domingo, 31 de octubre de 2010

ADDH. Niños con déficit de atención e hiperactividad ¿Una patología de mercado?

León Benasayag (comp.)



Juan Vasen, Marisa Punta Rodulfo, Gabriela Dueñas, Gisela Untoiglich, Graciela Elsa Ferreyra, Lucila Pazo, Víctor Feld, Inés M. I. Bignone, María Serrate, Roberto A. Diez, Mariana Carbajal



 
El encasillamiento de niños bajo el rótulo de ADDH (Déficit de Atención con Hiperactividad) constituye un fenómeno mundial caracterizado por el abuso de medicación psicotrópica en niños y adolescentes.


No hay prueba científica que documente que un niño padece de ADDH, pero sí hay una forma simple de documentar que un niño no tiene ADDH: ¿cuántas horas puede quedarse frente a la computadora, los video juegos o la TV? Si la respuesta es: las horas que le permiten; entonces, se trata de un déficit de atención a los temas que no le interesan, pero no “es un ADDH”.

Partiendo de un encuadre multidisciplinario, este libro -destinado a padres, docentes y profesionales de la salud- defiende la salud infantil a través de una visión alternativa, sacando al niño del papel de “consumidor” de medicamentos para rescatar su valor como persona, con una historia única que debe ser tenida en cuenta e interpretada y que requiere diversas formas de abordaje terapéutico a partir de un diagnóstico exhaustivo. Para ello, desmenuza cada una de las hipótesis del llamado “ADDH” y las justificaciones pseudo científicas que se han brindado al respecto.

La hiperactividad en superdotados

Ramón, un amigo del blog, me ha hecho llegar este artículo donde se compara hiperactivos con ACI con hiperactivos sin ACI. En breve publicaré tambien un mensaje que me envió explicando su periplo para alcanzar el diagnóstico de su hijo. Gracias Ramón.

Fuente:  http://www.telepolis.com/

Hay que dar al superdotado la educación y atención especiales que necesita para que la hiperactividad desaparezca.




No se debe confundir , como les sucede actualmente a muchos profesionales, la hiperactividad que puede mostrar un superdotado, que es colateral con su especial condición, con la hiperactividad de un niño hiperactivo sin superdotación, y que lo tiene como trastorno. El tratamiento de cada caso es totalmente distinta, y mientras en el primer caso hay que dar al superdotado la educación y atención especiales que necesita para que la hiperactividad desaparezca, en el segundo hay que tratarlo como trastorno del comportamiento.

Estudiemos las diferencias en ambos casos. En este artículo donde se describe como es un niño hiperactivo, iré señalando en cada punto, cómo diferenciarlo del superdotado:

NIÑOS HIPERACTIVOS (No superdotados)

Antes de resañar las principales características del niño hiperactivo hemos de decir que no tienen un comportamiento extravagante extraño o inusual durante la infancia. El superdotado puede tenerlo, de hecho suele tener comportamiento que llama la atención y es inusual.
Mantienen conductas conflictivas sólo por la frecuencia que la mantienen, la intensidad y la inoportunidad del momento en el que ocurren. El superdotado tan solo mantiene conductas conflictivas cuando no es respetado, cuando se le ataca y cuando sufre incomprensión, y no es inoportuno en ellas sino defensivo.
Estos niños tienen dificultad para controlar su conducta en presencia de otros y les resulta más fácil cuando están sólos. El superdotado puede controlar perfectamente su conducta si se lo propone, y si se lo explicamos y él lo ve razonable, la cambiará.
No todos los niños hiperactivos mantienen las mismas características que a continuación se describen pero las dificultades de atención, impulsividad e hiperactividad son rasgos comunes que presentan todos los niños. Como características destacamos:

ATENCIÓN
Lo que más caracteriza al niño hiperactivo es su falta de atención cercana a detalles. Los superdotados, por su gran capacidad de observación son capaces de describirnos con detalle lo que queramos, eso sí, siempre que le interese el tema, aunque parecen distraídos, porque dado el aburrimiento al que son sometidos en el colegio, ellos se evaden con su imaginación y su pensamiento, pero no es distracción propiamente dicha, y si les preguntamos, seguramente son capaces de contarnos de lo que se estaba hablando. El hiperactivo nunca lo hará.
En casa tienen dificultades para seguir las directrices que se le marcan, para organizarse y parece que no escuchan cuando se les habla. El superdotado, cuando no sigue nuestras directrices, no es porque tenga dificultades para hacerlo, sino porque no quiere, dado que es muy independiente, y no lo hará hasta que no le expliquemos la razón de por qué debe hacerlo y él piense que es algo razonable. Tampoco tienen dificultades para organizarse, eso sí, lo hacen cuando quieren, porque pueden ser desorganizados, pero no por padecer dificultad alguna, sino porque su condición suele ser así (pensemos en Einstein, por ejemplo, el típico genio distraido).
En el colegio cometen errores por no fijarse en los trabajos o en las diferentes actividades. Los superdotados no suelen cometer errores, pero si alguna vez lo hacen en el colegio, es porque es tal el aburrimiento que padecen, y tal su frustración, que su bajo rendimiento les lleva a ello, nada que ver con hiperactividad en este caso.
Con frecuencia saltan de una tarea a otra sin terminarla, ya que evitan situaciones que implican un nivel constante de esfuerzo mental. Los superdotados, si realizan una tarea que les motive o sea de su interés, pueden pasar horas haciéndola, no se cansan de ello y además les gusta el esfuerzo mental, porque les encantan los retos. Pero eso sí, lo que no les interesa, dejan de hacerlo cuanto antes o no lo hacen; pero esto tampoco se puede confundir con una hiperactividad, y es fácil ver la diferencia.

IMPULSIVIDAD

Con frecuencia actúa de forma inmediata sin pensar en las consecuencias. El superdotado no tiene por qué ser impulsivo, aunque su alta inteligencia le hace dar respuestas inmediatas, que suelen ser acertadas. Está inquieto con las manos o los pies y no puede sentarse quieto.
Está activo en situaciones en que es inapropiado. Esto sí se puede dar en superdotados, pero cuando no están realizando actividades adecuadas a su nivel de aprendizaje, porque es así es como su exceso de energía que procede de su alto potencial no expresado sale al exterior, pero igualmente no es confundible con los niños hiperactivos, porque al superdotado si le ponemos en una actividad motivante, esta característica de la hiperactividad, desaparece. Yo lo he experimentado en algún caso.
Habla de forma excesiva , responde antes de que la otra persona termine, tiene dificultad para esperar su turno y frecuentemente interrumpe. El superdotado suele ser respetuoso, aunque puede ocurrir que como siempre suele tener inhibida su capacidad, tienda a hablar en cuanto tiene oportunidad, pero no falta al respeto a los demás, y pregunta constantemente por su afán de conocimiento, no por interrumpir. ·

HIPERACTIVIDAD

Lo más característico de estos niños es la excesiva actividad motora. Siempre están en continuo movimiento, corren, saltan por la calle, nunca quieren ir cogidos de la mano... Esto no es frecuente en superdotados, sobre todo si están haciendo alguna actividad que les interese, y si no quiere dar la mano, vuelve a ser por su gran capacidad de independencia.
Su excesivo movimiento no persigue ningún objetivo, carece de finalidad. En los superdotados ese exceso de movimiento , cuando se da, tiene la finalidad de exteriorizar un exceso de energía que tienen inhibida por no utilizar su alto potencial, y que ha de salir por algún lado; en algunos sale con esta hiperactividad, en otros por el contrario, se transforma en depresión, pero insisto en que hay una razón.

