miércoles, 27 de abril de 2011

No me mires raro si te digo que mi hijo tiene un problema de lateralidad

A mi que lo ponga en este manual o no me da lo mismo, pero para los escepticos que me miran raro cuando hablo de lateralidad les dejo este fragmento del manual del psiquiatra interino residente (capítulo 10, TRASTORNOS DEL DESARROLLO MOTOR.TRASTORNOS DEL LENGUAJE.TRASTORNOS DEL APRENDIZAJE) para que vean que hasta los psiquiatras tienen en cuenta este problema. A algunos parece no convencerles la idea de que lo diga un médico con 30 años de experiencia en desarrollo infantil así que a ver si estando contemplado por la psiquiatría lo consideran con "evidencia médica". Total, utilizan tan a la ligera estas dos palabras que no les viene de aquí. Así que , por favor, no me mires raro si te digo que mi hijo tiene un problema de lateralidad que yo no lo hago cuando me dices que el tuyo tiene TDAH, está en el mismo libro.




Trastornos de la lateralización



La lateralización se encuentra netamente establecida en la mayoría de los niños hacia los tres o cuatro años (6) (7), a esta edad encontramos:

­ más de un 50% de esa población es diestra homogénea
­ menos del 10% son zurdos homogéneos
­ el 40% de los niños aún no están lateralizados, de ellos, aproximadamente la mitad presentarán a los seis-siete años un trastorno de lateralización

Los padres suelen preocuparse y llevar a consulta a su hijo zurdo en el momento en que éste se inicia en la lectura y la escritura.

Antes de favorecer en el chico el empleo de una u otra mano, habrá que explorar las deficiencias existentes. El estudio de la lateralidad se efectúa a nivel de la mano, el pie y el ojo y nos ofrece las siguientes posibilidades:

­ Lateralidad homogénea, dominante idéntica en los tres niveles:

· el ojo dominante será el que permanezca abierto cuando pedimos al niño que cierre un ojo.

· la mano dominante queda arriba si le decimos que coloque los puños cerrados uno sobre otro.

· el pie dominante es el que escoge para saltar "a la pata coja".
(esto es un poco más complejo en realidad pero sirve de ejemplo)

La lateralidad homogénea, derecha o izquierda, no plantea problemas, aunque el ser zurdo complique ciertas actividades; para Mazael y Houzel (6) los zurdos homogéneos son capaces, con su lado dominante, de ejecuciones de igual calidad que los diestros, lo cual no excluye, aún en ausencia de presión escolar o familiar, que el niño viva conflictualmente su trastorno, basta para comprenderlos con pensar que, en el lenguaje de la calle, zurdo es sinónimo de torpe. Si el niño desea escribir con la derecha, se le reeducará en tal sentido, de lo contrario se estimula el empleo de la izquierda siendo necesarios únicamente algunos consejos referentes a método y estilo.

­ La lateralidad no homogénea, no coincide con la dominancia en los tres niveles explorados. Mazet y Houzel (6) piensan que una lateralización tardía o insuficiente, acompañada de una mala integración del esquema corporal y la organización espacial no solo repercute sobre las actividades precisas y fijas como la escritura, sino también sobre la motricidad en general. Se dejará al niño utilizar la mano que prefiera hasta que empiece a escribir, entonces se estimulará el empleo de la derecha, salvo que exista una patente diferencia en la habilidad a favor de la izquierda.

Si el trastorno de lateralización se debe a una lesión orgánica, como es el caso de los niños hemipléjicos, habrá que favorecer siempre la utilización del lado ileso. Si aparecen dificultades motrices (disgrafía) se hace necesaria la reeducación grafomotriz y psicomotriz centrada en le dominio y posesión de un buen tono muscular y que incluya una acción a nivel del esquema corporal y de la integración espaciotemporal. Al lado de los casos anteriores nos podemos encontrar con los llamados "falsos zurdos", chicos lateralizados a la derecha pero que se sirven fundamentalmente de la mano izquierda en base a una elección neurótica, bien por identificación con algún familiar zurdo, bien por oposición al medio. Son candidatos a psicoterapia, además de su reeducación psicomotriz, con el fin de que tomen conciencia de su elección patológica y de su habilidad con la mano derecha.

1 comentario:

  1. Hola,

    Quan vaig començar a sentir "lateralitat" va ser en iniciar la equinoteràpia, on em van dir que ho havien de treballar. Vaig cercar informació i a "favoritos" em vaig guardar (entre milers de cosetes) un llibre de google books que parla d'aquest dos temes : apraxia i lateralitat, et deixo la referencia i veuràs que fa molt bones explicacions. El llibre té una primrea edició del 96 i està prou ben valorat. Espero que et serveixi i t'ajudi.

    Títol: Estudio y génesis de la psicomotricidad Autor: Vitor Da Fonseca

    Adèu Jordi :)


    p.d: a molts s'els queda cara de poker quan dius que tens un fill amb una patología o sindrome poc conegut. A mi n'hi ha que fins i tot després de tant temps de saber que l'Arnau té apraxia em diuen si no s'arregla possant-li ulleres. S'haurien de canviar moltes coses al món, començant per l'educació que es preten donar i que ajuda a comprendre res.

    ResponderEliminar

Todos los comentarios son bienvenidos independientemente de la conformidad del autor de este blog con las opiniones que se expresen en ellos. Serán moderados solo para evitar repeticiones o spam, nunca para censurar opiniones. Gracias por participar en el blog.

Licencia de Creative Commons
YO AMO A ALGUIEN CON...¿TDAH? by Jordi Badia