesta que, además, "es fundamental reducir el ratio alumno/profesor en las escuelas para garantizar la atención personalizada de este alumnado". En una clase donde hay un profesor y 30 alumnos "es difícil que el docente detecte y atienda los casos especiales".

Encarna Peyús, experta en dislexia del colegio Montserrat en el barrio de Orcasitas de Madrid, afirma que encontrar un colegio preparado para diagnosticar la disfunción es cuestión de suerte. "Si afirmamos que es crítico que el niño sea diagnosticado precozmente para poder ser tratado, su futuro queda supeditado a que la fortuna le permita ingresar en un colegio que disponga especialistas". Si no le toca esta lotería, sólo la sensibilidad y el dinero de sus padres pueden salvarle de un fracaso seguro.

Respecto al método a utilizar, Irene Herranz afirma que, "todos los niños disléxicos necesitan aprender a leer, pero cada uno a su ritmo, no hay que machacar más su debilidad sino enseñarles caminos alternativos para llegar al mismo sitio. Lo que necesitan es experimentar y manipular su entorno". Su inteligencia les aparta de los planes de educación especial, hace su problema invisible a los ojos de sus profesores y su incapacidad para leer en un sistema que se sostiene en la lectura les frustra y les margina. El silencio de la dislexia no perdona.

Cómo se diagnostica


“Imagínate un reguero de hormiguitas que va por su camino y se topan con una piedra. La fila se deshace, las hormiguitas se despistan y los insectos acaban desperdigados de manera desordenada por donde no debieran. Nosotros los disléxicos tenemos huecos sin información en el hardware”.

Alfonso Callejas, presidente de la asociación madrileña Disléxicos sin Barreras, con sede en Alcorcón, habla en clave de imagen de la causa primera de cualquier dislexia: una disfunción neuronal que sucede durante la formación del feto. La metáfora de las hormiguitas se refiere al viaje que hacen las neuronas durante la formación del feto desde el tubo neural, donde están las células madre, a la corteza cerebral. En ese proceso de migración siempre se producen errores y por ese motivo cada persona desarrolla algunas habilidades con destreza y otras con torpeza.

En el caso de los disléxicos se podría decir que no todas las neuronas se sitúan en el lugar adecuado y las células mal colocadas no forman conexiones. En esa red de cables las zonas afectadas quedan como un nudo, cada uno de ellos se llama ectopia y permanecerá para siempre en el mismo estado. “Por eso la dislexia se supera, pero no se cura”, afirma Callejas. Su asociación desarrolla en su web, www.dislexiasinbarreras.com, esta teoría con un artículo del doctor Franck Ramus, del Laboratorio de Ciencias Cognitivas y Psicolingüísticas de París.

Es, además, una enfermedad congénita. En muchos casos se transmite de padres a hijos. Entre los Callejas no es él el único disléxico. Uno de sus dos hijos, Alberto, de 13 años, también la sufre. Hay más familias de disléxicos entre los miembros de la asociación. José Luis tiene cinco hijos, tres de ellos han heredado de él la enfermedad del baile de las letras y los dos hijos de Charo la padecen también. “Mi marido se enteró de que lo era a los 40. Cuando se la diagnosticaron a mis hijos ató cabos y se dio cuenta de que él también lo era. Antes no se sabía ni lo que era y a mi marido le tocó ser, sencillamente ‘un vago de la clase”.

Las claves más visibles para diagnosticar la dislexia son: retraso en el lenguaje, confusión de las palabras que tienen una pronunciación similar, dificultades expresivas, problemas para identificar las letras y los sonidos asociados, historia familiar con problemas de lectoescritura, inconvenientes para descodificar palabras aisladas, dificultades más importantes para leer palabras raras, lectura lenta, con errores y muy laboriosa y dificultades ortográficas y apuros a la hora de nombrar figuras.

miércoles, 16 de marzo de 2011

¿QUÉ SON REALMENTE LAS DIFICULTADES DE APRENDIZAJE?

FUENTE: http://www.tdahvalles.org/


JOSÉ LUIS COSANO PORRAS
JUAN GREGORIO SANCHEZ MORENO

El niño con trastorno de aprendizaje tiene una pauta desigual en su desarrollo. Puede no tener disfuncionamiento del sistema nervioso central. No debe sus problemas de aprendizaje a pobreza ambiental.