COMPORTAMIENTO

Su comportamiento es imprevisible, inmaduro, inapropiado para su edad. En el superdotado es todo lo contrario, son muy maduros para su edad , y su comportamiento puede ser incluso como el de un adulto, con una gran capacidad de independencia (todo lo quieren hacer solos)No son malos pero sí que son traviesos. Los superdotados suelen ser muy responsables y no se caracterizan por ser traviesos.
Se muestran violentos y agresivos verbal y físicamente. Los superdotados pueden mostrarse agresivos alguna vez cuando se les ataca y su frustración ya ha alcanzado límites intolerables ( por ejemplo, se les dice descalificativos tales como cerebrito, listillo, vago, viejo, engreidos...), aunque no es frecuente, y tiene una razón lógica que explica ese comportamiento, que nada tiene que ver con el que se da en hiperactivos sin superdotación.
Con frecuencia mienten y cometen hurtos. Los superdotados a veces pueden mentir, pero para conseguir sus intereses, dado que son muy inteligentes, pero no como un hecho frecuente porque sí. ·

APRENDIZAJE

La mayoría de los niños hiperactivos presentan dificultades en el aprendizaje. Los superdotados no tienen dificultad alguna en aprender; otra cosa es su dificultad en nuestro particular sistema educativo. El 40 ó 50% de los niños hiperactivos tienen un bajo rendimiento escolar. Los superdotados pueden tener un bajo rendimiento escolar , pero en el momento que se atiende adecuadamente su superdotacion, sacan todo sobresalientes, por tanto, es fácil también diferenciar entre ambos.
Tienen dificultades perceptivas, con lo cual no diferencian bien entre letras y líneas y tienen poca capacidad para estructurar la información que recibe a través de los distintos sentidos. Esto tampoco se da en superdotados.
Las dificultades de los niños hiperactivos estriban en la adquisición y el manejo de la lectura, escritura y el cálculo. Esto no se da si el niño es superdotado. Son torpes para escribir o dibujar, tienen mala letra y cometen grandes errores de ortografía. Esto tampoco se da en superdotados. En calculo, se olvidan de las llevadas y operaciones básicas. Esto no se da en superdotados.
En lectura, omiten palabras, sílabas e incluso renglones, no comprenden lo que leen, pueden identificar las letras pero no saben pronunciarlas correctamente. Esto no se da en superdotados.
Tienen dificultad para memorizar y para generalizar la información adquirida. Esto no se da en superdotados.

DESOBEDIENCIA

Como dijimos anteriormente al niño hiperactivo le cuesta seguir las directrices que se le marcan en casa. El niño hace lo contrario de lo que se dice o pide. El superdotado es muy independiente y con carácter rebelde, pero si respetamos esa independencia, y le explicamos por qué debe comportarse de una determinada manera, lo hará.
Los padres tienen especial dificultad para educarles en adquirir patrones de conducta(hábitos de higiene, cortesía...). Esto puede darse en algún superdotado, ya que son antinorma, pero igualmente se les puede convencer si se les explica bien las razones.

ESTABILIDAD EMOCIONAL

Presentan cambios bruscos de humor, tienen un concepto pobre de sí mismo y no aceptan perder, por lo que no asumen sus propios fracasos. Esta inestabilidad se suele dar en el superdotado, pero hay unas causas lógicas que lo explican, y que nada tienen que ver con la hiperactividad como trastorno. Tienen que ver con la falta de aceptación de los demás, el que se saben con capacidad pero no pueden desarrollarla en un sistema para personas muy inferiores a ellos intelectualmente, la frustración que de ello se deriva.. razones que no se dan en el niño hiperactivo. Es difícil aceptar un fracaso cuando el niño se sabe capaz para hacerlo, pero a la vez impedido por el medio en que está inmerso, y cambios de humor tenemos todos cuando todo lo tenemos en contra como ellos y sin que puedan hacer nada. Hay que aprender a entender esas diferencias esenciales entre ambos casos

Vicenta Nieves

viernes, 29 de octubre de 2010

RITALINA : CHALECO DE FUERZA QUIMICO

Extracto del libro “En Peligro” Tu hijo en un mundo hostil de Johann Christoph Arnold.



Últimamente hemos llegado a considerar la niñez como una fase que debe tratarse con ciertas reservas. No sólo les hacemos sentirse culpables hasta a los más pequeños. En clase y en el recreo, aplastamos a niños, grandes y pequeños, ricos y pobres, no porque sean rebeldes o indisciplinados, sino porque se comportan como los chiquillos que son.


Lo que hoy llamamos “problemas”, solía aceptarse como rasgos normales de la infancia. Al niño impulsivo, exuberante, espontáneo o audaz ahora lo diagnosticamos como hiperactivo, y le administramos medicamentos para domarlo. Me refiero, por supuesto, al uso generalizado del Ritalín y otros fármacos semejantes, y a la fascinación del público por las medicinas como si fueran la panacea universal.

No hay dudas de que el Ritalín es un medicamento adecuado para tratar ciertos trastornos muy específicos.

No obstante, en los últimos diez años se ha triplicado su uso. Cabe preguntarse si no se abusa del Ritalín como un curalotodo contra, entre otros, el trastorno del déficit de atención e hiperactividad, e incluso para refrenar a niños dinámicos que no tienen realmente tal trastorno.

Además, muchas de las características que se dicen ser sintomáticas de esa supuesta enfermedad no son otra cosa que la defensa del niño contra una vida demasiado estructurada—una reacción normal que solía llamarse “válvula de escape”—o bien, síntoma de anhelos emocionales insatisfechos.

Jeff, un viejo amigo, me brinda este ejemplo conmovedor:

Jerome, un niño de ocho años que vive en Seattle, vino a pasar el verano con nosotros para salir de la ciudad. Cuando llegó, era un desastre, aunque tomaba Ritalín. A los dos o tres días, poco a poco disminuimos la dosis, ya que tenía suficiente espacio para jugar y no armaba bochinche, sino que él
mismo empezó a dominarse. En su casa (en un edificio de apartamentos), lo único que podía hacer era ver televisión. El cambio fue notable.

Cuando el chico llegó, era incapaz de fijar su atención en nada por más de un minuto, tan agitado y distraído estaba. Senté algunas reglas básicas y le di tiempo. Lo llevé a pasear en bicicleta, porque solo se sentía inseguro…

Hacia el fin de su estancia estaba tan asentado y feliz que en un momento me preguntó si me podía llamar “papá”. Casi me desmayé. Ese chico no necesitaba Ritalín; lo que le hacía falta era aire fresco —y amor.

De vuelta en su casa, Jerome muy probablemente habrá recaído. Le habrán recetado más Ritalín para suprimir sus “síntomas”. Y seguimos preguntándonos si alguna vez recibirá la atención que requiere, ya sea en su hogar o en la escuela. Por suerte, un número creciente de personas plantean esa pregunta.

Citemos al psiquiatra y escritor Peter Breggin, conocido por su libro Talking Back to Ritalin (La refutación del Ritalín).

Medicamentos como el Ritalín se consideran una panacea para el tratamiento de trastornos emocionales y de conducta… Pero creo que el uso excesivo que se hace de ellos es pavoroso. Cuando el Instituto Nacional de Salud me pidió que participara en un debate sobre los efectos de esos medicamentos, revisé la literatura pertinente y descubrí que, cuando se administran a animales, éstos dejan de jugar, de manifestar curiosidad, de relacionarse, y no tratan de escapar. El Ritalín crea animales dóciles en cautiverio… Nosotros producimos niños dóciles en cautiverio. Es muy fácil decir que se necesita una aldea para criar a un niño, pero en la práctica nos comportamos como si bastara una pastilla.

A esta supresión de la infancia por medio del Ritalín, Breggin la llama “el chaleco de fuerza químico”. Pero hay miles de otras maneras por las cuales el niño es presa de nuestro afán de comodidad y dominio. Lo más chocante son los atropellos y el maltrato que sufren los niños, no por parte de extraños o de delincuentes declarados, sino a mano de sus propios padres y tutores, personas “normales” que pierden el control y revientan cuando las cosas no salen como quieren.

DE LOS DOS LADOS DEL MOSTRADOR. SÍNDROME DE ASPERGER

Fuente: http://estimulacionydesarrollo.blogspot.com/s

Esto me ha llegado a través de la CADENA DE FAVORES ASPERGER de Argentina, gracias a Roberto Jiménez (MAXIMUS UN ANGEL)




Estar en los dos lados del mostrador significa poder hacer una doble lectura del paradigma. Ser profesional de la salud me permite incorporar como herramientas de trabajo el material de los libros, artículos, hacer cursos y asistir a congresos y jornadas. Me permite entender la necesidad del mundo académico de manejar un lenguaje y el consenso internacional para hablar de lo mismo. Me permite conocer la presión que las escuelas, las obras sociales, las prepagas, la justicia y los pacientes ejercen a la hora de confeccionar un diagnóstico y errar lo menos posible. Casi al borde de olvidar lo que es bueno y necesario para ese niño y su familia.

