lunes, 27 de diciembre de 2010

Estamos medicalizando la vida en exceso

Stephen L. Hauser, principal autoridad mundial en esclerosis múltiple.

Stephen Hauser está considerado la máxima autoridad mundial en la investigación sobre la esclerosis múltiple y neuroinmunología. Ha sido por ello figura estelar del X congreso internacional de neuroinmunología, promovido por el hospital Clínic en colaboración con la Universidad de California, celebrado en Sitges. Hauser asegura que Barcelona atrae este congreso porque ¿el equipo liderado en el Clínic por el doctor Pablo Villanueva es un referente internacional, y si la medicina avanza en este ámbito se debe a la colaboración entre equipos de investigadores de todo el mundo¿. Hauser es un médico optimista: sugiere menos fármacos y más alegría para combatir las enfermedades.

Este es un fragmento de la entrevista que se publicó en la contra de La Vanguardia el dia 27 de diciembre de 2010 (gracias JoanK):

¿Qué aconseja a quien haya sido recién diagnosticado?


Hacer ejercicio, comer saludablemente y tener una actitud animosa, alegre, optimista.

¿Y eso cómo se mide?

Yo tengo mi propio termómetro: si lo que me cuentan mis pacientes me deprime, es que estoy depresivo; si llego a un sitio y todos se acercan a saludarme, es que estoy optimista, y estoy transmitiéndolo, lo notan.

¿Y tan importante es estar optimista?

Sí, eso es algo ya demostrado: ese estado de ánimo genera endorfinas que tonifican el sistema inmune, rebajan tu percepción de dolor... y así mejora tu calidad de vida.

¿Qué me receta para estar optimista?

Haga lo que le encaje y le alegre: hacer ejercicio, ir a misa, no ver telediarios... No obsesionarse con preocupaciones, vamos.

Autorregulándonos el ánimo, ¿podríamos un día prescindir de fármacos?

¡Sí!

¿Sí?

“Lo que diferencia al hombre de otros animales es el deseo de ingerir fármacos”, decía Mark Twain... Y estamos excediéndonos: estamos medicalizando la vida. Los niños no han sido diseñados por la vida para estar horas y horas sentados en un aula, y en el momento en que alguno lo lleva un poco mal, ¡le diagnosticamos hiperactividad y le medicamos...! Y nos dedicamos a diseñar medicamentos innecesarios.

¿Qué propone?

Que prioricemos qué cosas son importantes y cuáles menos, y que busquemos fármacos para las importantes. Y que nos adiestremos en explotar a fondo los mecanismos de la conducta y de nuestro sistema inmune.

Fuente: http://www.lavanguardia.es/

domingo, 26 de diciembre de 2010

¿POR QUÉ YO NO PUEDO? FUNDAMENTOS BIOLÓGICOS DE LAS DIFICULTADES DE APRENDIZAJE

María Jesús López Juez es doctora en neurociencia y lleva más de veinte años trabajando con niños con lesión cerebral y problemas de desorganización neurológica.


En este sencillo, y a la vez profundo, libro, plantea las dificultades de aprendizaje desde la perspectiva del “neuroaprendizaje”. Un concepto novedoso que nos aporta nuevas claves para comprender y tratar estas dificultades en los niños.

Dificultades tales como retrasos en la lectura, la escritura, baja comprensión del lenguaje oral, lentitud al captar información, déficit de atención o inatención, mala postura corporal, desorden, inmadurez general... Todas ellas “tienen un denominador común: su origen está en el cerebro del niño. Es el cerebro el que lee, escribe, habla y comprende. Por lo tanto, cómo se haya desarrollado el cerebro del niño va a tener una influencia decisiva en cómo procesa la información de tipo escolar.”

La gran conclusión final, y que refleja una realidad necesaria de difundir, es el hecho de que la organización y madurez que alcanza el Sistema Nervioso Central del niño juega un papel determinante en su capacidad para aprender y en cómo aprende.