Los problemas de aprendizaje no se deben a retraso mental o a trastornos emocionales. En definitiva, sólo resulta procedente hablar de dificultades de aprendizaje cuando hacemos referencia a sujetos que:
Tienen un cociente intelectual normal, o muy próximo a la normalidad, o incluso superior. Su ambiente sociofamiliar es normal.
No presentan déficits sensoriales ni afecciones neurológicas significativas. Su rendimiento escolar es manifiesta y reiteradamente insatisfactorio.
La sintomatología más general en los alumnos con dificultades de aprendizaje incluye problemas del tipo de los que se indican en los siguientes campos de la conducta y el aprendizaje:
Actividad motriz: hiperactividad o hipoactividad, torpeza motora, dificultad en la coordinación…, Atención: bajo umbral de concentración, dispersión,… Área matemática: problemas en seriaciones, inversión de cifras, reiterados errores en el cálculo,… Área verbal: problemas en la codificación/ decodificación simbólica, irregularidades lectoescritoras, disgrafías,… Emotividad: desajustes emocionales leves, escasa autoafirmación personal,… Memoria: dificultades de fijación, olvidos según curva atípica,… Percepción: inadecuada reproducción de formas geométricas, confusión figura-fondo, inversiones de letras, rotaciones,… -Sociabilidad: inhibición participativa, escasa habilidad social, agresividad…

Además diremos que el diagnóstico siempre deberá ser confirmado o no por el pedagogo o psicólogo especialista. Pero, ¿a qué se deben este tipo de trastornos?, ¿es posible prevenirlos?, ¿el origen de las dificultades en el aprendizaje siempre está en los sujetos que las padecen? Se suelen distinguir tres fuentes causales: La fisiológica ha puesto especial énfasis en la disfunción cerebral mínima, ligada a determinadas “localizaciones cerebrales”.
Así, una disfunción del hemisferio cerebral izquierdo, que es normalmente la sede del lenguaje, podría explicar ciertas dificultades para el aprendizaje verbal, o una disfunción del hemisferio derecho podría ser la causa de dificultad en determinados aprendizajes de tipo grafomotor.



Otro factor estudiado, que podría explicar determinadas dificultades, es el de la dominancia lateral, constatándose que los diestros o siniestros puros suelen tener menos dificultades de aprendizaje que aquellos con lateralidad cruzada. La explicación psicológica tiende a interpretar que los trastornos emocionales que pudieran estar asociados a dificultades de aprendizaje serían la consecuencia de tales dificultades y no su causa, poniéndose el acento en los factores cognitivos, estilos y estrategias de aprendizaje, niveles madurativos de desarrollo y procesos interactivos. Desde la óptica sociológica se hace hincapié fundamentalmente en los aspectos familiares (déficits de estimulación temprana tanto en lo sensorial y psicomotor cuanto en lo cognitivo y verbal, mal aprovechamiento de los llamados períodos críticos de maduración,…) y escolares (dispedagogías, despersonalización de la enseñanza, inadecuación de los métodos y materiales educativos, deficiencias curriculares, organizativas,…). La prevención de las dificultades en el aprendizaje pasa necesariamente por la continuidad de la investigación psicobiológica y pedagógica; por la mejora cualitativa de la educación temprana, iniciada ésta desde el comienzo mismo de la vida y sustentada en las leyes y principios que rigen el desarrollo biológico, psicológico y social; por la mejora del sistema educativo (currículos, metodologías, desmasificación, formación psicopedagógica de los profesores, etc.); por una mayor formación y compromiso educativo de los padres, y por una generalizada preocupación social por la educación y el ambiente ofrecidos a los niños y jóvenes.

En el tratamiento de los alumnos con dificultades de aprendizaje hay que señalar como principios psicopedagógicos de actuación general los siguientes:

- Partir de un diagnóstico correctamente formulado por el profesional competente.

- Elaborar un programa de refuerzo comprensivo y adaptado al tipo de dificultades realmente existentes. – Seleccionar actividades significativamente productivas en función del nivel de maduración del sujeto y de su propio estilo de aprendizaje.

- Controlar de modo permanente la evolución de los aprendizajes.

- Impedir que el alumno cometa errores, tanto en las estrategias como en las ejecuciones.

- Administrar con la máxima profusión refuerzos positivos.

- Combinar metodologías lúdico-activas variadas.

- Evitar tanto el rechazo como la sobreprotección.

- No prolongar el refuerzo pedagógico más de lo estrictamente necesario.

La modalidad de escolarización siempre debe ser ordinaria con los apoyos y refuerzos educativos, individualizados o en pequeño grupo, apropiados, ofrecidos preferentemente en el contexto normalizado de su grupo de edad y aplicados, preferentemente, por su propio profesor-tutor con la colaboración del profesor de apoyo.

martes, 15 de marzo de 2011

Noticia sobre la lucha de unos padres por integrar a su pequeña con autismo.

