domingo, 4 de septiembre de 2011

Una pequeña aclaración


Hola amigos. 
Esta entrada será solo para aclarar una cosita. He notado que en diferentes foros en los que por una cosa u otra se cita nuestro blog hay cierta confusión entre el caso de nuestro hijo y el de Ramón, que está publicado en Imprescindibles TDAH:   aqui . Cierto que hay similitudes ya que a ambos niños se les diagnosticó erróneamente TDAH, pero el uno es un caso  de Altas capacidades intelectuales (ACI) y el otro, el nuestro, no que yo sepa.  No me preocupa que los confundan porque al final la lección o la moraleja, como queráis, debe ser la misma: dos diagnósticos de TDAH, dos errores, dos casos de diagnóstico a la ligera sin un correcto diagnóstico diferencial que desembocaban ineludiblemente a medicar a dos niños con peligrosos medicamentos que no necesitaban.

Lo que me preocupa de verdad es que llevo dos años con el blog y algunas personas no captan el mensaje que hay detrás de nuestra historia y la de tanta gente que hemos conocido en estos dos años. ¿Por qué digo esto? Pues, siguiendo con los foros, cuando en un hilo se da el enlace de nuestro blog como ejemplo el argumento para quitarle validez a toda la experiencia es este:

-          El hijo de Jordi Badia no tiene TDAH, fue un diagnóstico erróneo, en realidad tiene Altas capacidades, por eso no le funciona la medicación.


¡Pues claro que no tiene TDAH! Pero un expertísimo neurólogo dice que sí y por su culpa mediqué innecesariamente a mi hijo. Con esto es con lo que hay que quedarse. No vale una opinión médica, mejor dos o tres y por supuesto, como he dicho tantas veces, nuestro propio criterio.

No quiero entrar otra vez en el debate sobre si existe o no existe el TDAH, pero mientras se siga englobando esta sintomatología bajo la bandera del TDAH no se considerará la posibilidad de aplicar diferentes tratamientos según sea el origen del síndrome y el resultado será que veremos a muchos niños sin el tratamiento adecuado. Fijaos que ya no hablo de medicar o no medicar, hablo de tratamiento adecuado y fijaos también que no echo al culpa a los padres ( aunque también la tenemos ya que somos los tutores de nuestros hijos) sino a la panda de ególatras perezosos que no se molestan en averiguar qué les pasa realmente a nuestros peques porque es más fácil ( o más rentable) rellenar un par de cuestionarios superficiales y pildorita.

Quizás no sea muy claro en el blog respecto a lo que le pasa ahora a Alexander, tenéis que comprender que este blog lo escribo yo no Alexander y que por lo tanto intento no vulnerar su intimidad en la medida de lo posible. Pero como hay mucha gente amante de las etiquetas podríamos decir que está más cerca de unas Dificultades de aprendizaje que de un TDAH. Las  dichosas comorbilidades…¿el déficit de atención y la hiperactividad provocan dificultades de aprendizaje o las dificultades de aprendizaje provocan que no atienda y no pare? Las causas de sus Dificultades de aprendizaje es lo que entra en el ámbito de su intimidad y por lo tanto lo comparto con más discreción.

Os dejo un hilo de un foro donde se da esta situación que quería aclarar. Aprovechad que lo visitáis para leer los post de ebarcae están llenos de información útil y ha debido dedicar  mucho tiempo en redactarlos


Aprovecho para desearos a todos que hayáis pasado unas buenas vacaciones y que el regreso no sea muy duro.


2 comentarios:

  1. Hola Jordi:
    Ya escribí al principio de detectarle el psicólogo del colegio a mi hija TDAH y que aconsejaba la medicación. No me creí lo que me dijo, y la he llevado a un psiquiatra que me derivó a una psicóloga infantil. No ven nada claro lo que el buen señor dijo. Su profesora, tampoco.
    Investigando en el centro, resulta que no la ha visto personalmente, lo cual, me hace sentir una tramenda rabia, y porqué no decirlo, unas ganas de darle un bofetón...
    Leyendo tu blog, y algunos otros, lo que me dí cuenta antes de que terminase el curso, es que mi hija no tiene definida la lateralidad, y así se lo hice saber a la profesora de apoyo, que duda desde hace tiempo de las capacidades de mi hija, y es una de las instigadoras a que padezca TDAH. Como sabía a través de la tutora, que va a una psicóloga y que no iba la cosa por donde habían prescrito, muy prudentemente, me preguntó por el tema, y le informé, y le eché en cara que tanto decirme de mi hija, pero nadie me había dicho que no sabía donde tenía la derecha ni la izquierda, que ¿cómo esperan que ella lea, calcule correctamente, etc.?. Que yo soy un simple administrativo, no soy un profesional infantil, y que si yo lo he averiguado, ¿porqué ellos no?.
    Me contestó, sin esos aires que se suele dar, que se había dado cuenta al final del curso. ¡Ole sus narices!. Mientras tanto, yo trabajando como una burra todo el curso, sin hacerlo bien. Para colmo, me mandó una burrada de deberes. Le dije que haría lo que creyese, y que nos íbamos a tomar vacaciones, por que también tenemos derecho.
    Este verano, mi hermano y yo, hemos conseguido bastante, dentro del poco tiempo que hemos tenido (menos de mes y medio). Él se ha encargado del tema motriz (dcha. e izqda., arriba y abajo, delante y detrás, estiramientos, natación, juegos psicomotrices), y yo de enseñarle en parte lo que no han conseguido en 9 meses: a sumar y restar (llevando y sin llevar), a escribir historias inventadas o que le han pasado, a leer un poco mejor... Poco porque no es comparable 9 meses a 1, pero estamos muy orgullosos de ella y de nosotros.
    No quiero excusar a su padre, pero para cuando volvía de trabajar, sólo había tiempo de disfrutar a mis dos hijas, saliendo un ratito.
    Lo que quiero decir con nuestra historia es, porque hoy en día, las personas que están al cuidado de nuestros hijos, sólo quieren tener a su disposición una panda de borregos, que no protesten, no molesten, si digo salta... saltáis, si digo os tiráis por un puente, ¿os tiráis?.
    No soy la mejor madre del mundo, pero mis hijas, no me estorban. Me enfadan, me hacen reir... lo que a todos, pero son mis hijas, y nadie puede decirme como son, por que ya lo sé.
    Gracias Jordi, por que a través de tu blog, y de otros como el tuyo, he podido recabar información, y no sentirme sola en ésto, que me ha quitado mucho, demasiado, el sueño.

    ResponderEliminar
  2. Hola Mar, gracias por tus palabras. Soy yo quien os felicita por la dedicación que habeis demostrado este verano por ayudar a tu hija. Y de verdad gracias porque vuestras historias son las que dan vida y sentido a este blog.

    ResponderEliminar

Todos los comentarios son bienvenidos independientemente de la conformidad del autor de este blog con las opiniones que se expresen en ellos. Serán moderados solo para evitar repeticiones o spam, nunca para censurar opiniones. Gracias por participar en el blog.

Licencia de Creative Commons
YO AMO A ALGUIEN CON...¿TDAH? by Jordi Badia