Ser una mamá que transitó un recorrido del otro lado, me da la posibilidad de saber desde la experiencia vital, aquello que realmente se necesita para lograr superar una dificultad.
Lo que descubrí en ese camino es que no siempre articula aquello que nos dan con lo que esperamos recibir. Afortunadamente hay muy buenos profesionales que están más allá de las modas diagnósticas.

Las construcciones teóricas que le permiten al profesional confeccionar un informe y validarlo, no siempre están al servicio de la real necesidad de una familia en problemas.

Poner tanta energía en la burocracia y las demandas institucionales, puede hacernos correr el riesgo de que en el medio quede el niño de rehén.

Hace más de diez años que leo todo lo que se ha escrito sobre el Síndrome de Asperger. Y desde entonces un denominador común versa lo siguiente: "Es una polémica en el medio científico si pertenece o no al espectro autista". Inmediatamente se puede entender que están los que piensan a favor o en contra. Por lo tanto tenemos la libertad de posicionarnos en la idea que nos parece más inteligente. Comienzo a investigar entonces por qué no y por qué si. Descubro a partir de innumerables consultas que la tendencia a englobar a cualquier problemática conductual en la misma bolsa del famoso espectro, va creciendo. Aquellos alumnos de los renombrados cultores del autismo, no pudieron superar al maestro. Creo que este constructo facilita el diagnóstico para las historias clínicas y los prontuarios escolares. Hace un reduccionismo de la problemática por la que atraviesa el niño, dejando afuera su circunstancia vital y a una familia desolada que no alcanza a comprender por qué este niño que no parece autista, es autista según el "equipo autismo del hospital o la clínica".

Este lado del mostrador, el de la familia que consulta y tiene una gran expectativa, el de la preocupación y el dolor, el del hambre por saber qué le pasa a mi hijo, me dio la sensibilidad y la capacidad de saber escuchar a los padres.
Cuento uno de los tantos casos:

Alicia es madre de una nena que ahora tiene 11 años. Me consulta cuando la chiquita tenía cinco años y estaba a punto de tomar Risperidona. En el conocido centro donde la estaban tratando, le dieron un abordaje terapéutico de muchas horas de consultorio en varias especialidades. Diagnóstico: Trastorno del Espectro Autista.

Durante la consulta la madre me daba esta información y en el momento en que pronunció el término, se puso blanca a punto de desmayarse. La contuve mientras pensaba que me cerraba poco la descripción de la niña con ese diagnóstico. Porque el autismo es una patología y existe, pero no todo es autismo.

El impacto emocional que ejerce en una familia un término de semejante implicancia es altísimo. Cuando el diagnóstico es correcto los padres no se sorprenden porque saben leer el nivel de dificultades que tiene un hijo. Pero cuando no es así, cuando se quedan pensando "mi hijo no es autista" se puede sembrar mucha confusión.

Hago una visita domiciliaria y la conozco en su medio natural a Lucia. Mi diagnóstico después de compartir dos horas con ella y su familia, era que se trataba de una niña normal con algún grado leve de inmadurez. Inteligente, conectada, dicharachera, coherente, en nuestro mundo y atenta a todo lo que se le dice….

Le sugerí un cambio en el abordaje. A pesar de no ser médica y carecer de la autoridad académica para opinar sobre medicación, creí que era absolutamente innecesario administrar ese antipsicótico. El reclamo de diagnóstico y tratamiento lo hacia la escuela por los problemas que la niña tenia en la adaptación áulica.

En el diseño de abordaje, indique una psicóloga para que trabaje con la niña y para bajar la ansiedad de la madre, dado que no estaba en condiciones de aceptar que de tantos profesionales la niña no tuviera ninguno. Esta psicóloga se puso inmediatamente en contacto con la escuela asesorando y haciendo observaciones dentro del establecimiento. Por otro lado el trabajo con la familia dándoles estrategias de utilidad en el manejo educativo y promoviendo el contacto con los docentes y los otros padres para solucionar los problemas que pudieran surgir.
Hoy Lucia es una alumna más, brillante académica y socialmente. No hay ningún rastro de autismo porque nunca tuvo autismo.

De estos casos, nos encontramos a montones día a día. No se puede creer la cantidad de chicos normales que tienen un certificado de discapacidad. Hoy los padres consultan por un problema de conducta y ya se lleva el diagnóstico de TGD con mucha suerte, porque por lo general le cae mejor el de "trastorno del espectro autista".
Lo que mucha gente ignora, por no ser profesional de la salud y no haber transitado varios cambios en los manuales de psiquiatría, es que los términos de la nosología sufren transformaciones y revisiones. Justamente se sabe que el DSM V tarda en salir por falta de acuerdo entre profesionales. Porque se dan cuenta que es difícil adaptar el paciente a la categoría diagnóstica. Es muy probable que estos niños por los que hoy los padres se siguen preguntando "¿es o no es?" "¿tiene o no tiene?, dejen de rotularse con definiciones de manuales, para llamarse "Carlitos y la descripción de sus fortalezas y debilidades" Están trabajando para revalorizar el diagnóstico funcional y dimensional.

Es posible sumarse a este movimiento en contra de la utilización generalizada del término Autismo. No nos dejemos impresionar por los grandes congresos organizados y/o apadrinados por los laboratorios. Escuchemos con espíritu crítico y tomemos aquello que nos sirve. No estamos solos. En muchos países existen agrupaciones de padres y profesionales abocados a esta tarea.

En ciencia los caminos no están cerrados. Hay una dinámica y todos podemos colaborar para optimizar el lenguaje que influye en la calidad de vida de la gente. Si lo que interesa es construir las mejores alternativas, podemos tener la flexibilidad de revisar aquellas estructuras. Podemos crear lugares de encuentro y coherencia entre los dos espacios del mostrador. Porque en el medio, están las personas que necesitan ayuda.

Lic. S. Isabel Rejtman
Psicóloga (UBA)
MN 6.664
Fundadora de La Comunidad Asperger Argentina

ADOPCIÓN Y DEPRIVACIÓN SENSORIAL

Publicado en MENUDOS GENIOS, LUGAR DE ENCUENTRO para PADRES Y PROFESIONALES interesados en el DESARROLLO y la ESTIMULACIÓN INFANTIL en el CAMPO DE GIBRALTAR



Interesante artículo publicado por Natalia Zamora (Terapeuta Ocupacional) en la revista "Vivir Granada" (suplemento mensual del ideal) sobre las dificultades sensoriales en niños adoptados.

"En este artículo intentaremos explicar algunos de los problemas que se dan en niños en los que existe una carencia de estímulos, y por tanto en los que no se han desarrollado todas sus capacidades. Dichos problemas a veces pasan desapercibidos y son identificados simplemente como un mal comportamiento y se cree que con el paso del tiempo mejorará.

Éstos son en su mayoría adoptados que han estado en medios hostiles, como orfanatos, y se conocen como niños deprivados sensorialmente.



Los primeros años de vida.

Para entender el origen de estos comportamientos debemos hacer referencia a los primeros años de vida que son de gran importancia pues constituyen la base del desarrollo psicomotor del niño para ir dando lugar a un adecuado aprendizaje, comportamiento, autoestima, autocontrol, confianza en sí mismo, concentración, habilidad para organizar…
Un niño puede alcanzar estos productos finales si previamente ha sido estimulado a través de los 5 sentidos que normalmente conocemos (visual, auditivo, olfato, gusto y tacto), pero los más influyentes en el desarrollo son el sistema táctil (relacionado con lo emocional y la motricidad), el propiocepceptivo (el sentido de la posición del cuerpo en el espacio) y el vestibular (el sentido del movimiento).
Dichos sistemas sensoriales se estimulan intraútero y posteriormente mediante la relación padres-hijo-entorno.Así en los primeros años la dependencia del niño es total, de forma que la labor de los padres no será tan solo proporcionarle “alimento y abrigo” sino que habrá de ser el medio por el cual el niño comience una comunicación entre él y el ambiente que le rodea. Los padres serán el puente entre el niño y emociones desconocidas. Un beso, palabras, caricias… el agua, el sol, el frio, la música, los ruidos de la calle, las texturas de la ropa….todo son nuevas experiencias que construyen los cimientos del desarrollo del niño, y nosotros habremos de ser quienes le ayudemos para que éste sea completo y saludable. Partiendo de este hecho debemos tener en cuenta que en ocasiones los niños adoptados han pasado periodos largos en lugares monótonos y poco estimulantes. Por lo que debemos prestar especial atención al paso del centro de acogida a casa:

Llegada al nuevo hogar.