“Entre las herramientas neurológicas de las que dispone nuestro cerebro, son especialmente importantes para el aprendizaje las relacionadas con el procesamiento de la información visual -captada a través de los ojos-, las de procesamiento auditivo -captada a través de los oídos-, y las que se engloban en la respuesta psicomotora. Estas herramientas visuales, auditivas y motoras, son las básicas y las primeras que se van a desarrollar, pero además van a interaccionar entre ellas generándose otras nuevas herramientas neurológicas.”

María Jesús nos habla de la ruta motora, la visual y la auditiva, de cómo se desarrollan y cómo llevan al niño a disponer de los requisitos necesarios para que su aprendizaje sea el adecuado.
También nos brinda información sobre las posibilidades de las que disponemos para trabajar con el niño buscando que alcance este nivel de madurez necesario.

“Les planteamos un trabajo de fondo que no trate el síntoma externo observable, sino que penetre la raíz del proceso. Un trabajo que no vincule al niño con una patología, sino que indague y opere en su proceso de desarrollo.”

El libro concluye con un mensaje de esperanza: hay otras formas de abordar las dificultades de aprendizaje. El trabajo desde la organización neurológica logra dotar al niño de los circuitos neuronales que necesita para tener éxito en el aprendizaje. Y estos circuitos son estables en el tiempo, lo cual significa que las mejoras son definitivas.

Para adquirir el libro, dirígete al Centro de Organización Neurológica NEOCORTEX

Cra. De Boadilla s/n

28220 Majadahonda, Madrid

Tel.: 902 157 596

http://www.neocortex.es/

viernes, 24 de diciembre de 2010

FELICES FIESTAS


La familia Badia os desea a todos vosotros que nos seguís, que comentais, que compartis vuestras histórias, que nos ayudais, que nos apoyais...a todos vosotros unas muy muy felices fiestas y un feliz año 2011 plagado de exitos.
Gracias por estar ahí.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Hiperactivos. Estrategias y técnicas para ayudarlos en la escuela y en casa

La editorial de este libro me ha enviado información sobre este libro, y aunque no lo he leído, parece que puede ser interesante así que he decidido compartirlo por si puede ser útil. También estaría muy agradecido, si alguien lo ha leído ya, me direra su opinión, bien a través de un comentario o de un correo.

El libro recoge el conocimiento de los expertos más prestigiosos del mundo en materia de hiperactividad. Transcribe lo que expusieron durante sus intervenciones en el II Congreso Nacional sobre TDAH celebrado en Madrid los días 25, 26 y 27 de enero de 2008. En este encuentro, se dieron cita tanto personas afectadas, que narraron su experiencia con la enfermedad, como profesionales, que abordaron los últimos tratamientos, modelos de educación en el aula y estrategias de motivación para ayudar a los niños hiperactivos.


La obra es un referente útil y único en el mercado editorial para todas aquellas personas que se encuentran en circunstancias similares a las expuestas en el Congreso y sobre todo para los profesionales del ámbito educativo, pues es una guía práctica para saber cómo se debe tratar a los alumnos afectados por este trastorno. También es lectura obligada para estudiosos e investigadores de la hiperactividad que quieran conocer las opiniones y experiencias de los expertos más destacados.
 
La editorial LoQueNoEXiste y la Asociación de Padres de Niños con Síndrome de Hiperactividad y Déficit de Atención (ANSHDA) han desarrollado este proyecto con la intención de ayudar a los padres y educadores que conviven a diario con estos niños. Ambas partes han dedicado recursos propios y mucho tiempo para conseguir, finalmente, editar este libro.
Todas las personas que han participado en este libro han cedido sus derechos a favor de ANSHDA, para que los beneficios se empleen en desarrollar acciones que ayuden a los afectados.
FICHA TECNICA

Título: Hiperactivos. Estrategias y técnicas para ayudarlos en casa y en la escuela.

Nº páginas: 252
Precio: 16 euros
Editorial: LoQueNoExiste
ISBN: 978-84-935779-1-9
Año: 2008

sábado, 18 de diciembre de 2010

Alerta sobre los psicoestimulantes infanto-juveniles

JUAN JOSÉ MELGAREJO RUIZ, PRESIDENTE DE LA COMISIÓN CIUDADANA DE DERECHOS HUMANOS


Cada vez es más fácil medicar la vida de los niños. A través de los denominados diagnósticos precoces escolares, se quiere o se pretende exportar a España y a Catalunya lo que ya es un hecho en EE.UU.: millones de niños medicados para tratar una supuesta y no demostrada enfermedad llamada TDAH (trastorno déficit de atención e hiperactividad).