Noticia extraída de la web Autismo Diario y de El Periódico de Extremadura
http://diaridunaapraxia.blogspot.com/ (gracias Mery)

"Los equipos de protección de menores de la Junta de Extremadura y los Servicios Sociales de base han iniciado las inspecciones para analizar el entorno familiar de los tres niños de 6 a 8 años y con discapacidades relacionadas con el espectro autista que están sin escolarizar porque sus padres se niegan a que ingresen en el Centro de Educación Especial PROA de Cáceres, como dictaminó la Consejería de Educación.

Según han informado las familias, desde finales de febrero han recibido visitas del Servicio de Protección y Atención a la Infancia, de la Consejería de Igualdad y Empleo, con el objetivo de determinar si los menores sufren algún tipo de desprotección en el hogar asociado a la negativa de los progenitores a matricularles en PROA.

Los padres denuncian la presión que --según consideran-- están sufriendo por parte de la Administración regional e insisten en reclamar el derecho de sus hijos a ser educados en un centro de enseñanza ordinario. En su opinión, es en este tipo de colegios donde los niños pueden conseguir una adecuada integración social.

Ana Belén Salas, madre de una de las menores, ha presentado una querella contra la Consejería de Educación por matricular a la niña en PROA sin el consentimiento de los progenitores. La asociación nacional Solcom, dedicada a la lucha por los derechos humanos de las personas discriminadas por su diversidad funcional (discapacidad), ha emitido su apoyo a la familia y su rechazo a la actitud de la Junta."

DESDE AQUÍ NUESTRO APOYO A LAS FAMILIAS DE LOS PEQUEÑOS

Niños increibles

Puede que no venga al caso, pero he visto este video y me he quedado helado. Creo que haré una seccion tipo: Pero, ¿que hacen estos niños?
No os lo perdais.





Gracias Papa por enviarmelo.

lunes, 14 de marzo de 2011

Alteraciones EEG en niños con TDAH

No os dejeis engañar por el título, que sugiere que las hay, porque al final...NO las hay.

http://www.invanep.com/es/alteraciones-eeg.html


ALTERACIONES ELECTROENCEFALOGRÁFICAS EN NIÑOS CON TDAH.

Dr. José Ovidio Cornelio-Nieto.

Departamento de Neurología Pediatría del Hospital Regional de Alta Especialidad del Niño “Dr. Rodolfo Nieto Padrón” Secretaria de Salud, Villahermosa Tabasco, México.


División Ciencias de la Salud, Universidad Juárez Autónoma de Tabasco.


Correspondencia: Dr. José Ovidio Cornelio Nieto. Avenida Gregorio Méndez 2832, Colonia Atasta de Serra CP 8610 Villahermosa Tabasco, México.


FAX: (993) 3 51-10-78 E-mail: drovidio1959@yahoo.com.mx Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Dr. Manuel E. Borbolla-Sala.

Departamento de Investigación del Hospital de Alta Especialidad del Niño “Dr. Rodolfo Nieto Padrón” Villahermosa Tabasco, México.

Dr. Arturo Gallegos-Dimas.

Departamento de Pediatría del Hospital del Alta Especialidad del Niño “Dr. Rodolfo Nieto Padrón” Villahermosa Tabasco, México.


Introducción

El trastorno por déficit de atención/hiperactividad (TDAH) es el principal trastorno neuropsiquiátrico de inicio en la infancia. Se caracteriza por la triada sintomatológica de una disminución de la capacidad de atención, hiperactividad e impulsividad. El diagnostico del TDAH es eminentemente clínico, no existen estudios de laboratorio o gabinete que sirvan para apoyar este diagnóstico en la practica clínica. El cuestionario DSM-IV-TDAH (1) es el más utilizado para detectar niños con TDAH y recientemente se ha propuesto en Latinoamérica el Cuestionario para escolares y adolescentes latinoamericanos para la detección del trastorno por déficit de atención/hiperactividad (CEAL-TDAH)(2). Para evaluar los resultados de estas encuestas y considerar que un niño tiene un TDAH se requiere experiencia y habilidad.

A pesar de lo anterior el electroencefalograma (EEG) es el estudio más solicitado por los profesionales afines de la salud mental que valoran niños con probable TDAH (psicología, psicopedagogía, etc.) y en ocasiones si el paciente no lleva este estudio aun y cuando el diagnóstico se haya realizado clínicamente estos profesionales incluyendo a los padres del niño pueden poner en duda el diagnóstico pues no se le ha hecho al paciente ningún estudio.