La mayor dificultad para estos niños es el momento de pasar del centro de acogida, un entorno pobre sensorialmente, a su nuevo y futuro hogar donde va a recibir todo tipo de estímulos visuales, auditivos, táctiles, de movimiento, gustativos… que resultan desconocidos y abrumadores para su sistema nervioso central (SNC) inmaduro. De forma que el SNC en algunos casos no es capaz de recibir, organizar y responder ante tanta información adecuadamente. Además existe una relación proporcional entre el tiempo que permanece el niño en un lugar poco estimulante y las dificultades que presentará posteriormente. Sin olvidar que cada niño es único e incomparable, y que dos niños ante una misma situación pueden responder de forma diferente.

Reacciones del niño deprivado sensorialmente

Podemos observar varios tipos de reacciones comportamentales, por un lado pueden mostrarse con conductas hiperactivas, irritables, impulsivos, agresivos, etc (por ejemplo, está en constante movimiento, no tolera cambios en la rutina, no soporta que lo toquen/acaricien o tener en contacto con su piel determinadas texturas, se frustra fácilmente, lleva a cabo conductas autoestimulantes como balanceos, llora con facilidad, es temeroso, tiene bajo tono muscular…) o pueden responder de manera totalmente pasiva, indiferente como si no percibieran nada de lo que ocurre a su alrededor, debido a que el cerebro no tiene suficientes conexiones neuronales para procesar tal cantidad de información con lo cual se satura y bloquea sin poder reaccionar.
También podrán manifestar problemas de aprendizaje académico, coordinación motora, lecto-escritura, etc.

¿Cómo podemos ayudar a nuestro hijo?

En primer lugar debemos de tener presente que el cerebro de estos niños es inestable y eso los hace frágiles emocionalmente. Muchos estímulos de ruido, movimiento, personas, cambios de rutina, cambios de tiempo, etc. les afectarán mucho más que a otros niños y pueden llevarles a perder fácilmente el control. Los padres con ayuda de un profesional formado en Integración Sensorial aprenderán a leer a su hijo cuando éste comience a desorganizarse, lo apartarán de situaciones estresantes para su SNC y le ofrecerán la calma que necesita para ir creciendo. Los niños que han vivido en entornos empobrecidos sensorialmente se benefician de manera significativa de la Terapia de Integración Sensorial que se basa en la plasticidad cerebral y establece una relación entre el funcionamiento neurológico y el comportamiento."

Natalia Zamora Rodríguez
Directora Terapeuta Ocupacional
Clínica de Desarrollo Infantil del Sur
C/ Torre de los Picos 9, Bajo 5
18008 Granada (Tlf:605 080 714)
nataliazamora17@yahoo.es

jueves, 28 de octubre de 2010

SEPAMOS ALGO SOBRE LA EQUINOTERAPIA

Los caballos han sido por siglos los fieles compañeros del hombre en las batallas, transporte de carga y personas, su tarea más ardua la ha desempeñado en actividades agrícolas y ganaderas.




Hoy en día, los caballos comparten con los humanos su movimiento tridimensional como una bondad terapéutica y su carácter noble los han vuelto amigos de los niños al entablar una comunicación única incluso con aquellos que no se abren ante los demás.



La equinoterapia consiste en el contacto directo del caballo emitiendo movimientos tridimensionales que transmite calor corporal de 38 grados centígrados, aunque llega a alcanzar 39 grados, siendo esto uno de los mayores de beneficios al ayudar a la relajación de los músculos.




Se refuerza la coordinación,

equilibrio y neurodesarrollo.

Al ser una disciplina complementaria e integral de rehabilitación, la mayor aplicación de la equinoterapia es en personas con discapacidad    y estimulación temprana, destacó Carolina Castro Rojas, coordinadora de La Asociación Duranguense de Equinoterapia.


ALTERNATIVA

La actividad es un agregado al tratamiento médico y otro tipo de terapias, como la electroterapia, masoterapia, hidroterapia, la física y otras. La terapia con caballos es una alternativa para los individuos que deseen una mejor calidad de vida.
La equinoterapia estimula el neurodesarrollo, durante los primeros años de vida se da un proceso en el que las neuronas sustituyen las funciones de las faltantes en personas con alguna discapacidad (plasticidad cerebral), esta disciplina es una opción complementaria para fomentar la actividad cerebral.

"Los caballos son animales nobles e inteligentes", refirió la psicóloga. Los equinos destinados a la terapia son por lo general de la raza cuarto de milla, la edad varía.

En la Asociación Duranguense de Equinoterapia se utilizan yeguas ya que por naturaleza son de menos temperamento que un caballo y más dóciles para el trabajo con niños. Cabe mencionar que las yeguas son sensibilizadas para un uso seguro y evitar accidentes.

REHABILITACIÓN Y ESTIMULACIÓN

La equinotereapia complementa el trabajo a niños con Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), parálisis cerebral, síndrome de down, autismo, depresión y trastornos alimenticios.
En el caso de la Asociación Duranguense de Equinoterapia, las discapacidades más atendidas son parálisis cerebral, síndrome de down y TDAH.
Las áreas de acción en la estimulación temprana son el lenguaje, motricidad fina, motricidad gruesa, sensorial, auditiva, control del movimiento corporal, ansiedad y a control de atención.
Los resultados varían de persona a persona dependiendo de las habilidades que posee cada una, condiciones físicas, mentales, la edad y diagnóstico.
Con satisfacción, la psicóloga Carolina Castro compartió algunos casos exitosos de la disciplina, "niños introvertidos o con problemas de déficit canalizan su energía, atención y socialización".
La asociación pide una carta médica donde se de constancia donde el paciente cumpla las características adecuadas para tomar equinoterapia, se hace una entrevista para realizar una historia clínica del niño y una valoración para crear una rutina especifica en cada caso.

40 MINUTOS
Es el tiempo máximo que dura una sesión de equinoterapia. Terapia física

La equinoterapia fortalece los músculos y restaura la movilidad perdida, también mejora el equilibrio y coordinación.

Impacto mental

El contacto con el caballo ayuda a resolver problemas emocionales y al manejo adecuado de la agresividad.

Personal

Fomenta la autoconfianza, autoestima, capacidad de adaptación, cooperación y responsabilidad

Fuente: http://www.elsiglodedurango.com.mx/

martes, 26 de octubre de 2010

SEGUNDA VISITA DRA. FERRÉ

El pasado jueves tuvimos la segunda visita con la Dra. Ferré. Nos dijo, tras examinarlo y hablar con el osteópata y la optometrista, que la evolución de Alexander era favorable. El peque pudo estar un buen rato sentado haciendo pruebas. El TDAH empieza a desdibujarse y cada vez está más claro que la causa de los síntomas que presenta es un problema de lateralidad de origen osteopático agravado por problemas visuales. Creo firmemente en este diagnóstico ya que desde que tratamos estos puntos la mejoría del peque es mucha.

Ahora el siguiente paso es visitar al Dr. Ferré para ver si aclaramos si es diestro o zurdo y ya trabajar para que utilice el lado que realmente le corresponde. En cuanto a la medicación dejamos de darle las Flores de Bach y añadimos algún componente homeopático más. Seguimos con ejercicios para la lateralidad, aunque nuevos, y con osteópata y optometrista. También nos recalcó que dejáramos de darle leche de vaca (igual que la ortodoncista nos dijo). Bien, de momento seguiremos con estos pasos hasta dentro de tres meses que le visitará el Dr. Ferré y ya veremos que nos dice. La verdad es que Alexander se va interesando por leer, aunque le cuesta, y en el colegio nos dicen que este año ha mejorado mucho respecto el anterior. En fin todo parecen buenas noticias, esperamos que pronto el blog pueda llamarse YO AMO A ALGUIEN QUE TUVO TDAH, es ambicioso pero cuando se trata de nuestro hijo no nos conformamos con poco…