El metilfenidato, compuesto químico de esta droga sintética, según la Agencia Estatal Del Medicamento puede causar o exacerbar algunos trastornos psiquiátricos (como depresión, comportamiento suicida, hostilidad, psicosis y manía), además de incrementar la presión sanguínea y los trastornos del ritmo cardiaco. Farmacovigilancia recibió 25 avisos de casos de muerte súbita entre los años 1999 y 2003.

¿Cómo es posible que se esté proporcionando una medicación con un derivado de la anfetamina como base en niños a tan temprana edad? La hiperactividad es un síntoma de la niñez, no una enfermedad. Efectivamente, los psicoestimulantes centran la atención -cualquier droga potente y adictiva lo hace-, pero lo más preocupante son los efectos secundarios que dejan en un organismo en pleno desarrollo estructural. La agencia de farmacos y alimentos recibió entre los años 1990 y 2000 unas 4.400 denuncias en relación a esos efectos secundarios, con lo que el 28 de junio de 2005, exigió que los consumidores fueran claramente informados de los “eventos psiquiátricos” causados por este fármaco.

Psiquiatrización excesiva de los problemas de conducta

La psiquiatrización de los problemas de conducta está aumentando de una manera exponencial, no existiendo actitud, emoción o conducta que no esté catalogada según el manual de diagnóstico y estadística (DSM IV) como enfermedad mental, y los niños están ahora en el punto de mira psiquiátrico. Según el Doctor Fred Baughman, en el caso del TDAH el componente de metilfenidato en cada pequeña porción es tan adictiva como la cocaína. De hecho, en EE.UU. le llaman “la cocaína pediátrica”.

Según este Doctor, el TDAH tuvo su origen en 1980 a través de un consenso acordado por la Asociacion Americana de Psiquiatria, el cual dice literalmente que esta enfermedad “fue inventada”. Se ha ido tratando como “enfermedad” hasta convertirse en una realidad mundial donde 20 millones de niños están bajo prescripción farmacológica. No existe etiología (causa) para el TDAH. Según los expertos, sólo es un grupo de síntomas de desatención, impulsividad o movimiento excesivo, y a esos patrones de conducta se les ha llamado “enfermedad”. ¿Quién no ha sido desatento, impulsivo o excesivamente activo en su infancia?

Existen niños que lo pasan mal, por supuesto, pero debemos indagar en las causas subyacentes físicas y emocionales que crean esta conducta que parece molestar a muchos. Tengamos paciencia y comprensión con nuestros pequeños: ellos tienen mucho que decirnos, ellos son el futuro, no estigmaticemos su vida para considerarlos enfermos mentales. Existen médicos que hacen exámenes físicos exhaustivos cuando hay problemas de conducta, descubriendo con certeza qué hay detrás, y de hecho existen causas que se malinterpretan como trastornos de conducta y se pueden diagnosticar erróneamente medicando al niño de por vida.

Con esta campaña de concienciación esperamos que los padres busquen alternativas que, de hecho, existen.

http://www.ccdh.es/

Fuente: http://s3.comunicacionempresarial.net/?p=631

Tambien os recomiendo que visiteis el blog del Dr. Garcia Tornel y conozcais su opinion al respecto.
Os dejo el enlace:

http://drgarcia-tornel.blogspot.com/2010/12/alerta-sobre-los-pscoestimulantes.html

De su entrada destaco el siguiente comentario:

"De cualquier forma, no niego la existencia de esta entidad aunque cada vez me vuelvo más prudente ante ella. Recetar un medicamento "ya popular" es muy sencillo, los padres se quedan tranquilos con el diagnóstico y el cerebro del niño tiene una sensación agradable cuando lo toma además de mejorar su concentración"

Jordi Badia

lunes, 13 de diciembre de 2010

AMIGOS


Hoy me apetece hablar de la amistad. Y me apetece porque hace unos días unos buenos amigos tuvieron un gesto con nuestro peque de esos que te dejan sin palabras, literalmente. Ahora, ya en frio, quiero expresarles mi agradecimiento y no se me ocurre otra forma que hacerlo aquí, bien alto.

