jueves, 19 de mayo de 2011

¿YO SOY TDAH O YO TENGO TDAH?

En el enlace que os dejo aqui  podeis leer entero el artículo del que he extraído unos fragmentos

Rubén Vega Balbás Bioidentidad y medicalización: una lectura biopolítica del Tdah


[…]La medicina moderna se ha anclado tan fuertemente en la legitimación del saber científico que ya no tiene ni que demostrar invariablemente sus hipótesis para construir realidades normativas capaces de atravesar los flujos transnacionales. De hecho, en el caso del TDAH se sigue sin poder hacer un diagnóstico inequívoco a partir del origen neurológico del trastorno. No obstante, el discurso científico ha conseguido democratizarse injertándose en el lenguaje cotidiano, generalizando urbi et orbi el trastorno lato sensu como una disfunción cerebral mínima de origen genético causada por una escasa concentración neocortical de un neurotransmisor, la dopamina. Es precisamente de esta concepción etiológica del TDAH de la que se justifica el uso de psicofármacos como eje central de un tratamiento que se sabe sintomático, es decir, que no cura, sino que disminuye los síntomas. […]

[…]En el caso del TDAH vemos la importancia que ha tenido la más eficaz de las herramientas
del biopoder en su extensión planetaria: el DSM (Diagnostic and Statisticalm Manual of Mental Disorders). O dicho de otro modo, y como vamos a tratar de argumentar a continuación, la constitución del concepto, la realidad consensuada del TDAH nace de su tipificación en el DSM. […]

[…]Desde la primera clasificación del trastorno en la tercera edición de 1980 hasta la más reciente revisión de la cuarta edición, se ha producido una tendencia a englobar bajo un mismo trastorno cuadros que previamente constituían desórdenes diferenciados. El trastorno ha englobado un espectro cada vez más amplio de características conductuales entre las que se encuentran desatención, hiperactividad, impulsividad y sus distintas combinaciones. Existe un amplio e interesante debate crítico sobre el diagnóstico basado en el DSM IV —realizado a partir de cuestionarios de observación conductual—,pero para nuestros intereses basta comprobar cómo el efecto abarcativo del trastorno se ve potenciado gracias a su tipificación o, dicho de otro modo, cómo el TDAH se constituye como una realidad epidémica a partir del aumento exponencial de diagnósticos basados en esta concepción del mismo. En paralelo a este aumentoexponencial de diagnósticos se han incrementando las ventas de fármacos o incluso más aún, a partir del momento en el que el fármaco, valorado por su capacidad de aumentar la productividad, empieza a ser popular socialmente. […]

[…]La disciplina escolar maximiza su eficacia delegando determinadas conductas al ámbito de la medicina,
la que dispone de la más sofisticada tecnología biopolítica, que no es el tratamiento sino el diagnóstico. El diagnóstico TDAH dota de un componente irreversible a un amplio espectro de conductas, y con la descripción del propio desorden como disfunción neuroquímica de orden genético, la diferencia toma estatuto identitario.
Con más eficacia incide el diagnóstico en la construcción de bioidentidades —determinadas por cuestiones somáticas— al hacerse sobre individuos en edad escolar.Como muy bien sabían los niños que participaron en nuestro taller, todavía sin capacidad de posicionarse frente a ello, la hiperactividad no es algo que se tiene (como el cáncer o como el SIDA), sino algo que se es. […]

[…]se trata de intervenir no para alcanzar la salud, sino para defenderla como estado preexistente,
de potenciar la comprensión del trastorno (léase de la enfermedad) como un estado y no como una condición identitaria de orden biológico[…]



Y son estos dos últimos párrafos los que hace días que vengo dándoles vueltas. Digo días por no decir años. No sirve de nada discutir si el TDAH existe o es una enfermedad inventada , si es de origen genético o no o si tiene una causa biológica. Aceptemos que hay niños que se mueven, que hay niños a los que les cuesta horrores atender, y lo acepto porque a mi hijo le pasa, como también le pasa que tiene una gran sensibilidad por las personas, que siempre te arranca una sonrisa aunque estés enfadado, que es delgado, rubio, bajito y ágil. Pero nunca se me ocurriría decir tengo en casa UN bajito. Y pongo en negrita este “ UN”, porque es lo que convierte popularmente el TDAH en algo identitario. Constantemente podéis leer :