Jordi Badia

lunes, 25 de octubre de 2010

LOS NIÑOS DIESTROS CONTRARIADOS

Jorge Ferré Veciana

Julio de 2003



Los falsos zurdos: Niños diestros contrariados que tienen problemas de aprendizaje A muchas personas puede sorprender el título de este artículo porque muchas personas desconocen la problemática del niño que es diestro y ha aprendido a escribir con la mano izquierda. Cada año diagnosticamos alrededor de cien casos de niños que tiene problemas de aprendizaje cuya causa es la falta de desarrollo completo de su lateralidad diestra. Unos tienen problemas de aprendizaje de la lengua, otros de aprendizaje de la matemática. Unos se muestran inquietos e hiperactivos y otros muestra una sintomatología de desatención. Los hay que presenta síntomas en el período de educación infantil mientras que, otros, pasan desapercibidos hasta fases muy avanzadas del aprendizaje (segundo o tercer ciclo de primaria) porque, con un gran esfuerzo que pasa desapercibido, consiguen ir compensando las dificultades que produce este desorden lateral en el control, la integración y la organización de la información hasta que el sistema claudica. El zurdo que ha aprendido a escribir con la mano derecha y que fracasa en la escuela es un problema más conocido por todos. Ahora, afortunadamente, en muchos entornos de la sociedad, el zurdo ha pasado de ser un niño al que se le prohibía escribir con la izquierda a ser un niño al que todo el mundo entiende y ayuda. Es tal la defensa que se ha llegado a hacer del niño zurdo que, muchas veces, se diagnostica la dominancia de la mano izquierda a una edad muy temprana (antes de los cuatro o cinco años), corriendo el riesgo de equivocar el diagnóstico y enseñar a ser zurdo a un niño que no lo es. La problemática del niño diestro contrariado, que escribe con la mano izquierda y que fracasa en la escuela va en aumento y consideramos que es una problemática suficientemente importante como para dedicarle este artículo y sensibilizar a los profesionales frente al tema para que, en la medida de lo posible, podamos desarrollar una acción preventiva. Entre los factores que pueden contribuir al aumento de la problemática del diestro contrariado destacamos los más importantes: - Alimentar la bebé con lactancia artificial, dándole los biberones siempre en la misma posición. La persona que es diestra sujeta al bebé con la mano izquierda y le da el biberón con la derecha. El bebé come siempre en la misma posición y, a diferencia de lo que ocurre con la lactancia materna, sólo puede activar el oído, el ojo, el brazo y la pierna izquierdos. El lado derecho queda comprimido contra el cuerpo de la persona que le da el biberón. - La incorporación excesivamente temprana de instrumentos monomanuales de tipo cultural. La utilización de punzón, lápiz, tijeras, etc, por parte de niños muy pequeños, que todavía están desarrollando los dos lados del cuerpo hace que, muchas veces, copien literalmente a la persona diestra que les enseña a hacer las cosas delante suyo. - Durante la etapa de educación infantil, generalmente, los niños trabajan sentados alrededor de mesas redondas. Los más inseguros, copian literalmente y en espejo al compañero diestro que tienen delante. - Algunos fallos de psicomotricidad y asimetrías de tono muscular o de posición corporal que pasan desapercibidas. Para el tema que nos ocupa, son especialmente importantes las asimetrías que van en detrimento del lado derecho del cuerpo. - Diagnósticos de lateralidad realizados a edades muy tempranas, antes de los cuatro o cinco años, en fases en las que es normal que los niños alternen los dos lados del cuerpo y pinten con las dos manos porque todavía tienen que acabar de integrar y descubrir que tiene dos piernas, dos vías auditivas, dos manos y dos ojos. - Diagnósticos de lateralidad muy superficiales que concluyen que un niño es zurdo porque mira por el calidoscopio con el ojo izquierdo o porque come o coge las tijeras y el lápiz con la mano izquierda. En algunos casos, el diagnóstico la lateralidad es muy complejo y requiere un estudio bastante exhaustivo de las capacidades bilaterales y contralaterales. Antes de dar valor al lado del cuerpo que utiliza el niño para hacer determinadas actividades hay que asegurar que los dos lados del cuerpo tienen un nivel de respuesta y control idénticos o, cuanto menos, equiparables. Algunos niños se diagnostican de zurdos porque todas las pruebas de dominancia visual las hacen con el ojo izquierdo, sin haber descartado todos los problemas que pueden interferir la función del ojo derecho (problemas de refracción, agudezas o acomodación). Nuestra experiencia nos ha enseñado a considerar que para hacer un diagnóstico certero de la dominancia lateral de un niño tenemos que valorar varios apartados: - Diagnóstico del nivel de desarrollo prelateral alcanzado para asegurar una función correcta de las estructuras periféricas. - Observación de las respuestas de dominancia espontánea. - Y valoración de la respuesta inducida. Después de anotar la mano, el pie, el ojo o el oído que utiliza espontáneamente en muchas pruebas, le proponemos que las repita con el otro lado del cuerpo y, algunas veces, comprobamos que la respuesta es calidad sensiblemente superior. En el corto espacio de este artículo no podemos desarrollar a fondo todo lo relativo a una exploración de lateralidad ni tampoco dar un esquema general de qué debemos hacer con el niño diestro contrariado. El tratamiento siempre es muy personal porque tenemos que considerar el perfil biográfico y neurofuncional de todos y cada uno de los pacientes. Lo único que podemos hacer en un artículo como este es crear conciencia de que la situación del niño diestro contrariado es un problema importante, que es más frecuente de lo que pueda parecer a simple vista y que debemos ayudar al niño que lo padece para optimizar todos los mecanismos de función cerebral, su respuesta ante el aprendizaje escolar y su autoestima. La lateralidad es una función cerebral y la dominancia del niño diestro y del niño zurdo no es una simple cuestión de la mano que se utiliza para algunas respuestas. La dominancia lateral tiene una relación muy directa con la distribución de las funciones entre los dos hemisferios cerebrales y, por tanto, es una función de suma trascendencia en un medio social que cada día concede más importancia al aprendizaje escolar y a los procesos de codificación, decodificación y razonamiento. Antes de terminar quisiera hacer insistencia en la idea de que el diagnóstico es complejo pero el tratamiento todavía lo es más. Así que antes de decidir que un niño tiene que hacer ejercicios para cambiar el ojo dominante o entrenar una mano para la escritura hay que asegurarse muy bien de lo que hacemos y del porqué lo hacemos.

sábado, 23 de octubre de 2010

Consideraciones en relación a la lateralidad y su evaluación

Fuente : http://psicopedagogias.blogspot.com/

La lateralidad es un tema sobre el que ya hemos hablado en diferentes ocasiones en el blog, puesto que resulta un aspecto clave en el desarrollo del aprendizaje, sobretodo en las primeras adquisiciones de la lectoescritura y del correcto establecimiento de las nociones de espacio y tiempo, fundamentales en el desarrollo del aprendizaje en términos generales.


La consolidación de la lateralidad se debe dar alrededor de los 4 ó 5 años, periodo que en algunas ocasiones se puede alargar hasta los 6 o los 7 años, resultando en este sentido importante no forzar, en ningún caso, la elección lateral del niñ@, ya que se puede provocar una lateralidad contrariada o forzar una elección lateral cuando el sistema no se encuentra todavía preparado para ésta. La presión se suele situar en relación a la elección de la mano dominante, aspecto que supone un mayor riesgo por su gran importancia en relación a todas las tareas de escritura y coordinación motora fina en general, por lo que una mala elección puede provocar muchas dificultades a posteriori. En este sentido existe todavía cierta tendencia a considerar que la mano derecha es la que debe ser la dominante, sin embargo debemos tener en cuenta que aproximadamente un 25% de las personas tienen una preferencia lateral zurda, aspecto que debe ser respetado.

Alrededor de los 6 años debemos tener en cuenta una serie de signos de alerta que nos deben alertar de posibles dificultades relacionadas con el asentamiento de la lateralidad:

Dificultades importantes de organización del espacio en el plano, produciendose errores de confusión entre derecha e izquierda (aspecto que se debe reforzar especialmente a estas edades)

Presencia de frecuentes inversiones o rotaciones gráficas o muchas dificultades para realizar los trazos básicos de las letras, errores frecuentes en la copia, trazo débil o discontinuo.

Muy buena comprensión audioverbal pero presencia de muchas dificultades en la adquisición del código escrito o en aquellas actividades en las que la coordinación visomanual resulta clave, como por ejemplo el dibujo, el recortado, juego con pelota ...

Importantes dificultades en la orientación espacial, ya sea sobre el plano o bien general. Asimismo la presencia de dificultades relevantes en relación a la orientación temporal también nos podrian indicar problemas de tipo lateral.

Confusiones entre decenas y unidades.