En el TDAH se ha observado un aumento de grafoelementos anormales en el EEG (3, 4, 5, 6, 7,8), por lo que consideramos necesario informar lo que se observa en el EEG en la población infantil con TDAH en nuestro medio.

En el presente estudio se analizaran: ¿Cuáles son las alteraciones electroencefalográficas en niños con TDAH, su relación con asfixia perinatal, aprovechamiento escolar, la presencia de tics y de epilepsia, que acuden a la consulta externa de Neurología y Pediatría del Hospital Regional de Alta Especialidad del Niño “Dr. Rodolfo Nieto Padrón”?

En el Sureste de la República Mexicana, región donde se encuentra el estado de Tabasco no se tiene hasta el momento ningún estudio de alteraciones EEG en niños con TDAH por lo que este seria el primer estudio que analiza estos hallazgos.

OBJETIVO: Analizar y determinar las alteraciones electroencefalográficas (EEG) que presentan los pacientes de 4 a 14 años de edad con TDAH, que acudieron al Hospital del Niño "Dr. Rodolfo Nieto Padrón" en el periodo de Enero a Julio del 2010.

Metodología: Se realizó un estudio prospectivo observacional y analítico, de enero a julio de 2010 para la detección de alteraciones EEG en la población infantil con el diagnóstico de TDAH que acudió al Hospital del Niño Rodolfo Nieto Padrón; se aplicó el cuestionario latinoamericano para TDAH y el DSM-IV, además de una encuesta para detección de factores de riesgo, posteriormente se realizó un EEG el cual fue interpretado por un neurólogo pediatra, se creó una base de datos ex profeso para vaciar los resultados de estos EEG, donde se incluyeron edad, sexo, asfixia perinatal, antecedentes familiares de crisis convulsivas, medicamento que toma para control de TDAH, presencia de tics, así como los resultados desglosados del EEG. Se indicó si el trazo de EEG era normal o anormal y de estos últimos se especificó localización del grafoelemento.

Resultados: Se incluyó un total de 50 pacientes con resultados de EEG durante el período de enero a julio de 2010, de niños en edades de 4 a 14 años con un promedio de 7.3 años. Con predominio del sexo masculino en 36 pacientes (72%) frente a 14 pacientes (28%) femeninos. De los 50 pacientes encontramos 21 niños con tics motores (42%), con el antecedente de haber presentado crisis convulsivas 4 pacientes (8%), 2 de los cuales cuentan con el diagnóstico previo de epilepsia. El total de EEG en límites normales fue de 31 (34.5%) y 19 de anormales (15.5%). La localización más frecuente de estas anormalidades fue en el lóbulo temporal derecho (28% de los casos). (Ver figura 2).



Con respecto a las variables de “aprovechamiento escolar” antecedente de asfixia perinatal y el uso de metilfenidato, no se encontró una relación significativa. Aunque la presencia de grafoelementos anormales existió en un grupo importante este no se relacionó con la presencia de tics en los pacientes.

Por otro lado se encontró una relación directa entre la presencia de crisis convulsivas y anormalidades en el electroencefalograma.

CONCLUSIÓN

La localización más frecuente de las anormalidades EEG en nuestros pacientes con TDAH se presenta en el lóbulo temporal, sin embargo, hubo presencia de paroxismos focales en otros lóbulos, por lo que no podemos afirmar que esta sea una característica especifica de nuestros pacientes con TDAH. Las alteraciones en la región temporal derecha (28%) se presentaron con mayor frecuencia que sumados al lado izquierdo (17%) arrojan un total del 45%, seguidas de la área frontal izquierda con 22%, parietal izquierda 11%, etc.

Sin embargo, tal y como se ha mencionado previamente también se encuentran ondas lentas alfa en una cantidad menor y de mayor prevalencia las ondas theta. En nuestro estudio la principal onda observada fue la actividad theta de mediano voltaje que no tuvo mayor localización frontal, sino una presentación difusa que se interpretó como dato de inmadurez bioeléctrica cortical (7).

Consideramos que las alteraciones en el EEG no son factores que modifiquen la evolución del paciente, pues la mejoría en un trastorno neuropsiquiátrico debe considerarse según sea la evolución de los signos y síntomas clínicos individuales y que las alteraciones electroencefalográficas que se presentan en pacientes con TDAH son inespecíficas y no influyen en la evolución y tratamiento y no necesariamente constituyen focos epileptógenos, pues muchos pacientes con estos hallazgos nunca van a presentar crisis convulsivas.