Significa mucho para nosotros por dos motivos: han ayudado a nuestro peque y nos han emocionado a nosotros. Realmente debemos ser personas muy, muy afortunadas para tener amigos tan grandes que hacen honor a Demetrio cuando decía: “Amigos son aquellos que en las prosperidades acuden al ser llamados y en las adversidades acuden sin serlo”.

No sé que habremos hecho nosotros para merecer tan grandes amigos pero sé lo dichosos que nos sentimos de tenerlos. Algún día, estoy seguro, otra persona escribirá algo parecido (probablemente mejor) de su hijo Gerard, porque de unos padres así solo se puede esperar un hijo que haga sentirse afortunados a todos sus amigos.

Alexander, Silvia y yo os damos a vosotros Susana, Raul y Gerard el más grande abrazo que se pueda escribir.


Jordi Badia

martes, 7 de diciembre de 2010

Método interactivo de lectura fundamentado en la filosofía de Glenn Doman

En la página del Centro de Profesores de Mérida he encontrado este material de gran valor. Yo lo estoy examinando ahora mismo e informandome bien para empezar a aplicarlo con mi peque a partir de la semana que viene. Esta organizado en tres años a razón de 30 semanas por año. En los enlaces que encontrareis esta todo, absolutamente todo el material para aplicar este método así como la guía y el manual. También hay unas fichas de seguimiento que se deben imprimir. Por lo que he leído hasta ahora hay que ser riguroso con el método para que el resultado sea óptimo. La verdad es que promete. Os dejo unos apuntes extraidos de la página de profesores de Mérida.



Los métodos de lectura basados en la filosofía de Glenn Doman llevan casi cincuenta años aplicándose en numerosos países y en distintos idiomas con unos resultados excelentes, incluso con niños con deficiencias graves en lo que se han obtenido sorprendentes resultados.

Si utiliza el método Doman desde los primeros años tendrá el éxito en la lectura garantizado.
La aplicación informática que hemos creado en el Centro de Profesores de Mérida facilita extraordinariamente la labor de la maestra o maestro pues sólo ha de aplicarla. No tiene que preocuparse de elaborar ningún material. Se lo damos todo hecho, aunque le decimos claramente: que si pretendes utilizar este programa sin conocer su filosofía, fundamentación y cómo aplicarlo, obtendrá resultados mediocres (aunque siempre obtendrá mejores resultado que si no lo utiliza). Para obtener los mejores resultados, tenga en cuenta que difícilmente encontrarás otro programa en el que hayan de aplicarse las instrucciones tan al pie de la letra como en éste; es más, si no lo haces como te indicamos, sencillamente no verá los resultados.
Te decimos además, que si no obtienes resultados con tus alumnos o tus hijos, párate, lee de nuevo la bibliografía que te recomendamos, revisa como lo estás haciendo, detecta qué hiciste mal y continúa nuevamente.
Antes de aplicarlo debes conocer también sus instrucciones de uso. Esto te llevará un tiempo. Cuanto más tiempo utilices empapándote de la filosofía de Doman y la forma de utilizar el programa, mejores resultados obtendrás. Más tarde las buenas prácticas te harán maestra/o.

Descargatelo AQUI

domingo, 5 de diciembre de 2010

FÁRMACOS SIN LÍMITE

La medicalización como reacción automática al síntoma social es el eje de una serie de estudios que analizan las consecuencias de la respuesta química a problemas varios.