Tendencia a poner de manifiesto un orden interno complejo e invertido con respecto a muchos conceptos.

Ante estas posibles dificultades debemos realizar una evaluación completa de la lateralidad para poder ver las posibles tendencias del niñ@, así como poder prever que tipo de acciones se pueden llevar a cabo. En la evaluación de la lateralidad debemos observar no solo la mano y el ojo, sino que resultará igualmente relevante tener en cuenta las dominancias auditivas y las de tipo podal.
Por otra parte, otro aspecto que podriamos utilizar para valorar la dominancia manual resulta repartir cartas, actividad en la que podemos valorar la rapidez en que se realiza con cada mano, así como si se ayuda con la mano que no reparte. Asimismo, tambien podemos valorar la agilidad en el punteado con cada mano. Otra actividad cuando no se observa una dominancia clara puede resultar la escritura de los números con las dos manos al mismo tiempo o el dibujo de diferentes elementos con una direccionalidad clara como por ejemplo un caracol, un paraguas, un zapato, un pez, una silla o una regadora, en estas situaciones l@s niñ@s diestros suelen dirigir sus dibujos hacia la izquierda y l@s niñ@s zurdos hacia la derecha.

Marc Giner

viernes, 22 de octubre de 2010

SOBRE LA MELATONINA

En este vídeo nos hablan sobre los beneficios de la melatonina, es de hace algún tiempo porque como ya sabéis ya no es posible encontrarla en farmacias. Gracias Papa por el aporte.

domingo, 17 de octubre de 2010

Guia sobre Dislexia para orientadores y profesores

Fuente: http://psicopedagogias.blogspot.com/

La Consejería de Educación de Murcia ha editado una guía para Orientadores y Profesores de Primaria en materia de dislexia.



Bajo el título "Actualización en Dislexia del Desarrollo", nos encontramos un valioso material para que los docentes y orientadores puedan atender al alumnado con dificultades específicas de aprendizaje derivadas de la dislexia del desarrollo.

El libro ofrece claves para la correcta comprensión de la problemática y una serie de propuestas para abordar adecuadamente la intervención educativa, basada siempre en los principios de integración y equidad, proporcionando recursos y estrategias que posibiliten un desarrollo normalizado del currículo escolar.

Para ello, es fundamental la formación, participación e implicación activa de todos los profesionales que inciden sobre los alumnos, así como de sus familias.

Este trabajo se lo debemos al equipo de Francisco Román Lapuente, doctor en Psicología, profesor titular de Neuropsicología y Director de la Unidad de Neuropsicología Clínica de la Universidad de Murcia, cuya actividad investigadora se centra Neuropsiología infantil dentro del ámbito de la dislexia del desarrollo.

El Dr. Román Lapuente coordina el Grupo de trabajo en Neuropsicología aplicada al ámbito educativo, constituido por la Consejería de Educación, Ciencia e Investigación de la Región de Murcia y la Universidad de Murcia.

Este equipo de trabajo integrado por 8 profesionales de la educación, psicología y pedagogía, ha dado como resultado un magnífico y claro manual en el que podemos encontrar, una clara explicación de qué es la dislexia del desarrollo y las principales teorías que la explican; pautas para la identificación del niño con dislexia, así como las orientaciones y estrategias para la intervención educativa. También, y como Anexo, nos facilita un protocolo de identificación de niños con dislexia del desarrollo.

Dislexia sin Barreras quiere felicitar al Dr. Román Lapuente y al equipo que ha coordinado por su magnífico trabajo, así como a la Consejería de Educación de Murcia por su sensibilidad ante esta dificultad del aprendizaje, y su valiente iniciativa, que debería ser atendida en el resto de la Comunidades Autónomas y también desde el propio Ministerio de Educación.

Se puede descargar aqui.

jueves, 14 de octubre de 2010

¿Menos medicación para el TDAH?

Fuente: http://drgarcia-tornel.blogspot.com/

El Dr. John J. Ratey, es profesor de la Harvard Medical School y en febrero de 2010 realizó el curso Exercise and the Brain para que los participantes aprendieran a instruir a sus pacientes sobre los cambios en el cerebro y en el estado de ánimo que se producen tras el ejercicio físico aeróbico Este psiquiatra ha demostrado realizar ejercicio aeróbico en sus diferentes formas logra que el alumno "se prepare" mejor para aprender, aumentando la atención, la motivación y el control de la impulsividad. Es autor, entre otros, del libro Spark: The Revolutionary New Science of Exercise and the Brain.




Un estudio reciente, publicado en la revista Science, mostró que el ejercicio activo provoca en el cerebro cambios demostrables en la cantidad de receptores de dopamina o, en otras palabras, cómo influye en la bioquímica cerebral humana. Estos hallazgos invitan al optimismo ante la posibilidad de que contribuyan a nuevos tratamientos para personas con problemas en la memoria a corto plazo como el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), el ictus o la encefalomielitis miálgica.

El Dr. Ratey no pretende decir, ni dice, que el ejercicio haga a los niños más inteligentes,; simplemente los prepara para aprender mejor. Después de un ejercicio moderado, el cerebro "mejora el rendimiento" y es más eficiente por un aumento de neurotransmisores como la dopamina, la serotonina y la norepinefrina. Éstas hormonas están relacionadas con la regulación del humor, la atención y el equilibrio mental. Propone que, desde el experimento en una escuela de Charleston, el hacer pausas breves con mini- sesiones con ejercicio durante 10 minutos de ejercicio dentro de las aulas, sirven para mantener la atención de los niños, aunque sea temporalmente siendo más beneficiados.los más distraídos.

La memoria a corto plazo o memoria de trabajo, es la capacidad de retener información durante cortos periodos de tiempo, por ejemplo en los procesos de resolución de problemas. La dopamina es una molécula mensajera que desempeña una función primordial en este tipo de memoria. La función de la dopamina como neurotransmisor es transportar mensajes desde una célula nerviosa a otra. Los fallos en el sistema de la dopamina pueden dañar la memoria a corto plazo, daños que se asocian con una serie de disfunciones psiquiátricas y neurológicas, además de con el proceso de envejecimiento natural.

Todos sabemos que el ejercicio es bueno para el cuerpo, pero no sabíamos que mejoraba el rendimiento cerebral. El Dr. Ratey explora la conexión entre el ejercicio y el rendimiento del cerebro y su importancia para el tratamiento con ejercicio físico del TDAH por varias razones. Casi inmediatamente, tras el ejercicio aumenta la dopamina y la norepinefrina y las mantiene durante un período de tiempo parecido al del metilfenidato (medicación para el TDAH). También ayuda a frenar la impulsividad y posponer los deseos de gratificación inmediata. Según este especicialista, el ejercicio:.

-Mejora el aprendizaje, el humor, la motivación y las ganas de hacer las cosas

-Influye en el aprendizaje directo, a nivel celular, mejorando el potencial del cerebro para acceder y procesar la información nueva. El ejercicio crea el adecuado ambiente para las células cerebrales

-Aumenta la neurogénesis, que es la producción de nuevas neuronas por la liberación de factores que fomentan la acción de las células madre

-Mejora la respuesta al estrés creando una resistencia interna a los factores estresantes gracias los enzimas antioxidantes propios, la reparación y reconstrucción de las proteínas, y mejorar lossistemas de eliminación de residuos tóxicos en el interior de las células nerviosas.

-Mejora el estado de ánimo al elevar los niveles de "nuestros neurotransmisores antidepresivos": dopamina, norepinefrina y serotonina.

El TDAH no tiene un método diagnóstico definitivo ni exacto y, a menudo, el tratamiento con medicación es controvertido y muchos creen, entre ellos yo, que es una enfermedad sobretratada por la presión de los laboratorios farmacéuticos que hacen su agosto con ella.. El Dr. John J. Ratey defiende que debería incluirse el ejercicio físico en el tratamiento, y que el ejercicio puede reducir o incluso eliminar la necesidad de la medicación. La razón, como se puede intuir, es sencilla tras lo dicho hasta ahora; en el TDAH el ejercicio aumenta la concentración tanto de la dopamina como de la noradrenalina, así como de otras sustancias químicas cerebrales: el mismo efecto que se consigue con la medicación. Por ese motivo el Dr. Ratey siempre ha mantenido que una dosis de ejercicio es como tomar un poco de metilfenidato o similar ; su efecto es idéntico a tomar un estimulante.