Probablemente las alteraciones electroencefalográficas observadas en los niños con TDAH solamente nos están reflejando en estos casos específicos una alteración del funcionamiento bioeléctrico cerebral ya sea focal o generalizado que sin embargo no se observa en la mayoría de los niños con TDAH, por lo que consideramos que el EEG es solo un estudio complementario en el abordaje del niño con TDAH, en el cual el diagnóstico continuará siendo eminentemente clínico.

BIBLIOGRAFIA:

1.-American Psychiatric Association. Diagnostic and statistical manual of mental disorders (DSM-IV), 4 ed. Washington DC: APA; 1994.

2.-Cornelio-Nieto JO, Borbolla-Sala ME, Garcia-Valdovinos S. Estudio poblacional de diagnostico comparativo entre el DSM-IV y el cuestionario para escolares y adolescentes latinoamericanos para la detección del trastorno por déficit de atención/hiperactividad. Rev Neurol 2010; 50(Supl 3): S119-23.

3.-Castañeda-Cabrero C, Lorenzo-Sanz G, Caro-Martínez E, Galván-Sánchez JM. Alteraciones electroencefalograficas en niños con trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Rev Neurol 2003; 37: 904-8.

4.-Bernal-Lafuente M, Valdizan JR, García-Campayo J. Estudio polisomnografico nocturno en niños con trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Rev Neurol 2004; 38 (supl 1): S103-10.

5.-Boutros N, Fraenkel L, Feingold A. A four-Step Approach for Developing Diagnostic Test in Psychiatry: EEG in ADHD as a Test Case. J. Neuropsychiatry Clin Neurosci 2005; 17: 455-464.

6.-Madera-Carrillo H, González-Garrido AA, Gómez-Velásquez FR, Enríquez-De Rivera DZ. Gac Med Mex 2007; 143 (5): 391-400.

7.-Rolon-Lacarriere OG, Olmos-García de Alba G, Solórzano-Gómez E, Hernández-Cervantes J, Gutiérrez-Moctezuma J. Rev Mex Neuroci 2006; 7 (4): 2282-286.

8.-Resendiz-Aparicio JC, Coiscou-Domínguez NR, Yánez-Acosta L, Rodríguez-Rodríguez E, Rivera-Quintero J, Aguirre-García E, Cruz-Martínez E. Actividad epileptiforme en trastornos psiquiátricos infantiles. Rev Neurol 2008; 46: 660-3.

Yo diría que el diagnóstico continuará siendo eminentemente subjetivo.

"De todas formas, el diagnóstico del trastorno se hace teniendo
en cuenta el patrón de conductas de desatención, hiperactividad e impulsividad. Así, se
considera que el trastorno está presente cuando estas conductas tienen mayor frecuencia e
intensidad de lo que es habitual para la edad y el desarrollo del sujeto. También es necesario
que algunos síntomas de hiperactividad-impulsividad o de desatención hayan aparecido
durante la infancia, antes de los siete años, se manifiesten en más de un contexto (escolar,
familiar, etc.), interfieran de forma significativa, y causen deterioro, en el rendimiento escolar o
laboral y en las actividades cotidianas".

Juan Antonio Amador Campos
Departament de Personalitat, Avaluació i Tractament Psicològic
Facultat de Psicologia. Universitat de Barcelona

domingo, 13 de marzo de 2011

HERRAMIENTAS NO FARMACOLÓGICAS EN EL TDA

Profesora: Gladys Veracoechea Troconis

Psicóloga


Especialista en modificación de conducta, autora del libro El déficit de atención sin fármacos (Psimática, 2008)


Dirigido a: padres, docentes, profesionales de la salud y público en general


Inicio: 02 de mayo de 2011

Duración: 8 semanas

Coste: 130 euros, precio especial de 110 euros para las inscripciones realizadas antes del 25 de abril de 2011 y haciendo referencia al código TDA-001

Contenido general del curso: qué es el TDA; evaluación y diagnóstico en el TDA: por qué y para qué; ¿medicar o no medicar en el TDA?, protocolo de intervención sin fármacos: cambios de dieta, bioterapia, terapia cognitivo-conductual, reeducación conductual con intervención de padres y docentes, principios básicos de modificación de conducta, análisis de las variables externas que incrementan las dificultades de atención y la hiperactividad; aspecto emocional en el niño con TDA.