- Yo tengo UN TDAH en casa
- Tu hijo es UN TDAH de libro (en este caso encima se utiliza el verbo Ser)
- Mi TDAH es un sol ( esta con posesivo delante ya es la leche)
- Yo soy TDAH (no “yo tengo TDAH” ¿?)

Puede parecer solo semántica, pero al hablar así colaboramos a que se reconozca el TDAH como una entidad real. Se ha sustantivizado tanto que cualquier día se le añadirá detrás el sufijo –ito y oiremos cosas como “Mi Tedeahito”. Y esta forma de hablar es algo que jamás haríamos con enfermedades reales. Ya que tantas personas argumentan el uso de la medicación para el Trastorno por déficit de atención comparándolo con la diabetes (menuda demagogia), yo me voy a aprovechar del ejemplo y pregunto si a alguien se le ocurriría sustituir niño por diabético, al estilo de “Mi diabético es un sol” o “yo tengo un diabético en casa”. En este caso todos estarían de acuerdo en que no queda bien eliminar ”niño” de la frase, mucho mejor “yo tengo un niño con diabetes” ¿no?


Otro problema que veo yo es el de las siglas. Esto de las siglas nos mola, es muy yanqui. Y viene de perlas por ejemplo para cuando te dicen :

- Su hijo tiene algo que se llama TDAH
- ¿Qué es eso doctor?
- Trastorno por déficit de atención e hiperactividad

Y estoy seguro que muchísimos padres darían esa respuesta por buena y pasarían a preguntar qué pueden hacer, seguramente luego algunos llegarían a casa y buscarían un poco de información por su cuenta y otros ni eso. ¿Para qué? Tiene nombre, se puede tratar…para eso están los médicos. Pero lo mejor de todo es que la conversación anterior a la que acabamos de leer sería:


- ¿Qué les trae aquí?
- Mire doctor, nuestro hijo no atiende y es que no para, parece que tenga un motor y claro…los maestros me han recomendado que lo llevara al médico.

A ver si ponemos un poco de sentido común a esto porque parece una broma. Si nos fijamos la respuesta del médico (con suerte después de un test) es lo mismo que le han explicado los padres pero en siglas. ¿os imagináis que lleváis el niño al médico le decís que le duele la barriga y os contesta que tiene DB? Y ya está, circulando. Hace unos días en el III Curso de TDAH y Trastornos de Aprendizaje del colegio de médicos (por cierto financiado por Janssen-Cilag) un médico preguntaba si el diagnóstico no podía hacerse más rápido ¡¡¡¡¡¿Mas?!!!! Si en cuanto oyen “atención” o “movido” ya casi lo tienen diagnosticado.

No es productivo discutir. Cursos del colegio de médicos financiados por la farmacéutica que comercializa la primera opción terapéutica ( que coincidencia ), 3er Congreso internacional de TDAH (este año en Berlin) cuyos principales sponsors son SHIRE, LILLY y JANSSEN entre otros. La prensa generalista nunca recoge otros puntos de vista, la prensa especializada se traga estudios pésimos que no se sostienen y casi todo el mundo lo acepta.. Porque no se trata de un padre cabreado que ve conspiraciones por todas partes, se trata de que dentro de la sanidad hay voces discordantes que nadie escucha a las que nadie pone un megáfono, hay profesionales que saben que este tema no está nada claro, que hay demasiados puntos oscuros, pero repito NADIE LES DA VOZ . ¿para cuándo un debate donde no todos los participantes tengan la misma opinión?¿Cuándo podremos los padres tener claro algo? . Mientras tanto tendremos que seguir la máxima “Piensa globalmente, actúa localmente”…Perdonad, es mi cabeza, da vueltas y, o lo suelto, o no para. Ya lo he soltado.