En EEUU algunas escuelas tienen pausas para hacer ejercicio cada hora, cada par de horas, o parecidas. Un paciente con TDAH podría beneficiarse de una pausa para ejercicios de 10-15 minutos cada hora, suficiente para conseguir que se acelere el pulso durante al menos unos cuantos minutos. Cuando tenga tiempo les hablaré del Tread Desk (una cinta continua para hacer ejrcicio mientras se está trabajando con el ordenador.) El paradigma del ejercicio contra la medicación es el nadador olímpico Michael Phelps, que fue diagnosticado de TDAH a los 9 años y comenzó a ser tratado con medicación. Aun así descubrió que le era imposible permanecer en la escuela. Entonces comenzó a nadar. Cuando alcanzó las 3 horas de ejercicio diario, no volvió a necesitar la medicación nunca más.
¡Bien, Dr. Ratkey! aunque todavía se están realizando ensayos clínicos específicos con ejercicio y TDAH. Es evidente que hay un espectro de gravedad en este trastorno y sólo el ejercicio no sería suficiente pero se logrará que muchos menos niños "vayan drogados". Eso sí, habrá que cambiar un poco, muy poco, el orden de la clase.
 

lunes, 11 de octubre de 2010

¿MEDICAR O NO MEDICAR EN EL TDA?

Fuente: http://alternativasterapias.blogspot.com/



El TDA o trastorno de déficit de atención puede definirse como una condición presente en el individuo caracterizada por dificultad para el control de impulsos, para centrar atención en el desarrollo de tareas y en algunos casos , por un exceso de actividad corporal, que interfiere en el aprendizaje escolar, el control conductual y la interrelación social. Hay autores que sostienen que esta condición tiene una base neurobioquímica y sus síntomas pueden incrementarse por una serie de factores de tipo socio/familiar y/o escolar. Es importante destacar que el diagnóstico de TDA es motivo en la actualidad de amplia discusión entre la población de profesionales dedicados al área de la salud. Entre psicólogos, psiquiatras y neurólogos existen amplias discrepancias con respecto a la fiabilidad de los diagnósticos y con respecto a la existencia o no de este trastorno. Así como hay discrepancias con respecto al diagnóstico también lo hay con respecto al tratamiento que es necesario implementar en estos casos. El que se usa con mayor frecuencia es medicar a los niños con fármacos como metilfenidato o atomoxetina, entre otros, sin embargo, existen otras opciones.


¿Por qué NO MEDICAR a los niños con TDA?

Hay varias razones para hacer este planteamiento:
1. El diagnóstico de TDA es incierto. Con frecuencia escuchamos que: “Hay que hacer un buen diagnóstico, con todas las pruebas y exámenes neurológicos correspondientes para que haya certeza y el diagnóstico sea fiable”. Hasta este momento, no existe NINGUNA PRUEBA ni neurológica, ni endocrina, ni un estudio de imágenes, ni un examen de laboratorio que nos confirme que un niño (ni un adulto) tiene TDA. El diagnóstico es CONDUCTUAL resultando preocupante la cantidad de cuestionarios y test que han surgido con motivo del TDA, muchos de los cuales dan resultados poco fiables, abultando las cifras del diagnóstico. Ante un diagnóstico incierto y confuso no se debe optar por medicar a los niños sin probar antes otras alternativas.
2. En segundo lugar están los posibles efectos secundarios. En relación a Strattera (atomoxetina) el laboratorio que la produce señala que 4 de cada 1.000 niños que ingieren esta droga puede llegar a tener ideas suicidas. A consulta psicológica llegan niños con ideas suicidas o con rasgos de depresión generados por este medicamento. Con el metilfenidato (Ritalín, Concerta, Rubifén, Medikinet) que es una de las drogas más utilizadas en el tratamiento del TDA ocurre que es una anfetamina, droga potencialmente adictiva aunque los defensores del uso de los fármacos en el TDA digan que no. El metilfenidato está catalogado como una droga similar a la cocaína. Todos los fármacos utilizados pora el TDA además, pueden producir otros efectos secundarios como dolor de estómago, inapetencia, trastornos en el crecimiento, tics, etc.
3. Existen terapias alternativas que pueden brindar amplios beneficios a los niños con TDA, entendiendo por Terapias Alternativas todas aquellas intervenciones que, a través de agentes primarios no químicos pretenden mejorar la calidad de vida de personas tanto sanas como con algún diagnóstico de disfuncionalidad. Entre estas terapias pueden señalarse: bioterapia, reeducación conductual, terapia cognitivo-conductual, terapia visual, terapia auditiva, terapia de reorganización neurológica, etc. Cada niño recibirá la terapia correspondiente de acuerdo a los resultados de la evaluación psicológica practicada.

Las terapias alternativas funcionan. Antes de empezar a tratar a un niño es indispensable practicar una evaluación psicológica exhaustiva que refleje las áreas de disfuncionalidad y/o inmadurez del niño, y sobre esa base se sugerirán cuáles son las terapias correspondientes.

Estos contenidos reflejados en los párrafos anteriores constituyen el tema central del taller:

El déficit de atención sin fármacos

Impartido por: Gladys Veracoechea Troconis, Psicóloga infantil, autora del libro "El déficit de atención sin fármacos", (Psimática, 2008)
Este taller se imparte en los colegios u otras instituciones (asociaciones de TDA, centros de salud de niños, asociaciones de padres, etc.) y está dirigido a padres, docentes, profesionales de la salud y público en general.
Colegios u otras instituciones interesadas:
contactar con Gladys Veracoechea por los correos gladysveracoechea@yahoo.es o info@psimatica.com
o por el teléfono 654862607

sábado, 9 de octubre de 2010

NUESTRO PRIMER ANIVERSARIO


Mañana  10 de octubre nuestro blog cumple su primer añito. En este tiempo hemos recibido cerca de 4800 visitas de más de 40 países diferentes. Ahora hace un año, cuando empezamos con el blog ni nos planteamos que podía llegar a tanta gente, pero solo son números . Lo que realmente esperamos es que nuestras experiencias con nuestro hijo así como todo lo que hemos ido recopilando durante un año (noticias, opiniones, profesionales) hayan servido para que cada uno saque sus própias conclusiones y tenga criterios para tomar la decisión más acertada para ayudar a sus hijos. Lo importante es conocer para poder  elegir, de ahí que se hayan publicado entradas de diversos puntos de vista, aunque nosotros siempre hayamos dejado claro cual era el nuestro.
Durante el trayecto hemos hecho nuevos amigos, hemos conocido gente con ideas comunes a las nuestras, hemos encontrado buenos profesionales y hemos compartido experiencias con otros padres cuyo camino se acercaba al nuestro. Y lo mejor: nuestro hijo ha ido mejorando. Así que os damos las gracias a todos: a los que participais con vuestras entradas, a los otros blogeros que nos dejan utilizar sus entradas, a los que nos seguís, a los que haceis comentarios, a los que no animais, a los que os comunicais por mail  y a los que leen porque TODOS nos ayudais a nosotros y a Alexander. Tambien se lo agradecemos al gran protagonista, Alexander, por el cariño que nos demuestra cada día y por la paciencia que está teniendo cada día haciendo ejercicios y yendo de aquí para allá de un médico a otro.

He estado pensado que podiamos hacer para celebrar este primer aniversario, y se me ocurrió que estaría bien tener un foro donde TODO EL MUNDO se pueda expresar, pueda hacer preguntas y compartir sin miedo a que lo expulsen del foro ni lo pongan de vuelta y media. Así que he creado uno. No lo había hecho nunca así que os pido perdón por adelantado sino os gusta. Cualquier sugerencia será bienvenida. He creado ya algunos temas de discusión, pero como digo, podeis añadir los que querais. os dejo el enlace y si os apetece...estais en vuestra casa.

Podeis entrar desde aquí o desde el icono de la derecha.
EL FORO


Jordi Badia

jueves, 7 de octubre de 2010

EJERCICIOS PADOVAN Y COORDINACION VISOMOTORA

Fuente: http://diaridunaapraxia.blogspot.com/

El método Padovan del que ya he hablado en diferentes artículos (El método Padovan: introducción) como terapia del neurodesarrollo trabaja este a partir de ejercicios de estimulación corporales centrados en diferentes partes del cuerpo, organizándose en 4 áreas, aspecto que lo convierte en un método más completo que otros. Además también conviene tener en cuenta como muy importante que la realización de los ejercicios debe ser acompañada de poemas o canciones, con la finalidad de estimular el ritmo, la orientación temporal y el lenguaje, al mismo tiempo que puede hacer más agradable la realización de los ejercicios.