Solicite cualquier información adicional: aulavirtual@psimatica.net  o info@psimatica.com

Los Doritos y la Fanta potencian la hiperactividad en los niños

Algunos colorantes y aditivos hacen que los menores pierden capacidad de concentración y sean más bulliciosos, según la revista 'The Lancet'


http://www.adn.es/

Los colorantes y aditivos artificiales utilizados habitualmente en productos alimenticios infantiles exacerban la hiperactividad en los niños, incluso en aquellos que no sufren ese trastorno, según un artículo publicado este jueves en la revista médica The Lancet. Los Doritos y refrescos como Sprite, Fanta o Pepsi Max llevan estos ingredientes.


No se trata de la primera investigación que establece vínculos entre los aditivos y la hiperactividad en los menores, pero su importancia estriba en que en esta ocasión se ha estudiado a niños de más de tres años y sin que todos sufrieran ese trastorno de conducta.

A los niños se les dieron en unos casos dos mezclas de bebidas distintas que incluían diferentes aditivos y en otros, un placebo.

Los expertos detectaron indicios de hiperactividad en los niños que habían consumido las bebidas que incluían aditivos, como un comportamiento bullicioso, pérdida de concentración, incapacidad para jugar con un solo juguete o completar una tarea, así como mayor locuacidad.

Niños de 3 y de 8 y 9 años

El grupo de científicos de la Universidad de Southampton (sur de Inglaterra) autor del estudio analizó los efectos de los aditivos en las alteraciones del comportamiento infantil en un grupo de casi 300 niños, 153 de ellos de 3 años y otros 144 de 8 y 9.

Entre esas sustancias figuraban el conservante benzoato de sodio (E211), utilizado en refrescos como Pepsi Max, Fanta o Sprite, y los colorantes artificiales E110, E102, E122, E124, E129 y E104, presentes en muchos caramelos y dulces consumidos diariamente por los niños británicos.

Por ejemplo, el E110 se utiliza en los aperitivos de maíz Doritos y el E122 en la Fanta
La mezcla A, que incluía mayores niveles de aditivos, causó "significativos efectos adversos" en todos los niños de tres años, quienes, sin embargo, reaccionaron de forma más variable a la mezcla B, que contenía la media diaria de aditivos que consumen los niños británicos.


Los niños del grupo de mayor edad mostraron un significativo efecto adverso cuando tomaban una u otra combinación.

Advertencia de las autoridades británicas

La Agencia de Control Alimentario británica (FSA) ha rechazado los llamamientos a la prohibición de esos aditivos, pero ha lanzado una advertencia a los padres sobre los riesgos de esos ingredientes si sus hijos muestran indicios de hiperactividad.

La FSA asegura que corresponde a las autoridades de la Unión Europea legislar sobre esos aditivos.

En la presentación de los resultados del informe, el director de la investigación, Jim Stevenson, consideró que podrían tomarse medidas rápidas contra los colorantes artificiales, pero que llevaría más tiempo ir eliminando el uso del benzoato de sodio como conservante.

El negocio mundial de aditivos está valorado en más de 25.000 millones de dólares anuales, según el diario británico The Guardian.

El 15% de los niños diagnosticados como hiperactivos en realidad necesitan dormir más

España es uno de los países en los que en los menores se acuestan más tarde

Unos 700.000 están viendo la televisión todos los días a la una de la madrugada

http://www.adn.es/ciudadanos/
 
Un 15% de los niños a quienes se atribuye un problema de hiperactividad padecen en realidad un trastorno del sueño, según ha explicado hoy el doctor Gonzalo Pin, director de la Unidad del Sueño del Hospital Quirón de Valencia, durante el I Congreso Internacional sobre el Sueño, que se celebra en Barcelona y en el que participan unos 400 especialistas de todo el mundo.


Pin ha explicado que a diferencia de los adultos, en los que los trastornos de sueño se manifiestan con somnolencia diurna, en los niños provoca mayor actividad motora y un cambio de humor que les hace irritables.

Los menores pierden, además, la capacidad de concentrarse, están en continuo movimiento y bajan su rendimiento escolar, síntomas que cumplen con los criterios del Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) y que se asocian con la hiperactividad.



La rutina es necesaria

El doctor Pin asegura que muchos niños clasificados o que cumplen alguno de los criterios del TDAH mejorarían con una buena higiene de sueño, y que se necesita una rutina para que el sueño sea reparador, y que los padres les den la oportunidad de dormir el tiempo que necesitan.

"Ningún niño de menos de 10 años debería estar levantado después de las 21.30 horas, y hasta los 6 años deben dormir una media de 12 horas diarias", ha asegurado.