Por EUGENIA ZICAVO
Fuente: http://estimulacionydesarrollo.blogspot.com/
Publicado en Revista de Cultura




La medicalización de la sociedad es un fenómeno creciente: cada vez más, problemas no médicos pasan a ser definidos y tratados como tales, siendo instrumento de intereses de mercado vinculados a la expansión de la industria farmacéutica y biotecnológica. La construcción de nuevas enfermedades, el aumento en la prescripción de medicamentos, el encasillado diagnóstico de sentimientos como la tristeza o comportamientos como la timidez (que hasta hace poco se consideraban estados no deseables pero no por ello patológicos) han derivado en una suerte de farmacologización de la vida cotidiana. Un ajuste químico ­con o sin receta­ que aspira a compensar las exigencias de una sociedad que ha refinado los márgenes de su "norma", volviéndola cada vez más excluyente. Los criterios de salud y enfermedad han ido variando según la época y las culturas: las enfermedades también son un producto histórico, una construcción social no exenta de luchas por la imposición de sentidos, en la cual los laboratorios y sus intereses económicos han pasado a ser actores decisivos.
En su libro Medicalización y sociedad , Adrián Cannellotto y Edwin Luchtenberg compilaron una serie de artículos de diferentes autoras, que analizan el proceso de medicalización en la Argentina. Entre ellos, Graciela Natella examina el aumento de la prescripción y consumo de psicofármacos en el campo de la salud mental y la expansión del registro de nuevas enfermedades, en la cual el difundido Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM) de la Asociación Americana de Psiquiatría resultó un instrumento fundamental: en su primera versión consignaba 106 trastornos, llegando a 357 en su última edición.
Por su parte, María Epele explora las consecuencias de la articulación entre medicalización y criminalización del consumo de drogas en poblaciones marginadas y cómo el dispositivo judicial-policial-sanitario confluye con las lógicas de opresión político-económicas que afectan el acceso al derecho a la salud.
Epele es también autora de Sujetar por la herida , una etnografía sobre drogas, pobreza y salud, publicado este año, en el que aborda los complejos vínculos entre los usuarios de drogas y los sistemas de salud y las tensiones entre "enfermedad" y "delito".
La administración de psicofármacos a niños con problemas de conducta o aprendizaje es analizada por Beatriz Janin, que toma como eje el diagnóstico más extendido actualmente entre los niños en edad escolar: el trastorno por déficit de atención, con o sin hiperactividad, que permite ubicar diversas conductas infantiles bajo un mismo rótulo, con su correspondiente tratamiento farmacológico.
No es una novedad que las instituciones disciplinarias como la escuela necesitan cuerpos dóciles. Pero si antes debían esforzarse para administrar dispositivos que resultaran efectivos, hoy la sumisión a la norma se logra con una pastilla. Los niños la toman para "portarse bien", para no molestar. Los padres los mandan al colegio medicados, en vez de buscar respuestas alternativas (en EE.UU. están medicados aproximadamente el 10% de los niños menores de 10 años).
A propósito del escenario descripto por Janin, es preciso recordar que las representaciones de la infancia dependen de cada momento histórico, así como la tolerancia o condena social hacia ciertos comportamientos infantiles. Por ejemplo, cuando Erasmo de Rótterdam escribió su manual para el comportamiento de los niños en 1530, el modelo valorado era el de la infancia piadosa, disciplinada y obediente.

La imagen del niño era negativa.

La teología cristiana elaboró una imagen dramática de la infancia: el niño como símbolo de la fuerza del mal. Durante siglos, filósofos y teólogos expresaron un verdadero miedo hacia los niños; si había interés en su educación, era porque se los creía malos por naturaleza.
A la luz de la historia, caben plantearse algunos interrogantes: ¿Cuáles son hoy las condiciones culturales en las que se determina una patología según la cual los niños inquietos, distraídos o que no muestran interés en la escuela son diagnosticados como deficitarios o trastornados? ¿No será que la educación que reciben no les resulta tan estimulante? ¿Se habrá instalado un nuevo temor hacia la infancia? La oferta actual de medicamentos está en sintonía con una de las demandas de la sociedad contemporánea: las soluciones inmediatas. Rápidamente, los fármacos hacen desaparecer los síntomas incómodos permitiendo mantener los patrones de rendimiento esperados (tanto para los adultos como para los más chicos). A cada nueva "enfermedad" le corresponde un novedoso remedio especializado; a cada nuevo síntoma, un profesional presto a recetar. La promesa está instalada: la quietud, la atención e incluso la felicidad esperan en el mostrador de la farmacia. Tienen la forma de una pastilla, sólo hace falta comprarla.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

LA LATERALIDAD,Un trastorno mal conocido, muchas veces mal tratado, causante de problemas importantes y que tienen solución.