6 comentarios:

  1. Gracias Jordi, por seguir en esta lucha, aún habiendo descartado que tu hijo tenga este problema.
    Los que hemos pasamos por calvarios similares sabemos como te sientes. Se te queda una impotencia en el alma dificil de explicar.Tu lo haces muy bien con tus entradas.GRACIAS.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena entrada Jordi y estupendas reflexiones. Las que nos hacemos a diario los y las que trabajamos en que se reconozca un mundo de diversidad.Saludos

    ResponderEliminar
  3. Estimado Jordi, es el negocio de la cronicidad. En el modelo bioquímico actual cualquier enfermedad es una lesión cerebral irreparable. Así el que es bipolar nace y muere bipolar, cuanto antes se le trate mejor. El TDAH nace y muere TDAH cuanto más tiempo se le trate mejor....
    Este modelo es el que existia en el siglo XII y se elimino en el XVI y ahora ha vuelto...
    En fin, que tenemos la razón, pero no tenemos ni la voz ni el timón.
    Saludos y fuerza.

    ResponderEliminar
  4. Gracias a los tres por participar del blog, y como decía el maestro Juan Antonio Cebrián (de La Rosa de los Vientos) "Fuerza y Honor"

    ResponderEliminar
  5. Hola Jordi!!
    he leido tu historia en Facebook y queria hacerte participe del proyecto solidario que estamos organizando, te invito a que te unas a nosotros, no somos asociación de nada solo somos padres, amigos, familiares de niños con Tdah.

    www.tenemostdah.com

    Mucha fuerza, es un largo camino pero cuantos más seamos mas sumamos por el tdah.

    Besitossss

    ResponderEliminar
  6. Hola Jordi,

    Te dejo este enlace donde no me dejo de sorprender con la facilidad con la que los médicos, investigadores y farmacéuticas hablan de la mortalidad infantil relacionada con el uso de psicofármacos, en este caso, para el TDAH... Seguro que los del Apiretal también tienen estos problemas de mortalidad...

    http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_112121.html

    Cito textualmente del artículo sobre fármacos (¿contra?)para el TDAH y riesgo cardiaco:

    "Hennessy dijo que ha habido algunos reportes anecdóticos de muertes, ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares en niños que toman fármacos para el TDAH. "Sin embargo, dado que millones de niños usan estos medicamentos, no es sorprendente que se reporten algunos eventos", apuntó."

    " El estudio fue financiado por el gigante farmacéutico irlandés Shire, que fabrica los medicamentos para el TDAH Vyvanse, Adderall XR y otros. En un comentario sobre los hallazgos, Lipshultz dijo que "creo que este estudio patrocinado por el sector tiene el potencial de ser malinterpretado"

    ¿El potencial de ser malinterpretado? Es como si Nestle se pone a hablar de los beneficios adelgazantes de sus productos a partir de las investigaciones que ellos pagan... Seguramente en este caso pondríamos el grito en el cielo...

    Hasta que no nos demos cuenta de que las farmacéuticas son empresas, y que como toda empresa, cuantos más beneficios, mejor le irá a la empresa, y que su objetivo NO ES CURAR A NADIE SINO GANAR LA MAYOR CANTIDAD DE DINERO, y si en el camino ayudamos a alguien, pues bienvenido sea...

    Desde la indignación (también con los de Sol)

    Hacia la difusión de la verdadera información
    (y poder coger la voz y el timón... o dejárselo en manos de verdaderos lobos de mar, y no ratas de alcantarilla -la ignorancia no exime de la culpa, no?)

    Agradecido por el espacio Jordi

    Eduardo

    ResponderEliminar

Todos los comentarios son bienvenidos independientemente de la conformidad del autor de este blog con las opiniones que se expresen en ellos. Serán moderados solo para evitar repeticiones o spam, nunca para censurar opiniones. Gracias por participar en el blog.

Licencia de Creative Commons
YO AMO A ALGUIEN CON...¿TDAH? by Jordi Badia