El director de la Unidad del Sueño del Hospital Quirón de Valencia ha recordado que España es uno de los países en los que en los niños se acuestan más tarde, y que las últimas encuestas cifran en un 20% el número de niños de 6 a 10 años que están viendo la televisión pasadas las 22.00 horas, porque "los niños se acoplan a los horarios de los padres, cuando debería ser al revés".
Se estima además, que unos 700.000 niños menores de 14 años ven la televisión a la una de la madrugada en días escolares.

Menos horas de descanso

Este especialista en trastornos del sueño ha afirmado este experto que en los últimos 20 años se ha perdido una media de 20 y 25 minutos de sueño al día y que los últimos estudios indican que el 52,8% de los adolescentes de 13 a 14 años, más de la mitad, van a clase sin haber dormido las ocho o nueve horas necesarias.
Pin ha puntualizado que aunque los adolescentes tienen tendencia a acostarse tarde porque la melatonina, la hormona que induce a dormir, empieza a segregarse más tarde, "es vital dormir las horas adecuadas en momentos adecuados".
Para este experto, la incorporación de la mujer al trabajo, y el hecho de que los niños se lleven temprano a casa de abuelos o a guarderías incide también en un acortamientos de las horas de sueño.

Diagnósticos equivocados

En los últimos años se ha disparado el número de niños diagnosticados con TDAH, hasta el punto de que a finales de 2005 el Comité de la ONU sobre los Derechos del Niño expresó su inquietud por los falsos diagnósticos de hiperactividad y sugirió más investigaciones sobre los efectos de ciertos medicamentos psicotrópicos prescritos para el déficit de atención.

Este comité estimó que las prescripciones de psicotrópicos a niños se elevan a 17 millones anuales, y que ciertos psiquiatras y grupos de interés han promovido los falsos diagnósticos para lograr un mercado de más de 20.000 millones de dólares al año

Educando niños zurdos

http://www.el-informador.com/

Ser zurdo es mucho más que usar tu mano izquierda más que la derecha. Es un don que por nada del mundo se debe tratar de cambiar. Los zurdos no son torpes ni pretenden hacer todo mucho más complicado; sólo viven en una sociedad que los ignora y antes los perseguía.




Problemas como el corcho que se queda en la botella, las tijeras que no cortan bien, las cuerdas de la guitarra están colocadas al revés, los pupitres universitarios, entre otros, son situaciones que se repiten con frecuencia.

Los zurdos no tienen nada fácil en un mundo en el que todo está pensado y hecho para la mayoría diestra. Quienes tienen su mayor habilidad en la mano derecha no se topan con la misma cantidad de obstáculos que, a diario, deben superar los que operan mejor con su mano izquierda.

Los zurdos, muchas veces, deben luchar contra las barreras que la sociedad les impone. Pero no solamente tienen dificultades físicas, sino que, además, son considerados como verdaderos “fenómenos”, casi como bichos raros que todo lo hacen al revés y de la manera más difícil.

En la casi totalidad de los idiomas derecho o diestro es sinónimo de correcto, justo, recto, hábil, listo, es decir, cualidades positivas. De izquierdo o siniestro no se puede decir lo mismo, ya que en los diccionarios significa también torcido, no recto, viciado, infeliz y hasta funesto.

Si alguna vez un zurdo, de los que tienen la suerte de seguir siéndolo, nos llama la atención por su torpeza se debe, sin duda, a que los elementos están contra ellos: las tijeras, los abrelatas, los pela papas, las máquinas de coser, las herramientas, los cuchillos, etc…

Afortunadamente en la actualidad estos problemas van disminuyendo debido a una mayor conciencia social sobre el desarrollo de las minorías. Hoy existen productos especiales y gran cantidad de literatura e información sobre la naturaleza de los zurdos. Incluso, grandes mitos se han propagado sobre las habilidades intelectuales y creativas de los que dominan más su lado izquierdo.

El hemisferio cerebral izquierdo (CONTROL lado DERECHO) controla el discurso, lengua, escritura, lógica, matemáticas, ciencia; aquí ésta el modo de pensamiento lineal. El hemisferio cerebral derecho (CONTROL de la MANO IZQUIERDA) controla la música, arte, creatividad, opinión, emociones, genio; aquí está el modo de pensamiento holístico.

Esta dominación del cerebro hace a los zurdos ser pensadores probablemente más creativos y visuales que a los diestros. Esto es apoyado por un mayor porcentaje de lo normal de zurdos en trabajos y profesiones como la música y las artes en general.