Existe una gran ignorancia o información incorrecta sobre los problemas de lateralidad, tanto a nivel general de público, como en algunos profesionales dedicados a la salud y a la docencia, debido, en gran parte, a la inexistencia de estudios oficiales en España supliéndose con seminarios o cursillos insuficientes para abarcar esta patología.

Esta ignorancia, reviste en muchos casos una cierta gravedad por incidir este trastorno de una manera muy sustancial en el funcionamiento de las personas, al disminuir considerablemente los rendimientos tanto escolares como laborales.
Los problemas de Lateralidad presentan distintas tipologías: el "pseudo zurdo", el zurdo contrariado, la lateralización heterogénea o cruzada y la ambidextría.
Como consecuencia de este trastorno, que es de naturaleza neurofisiológica( causa), se produce una reducción del potencial intelectual de la persona; La disfuncionalidad en la circulación de los influjos nerviosos origina dificultades de concentración, comprensión, escritura (mala letra), lectura, cálculo, abstracción, matemáticas, etc.(síntomas).
El bajo rendimiento que así se obtiene afecta a la integración y a las relaciones del paciente con su entorno escolar, laboral y familiar, y a su propia autoestima. Es frecuente en el caso de los niños ser considerados holgazanes, perezosos, patosos, tontos... incrementando su cuadro clínico con estados de ansiedad, agresividad o apatía, inseguridad, estrés y depresión (síntomas).
Un hecho importante que no ha de ignorarse: las personas afectadas por este trastorno sufren; y las que pertenecen a su entorno afectivo, también sufren.
Por todo lo dicho, ES IMPORTANTE DESPERTAR LA ATENCIÓN HACIA EL CONOCIMIENTO DE LA EXISTENCIA DE ESTA PATOLOGÍA, que al ser ignorada o no contemplada adecuadamente se aplican infructuosamente tratamientos a los síntomas sin atacar directamente la causa o raíz del problema que, como hemos dicho, es de naturaleza neurofisiológica y hereditaria (los estudios de Francia dependen de la Facultad de Medicina). La falta de orientación adecuada puede incluso agravar el estado del paciente como sucede en el caso de niños o adolescentes de CI normal o alto, orientados a opciones académicas inferiores a las que corresponden a su potencial real, incluso en ocasiones, traslados a una escuela especializada afectándoles gravemente para el enfoque de su vida. Paralelamente, en el adulto, se traduce en emplazarlos en escalafones inferiores a su potencial o la pérdida de su trabajo.
EL PROBLEMA TIENE SOLUCIÓN a través de una terapia psicomotriz de lateralidad siendo falsa la creencia de que desaparece con el tiempo o la edad. Dada la naturaleza del problema, una vez resuelto, no se producen recaídas

http://www.lateralidad.com/
 
 


Recuerdos de la Infancia

Me ha parecido bonito...

Por Julio Antonio Rojas Rodríguez


Algo increíble del paso del tiempo es que nos da una perspectiva diferente de las cosas, y tiendes a ver el conjunto, la suma de las partes, el panorama completo. Sentarte y reflexionar sobre el pasado, te da la misma experiencia que mirar un álbum de fotos de un cumpleaños o evento importante.

Tienes la posibilidad de ver el todo, cada foto individual cuenta una pequeña parte de la historia, es el álbum completo el que cuenta toda la historia. Lo mismo ocurre con la memoria y el tiempo. A mi en particular, cuando viví los 80s, todo me parecía increíblemente tonto y vacío.

Con el paso del tiempo me he sentido increíblemente dichoso de haber vivido muchas “fotos” de esa década “perdida”: desde Motley Crue hasta Volver al Futuro, pasando por mil otras maravillas ochentosas. Es el conjunto de lo que fueron esos años los que le dan una profundidad que en aquel momento no tenían para mi.

Así que la vida y nuestros recuerdos se van formando de pequeñas partículas del tiempo, algunas que por si solas no tienen mucha repercusión e importancia, pero cuando las pones todas juntas a interactuar ocurre la magia.