Los zurdos también son, generalmente, mejores en la percepción y el pensamiento tridimensional, generando, por ejemplo, a más arquitectos zurdos de lo normal. Los zurdos son también bastante buenos en la mayoría de los deportes de pelota por una mayor coordinación entre mano y ojo. Educando niños zurdos

Los niños zurdos necesitan tolerancia y paciencia por parte de sus padres y profesores, no basta con dejar que se las arreglen solos con su mano izquierda, hay que acostumbrarlos de a poco a enfrentarse con todas las tareas y quehaceres pensados para los diestros, partiendo por una de las primeras herramientas: las tijeras de punta redonda para niños.

Para un niño zurdo el trabajar con una herramienta para diestros causará frustración por la incomodidad y mal rendimiento, los padres deben preocuparse ya que estos problemas se solucionarían si el niño usa tijeras para zurdos, con lo cual el niño recuperará la confianza en si mismo.

Hay otras tareas que no requieren herramientas y que serán difíciles para el niño de desarrollar si no es guiado correctamente, por ejemplo atarse los cordones ya que deberá aprender a hacerlo al revés que la mayoría diestra.

Cuando nacen, los niños son ambidiestros, pero una tendencia suele manifestarse en un periodo corto de tiempo. A los dos meses se empieza a producir un reparto de responsabilidades entre la mano de trabajo y la mano creativa, pero solo a partir del tercer año se puede afirmar con algún grado de seguridad que un niño es zurdo. Pero existe un periodo comprendido entre los tres y los siete años denominado periodo de quirilancia, más conocido como ambidiestrismo. Para comprobarlo lo antes posible hay que observar a los niños con atención en las actividades que realizan (pintar, asir y tomar cosas, comer, hacer fuerzas, etc..). Ser zurdo, no se refiere solamente a la mano, sino también la pierna, ojo y oído que no deben ser dejados de lado.

Es durante la quirilancia cuando ambos hemisferios cerebrales son equipotentes, lo que quiere decir que aún no hay dominio de ninguno de ellos. En este momento se está realizando un proceso normativo de maduración que definirá la preferencia, es en esta etapa, donde algunas maestras o padres de familia que piensan que lo están haciendo muy bien facilitan la utilización del lado derecho sobre el izquierdo. Ésta es una actitud errada, porque es en este momento cuando el niño debe determinar su preferencia manual.

Cuando son obligados a usar la derecha, muchos de estos niños se convertirán en zurdos encubiertos. En otras palabras, personas con problemas de lateralización y que muchas veces son tratadas como si fueran disléxicas, cuando en realidad lo que tienen son dificultades de lateralización. Cuando se detecta que un niño es zurdo contrariado, no existen soluciones mágicas ni inmediatas. Se debe tomar en cuenta que éste no empezará a escribir con la mano izquierda, sobre todo si tiene entre 8 y 10 años, aunque debe permitírsele compensar el problema adiestrándolo en el manejo de la mano derecha.

La prueba de Oseretsky es la que puede ayudar a determinar cuál es el nivel de preferencia en el ojo, oído, mano y pie. Ésta es una prueba neuropsicológica realizada en el consultorio de un psicólogo y que toma una, dos y hasta tres sesiones. Consta de una serie de ejercicios, donde el niño o el adolescente tiene que ir definiendo sus preferencias.

La prueba, además de evaluar la lateralidad, detectará los procesos que no fueron consolidados y que están dando lugar a perturbaciones a nivel escolar.

Un deficiente rendimiento académico puede ser una señal de alerta para que los padres se den cuenta de que algo no está funcionando muy bien en el niño o el adolescente.

Una vez que se aplica la prueba y se obtienen los resultados, el psicólogo establece una línea de base y puede comenzar algún tipo de tratamiento para reducir el problema. Para ello, tendrá que trabajar con la familia y con el colegio al que asiste el afectado.

Los maestros deberían informarse desde un principio si hay niños zurdos en el grupo, para prestarles atención y ayuda: ubicarlos en el lugar correcto (siempre a la izquierda de su compañero de banco) para que la luz le llegue siempre desde el lado derecho; darle facilidades y procurar que use las herramientas adecuadas.

Existen algunos tests o pruebas complementarias que nos facilitan la posibilidad determinar en cada parte simétrica del cuerpo, la que domina.

El niño debe tener claro que no es anormal o posee alguna enfermedad y no tiene porque recibir bromas de sus compañeros. Una vez superado todos esos escollos, el niño funcionará y trabajará correctamente con su mano.
Licencia de Creative Commons
YO AMO A ALGUIEN CON...¿TDAH? by Jordi Badia