La vida es entonces un cúmulo de experiencias temporales en los cuales la cultura predominante, de los años que te han tocado vivir, forman parte insoluble. Lo bueno de todo es que tus aficiones, gustos e ideas, te hacen buscar un camino en tu temporalidad.

Es esa ruta la que termina definiendo como persona. No puedes escapar a los años que te han tocado vivir, es cosa de buscar que quieres vivir en esos años, para que en un futuro puedas mirar atras y sonreír.

Pero volvamos más atrás, cuando era un niño, eran los años setentas, otra gran década que me gusta recordar, porque aunque no había dinero en abundancia, eso no importaba para ser feliz.

Aquí algunas reflexiones de aquellos años: A veces, al retroceder en el tiempo me pregunto ¿Cómo pude sobrevivir a mi infancia en los setentas? Pues no había nada de lo que ahora gozan los niños.

Las camas tenían escaleras y los juguetes eran multicolores con piezas que se soltaban o al menos pintados con unas tintas “dudosas“ conteniendo cualquier veneno. No había trabas de seguridad en las puertas de los carros, llaves en los armarios de medicamentos, detergentes o químicos domésticos.

La gente andaba en bicicleta para allá y para acá, sin casco, guantes, canilleras o coderas. Bebíamos agua de ollas de barro, de la llave, de una manguera, o de una fuente y no aguas minerales en botellas ¨esterilizadas¨.

Construíamos aquellos famosos carritos de ruedas y aquellos quienes tenían la suerte de vivir cerca de una bajada asfaltada, podían tentar de batir records de velocidad y hasta verificar en el medio del camino que habían gastado la suela de los zapatos, que eran usados como frenos. Y estaban descalzos.

Íbamos a jugar en la calle con una sola condición: volver a casa antes del anochecer. No había celulares. ¡Y nuestros padres no sabían dónde estábamos! ¡Era increíble!

Teníamos clases más horas que las de hoy en día, sobre todo en las escuelas oficiales. Brazos enyesados, dientes partidos, camisetas razgadas, cabeza pelada ¿Alguien se quejaba de eso? Todos tenían razón, menos nosotros.

Comíamos dulces a voluntad, pan con mantequilla, bebidas con la (peligrosa) azúcar. No se hablaba de obesidad, jugabamos siempre en la calle y éramos super activos .

Compartíamos con nuestros amigos una golosina comprada en aquella tienda de la esquina, y nunca nadie murió por eso. Nada de Playstations, Nintendo 64, X boxes, juegos de Vídeo , Internet por satélite, Video cassete y DVD, Dolby surround, Celular con cámara, Computadora, Chats en Internet, sólo amigos.

A pie o en bicicleta, íbamos a casa de nuestros amigos, aunque vivieran a varios kilómetros de nuestra casa, entrábamos sin tocar e íbamos a jugar.

¡Verdad! Allá afuera ¡En ese mundo inseguro! ¿Cómo era posible? Jugábamos fútbol en la calle, con una portería de dos piedras ... nadie quedaba frustrado y no era el ¡“Fin del mundo“!

En la escuela teníamos buenos y malos alumnos. Unos pasaban y otros eran reprobados. Nadie iba por eso a un psicólogo o un psicoterapeuta. No habia la moda de los superdotados, ni se hablaba de dislexia, problemas de concentración, hiperactividad. Quien no pasaba, simplemente repetía de año y trataba de nuevo ¡el año siguiente!

Nuestras fiestas eran animadas por tocadiscos con agujas de diamante deslizando sobre los discos de vinilo, luz negra y pastel, amenizado con refrescos.

Teníamos: Libertad, fracasos, éxitos y resonsabilidades. ¡Y aprendímos a lidiar con cada uno de ellos! La única verdadera pregunta es: ¿Cómo la gente consiguió sobrevivir? Encima de todo ¿cómo conseguimos desarrollar nuestra personalidad? ¿Eres también de esa generación?

Si le cuentas o le preguntas a los niños de ahora, todo esto que viviste, sin duda van a responder que era aburrido, pero ... ¡¡¡Cómo éramos felices!!!
Licencia de Creative Commons
YO AMO A ALGUIEN CON...¿TDAH? by Jordi Badia