Las cuatro áreas de trabajo son las siguientes:

• Ejercicios corporales

• Ejercicios oculares

• Ejercicios manuales

• Ejercicios orofaciales

Lamentablemente en el primer módulo de la formación en el método Padovan tan solo se trabajan las 3 primeras partes, es decir, que no se trata la parte orofacial que también debe resultar muy importante pero sobre la que no dispongo de información.

A continuación incluyo el programa de los ejercicios que se realizan en relación a la parte corporal y la manual, ya que no dispongo de las oculares. Aunque incluyo los ejercicios conviene tener en cuenta que estos solo deben ser realizados, como insistia Sonia Padovan, por profesionales especializados en el tema.


Ejercicios corporales




Ejercicios manuales



El desarrollo de la coordinación visomotora resulta clave para el aprendizaje, sobretodo de la escritura, ya sea de números o de letras. Aqui os planteo una serie de sugerencias para potenciarla:

o Reproducir figuras en el aire con el dedo, que previamente haya realizado el profesor, con todo tipo de movimientos, rectos, espirales, diagonales, circulares, aumentando su dificultad de forma progresiva.

o Realización de laberintos de dificultad progresiva, insistiendo específicamente en que no se debe salir en ningún momento del recorrido.

o Recortar figuras geométricas de progresiva dificultad.

o Reseguir figuras de índole diversa, aumentando progresivamente su dificultad.

o Copiar dibujos sencillos intentando ser fiel al modelo.

o Juntar objetos o realizar palabras siguiendo líneas curvas entrelazadas.

o Realización de puzzles sencillos.

o Reproducción de figuras con el uso del Tangram

• Inicialmente, visionando la solución. Y en el momento en que se comprenda el procedimiento y se realicé correctamente con la solución delante, realizar la reproducción de la figura sin la presencia de la solución sino tan solo con el modelo.

o Seguir un objeto o una luz con la mirada sin mover la cabeza, realizando distintas trayectorias (arriba-abajo, izquierda-derecha, diagonal, curvas).

o Realizar la figura del infinito diversas veces sobre el papel o bien en pizarra.

o Colorear dibujos.

o Recortar figuras sencillas.

 Inicialmente, trabajar sobre figuras geométricas sencillas. Después dar paso a figuras con una mayor complejidad, con lineas curbas. Y posteriormente, pasar al recorte de figuras o dibujos con detalles más complicados.

o Manipular plastelina y realizar figuras con ésta.

o Aumento de la velocidad en estas tareas:

 Transcribir códigos de dibujos, grafías o números y debajo de este poner el igno que le corresponda según una regla inicial.



Informació de Marc Giner Llenas (Psicopedagogias)

domingo, 3 de octubre de 2010

sábado, 2 de octubre de 2010

DE MOMENTO VAMOS BIEN



Últimamente no he escrito nada sobre lo que estamos haciendo así que voy a intentar poneros al día.
Durante el verano hemos seguido yendo al osteópata y estamos encantados con él. En la última visita ya nos dijo que estaba mejorando mucho. También seguimos con la optometrista y con sus ejercicios diarios. Al final del verano ya los dominaba y nos los cambió por otros más complicados y según dice está mejorando mucho. No nos olvidamos de ir haciendo los ejercicios de lateralidad de la Dra, Ferrè, con la que tenemos visita dentro de 3 semanas,  que será cuando podamos hacer una mejor valoración de los avances de Alexánder. Esta semana se ha unido a nuestro "elenco" de profesionales una ortodoncista holística que nos recomendó el Dr. Castaign ( Osteópata) y que ha resultado ser una maravilla: La Dra. Melibea Vallvé. A los dos minutos de estar con Alexánder ya supimos que habíamos encontrado lo que queríamos. Ya sabeís nuestra perspectiva de no tratar las cosas por separado sino en conjunto, pues esto es lo que encontramos allí.
En cuanto a lo que notamos nosotros y los que están cerca de Alexánder pues coincidimos en que está más tranquilo, de hecho hasta en el colegio le han quitado la etiqueta de hiperactivo y  aunque sigue  con problemas de aprendizaje evoluciona muy favorablemente. Por supuesto es un niño y también tiene sus dias malos pero ya són los menos. Ahora mismo estamos centrados en que aprenda a leer bien y a que mantenga un poco más la atención. Ahora ya nunca digo: "Es que tiene TDAH", por muy comodas que las siglas resulten ahora digo "Tiene dificultades de aprendizaje" y por dentro pienso :"De momento", porque tengo la certeza de que estamos en el camino correcto para ayudarle y de que él es capaz de superar todo esto como tantas otras cosas, a su corta edad, ya ha superado. De momento vamos bien.

Jordi Badia

Escuela flexible para niños diversos

El TDAH y la dislexia acaparan gran parte del fracaso escolar y los especialistas piden protocolos para que la enseñanza se adapte.

Aunque desconocen exactamente cuánto fracaso escolar es atribuible a trastornos de aprendizaje que no han sido atendidos adecuadamente en la escuela, un equipo de expertos de Sant Joan de Déu llama la atención sobre esa asociación. Y también sobre lo injusto que es que niños y niñas que se esfuerzan mucho para solventar las dificultades añadidas que tienen por su trastorno no logren una enseñanza que les permita aprender y se vean abocados al fracaso.




Recomendaciones para adaptar la enseñanza

El déficit de atención, en primera fila y supervisado

El trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad (TDA-H) es de origen neurobiológico y crónico. Se trata con medicación, refuerzo y reeducación escolar y tratamiento psicológico.

En la escuela es importante definir normas de conducta para combatir la impulsividad, premiar las conductas adecuadas y supervisar las tareas de forma continuada, porque lo normal es que se equivoquen de libro o se olviden de los deberes. La tutoría muy cercana, así como la ayuda en la planificación de las tareas, les permite seguir la clase. Antes de cambiar los contenidos del aprendizaje conviene cambiar los procedimientos, por ejemplo troceando en varias hojas un examen. Y facilitarles que no se distraigan situándolos en la primera fila.

Más tiempo y más exámenes orales para la dislexia


La dislexia se manifiesta con una dificultad para leer y, por lo tanto, para la comprensión lectora y la expresión escrita. Es un trastorno neurobiológico que afecta a entre el 5% y el 17% de la población.

Pueden aprender igual que los no disléxicos, pero la enseñanza se basa en la lectura y se evalúa a través de exámenes escritos y por eso están en inferioridad. Por eso es importante instruirlos en técnicas de estudios para hacer esquemas y extraer lo esencial, para minimizar el tiempo de lectura necesario. También recomiendan no penalizarlos por la ortografía, algo realmente difícil para un disléxico. Ni hacerles leer en público. Necesitarán más tiempo que los demás en los exámenes y les favorecerán las pruebas orales.
 
Más tiempo para realizar los exámenes o hacerlos orales, en el caso de disléxicos, sentarlos en primera fila y trocear en tramos más pequeños los exámenes, en el caso de los que tienen déficit de atención (TDA con o sin hiperactividad) son algunas de las recomendaciones básicas que todas las escuelas deberían tener en cuenta para permitir a sus alumnos aprender como los demás. Así lo dicen en el último informe FARO de Sant Joan de Déu y La Caixa, en el que neurólogos y pedagogos han analizado el peso de esos trastornos y los problemas que causa que no se atiendan adecuadamente.


Si se tiene en cuenta que la prevalencia de la dislexia es de entre el 5 y el 15 por ciento de la población y la del TDA(H) entre el 3 y el 8 por ciento, en cada aula hay dos niños con un trastorno de aprendizaje. "Están perfectamente definidos y no son modas, sino trastornos de origen neurobiológico, a menudo con una base genética, y que interfieren en el aprendizaje", resume la neuróloga Anna Sans, coordinadora del equipo dedicado a estas dolencias en Sant Joan de Déu y directora de este informe.

"En los 2.000 casos que han venido a consulta porque había sospecha de trastorno, sólo en el 8% no hemos llegado a nada. No encontramos problema. En el 92% restante, sí. Y de ellos el 70% son dislexias, TDA con y sin hiperactividad y combinaciones de ambos", resume la especialista. Y la escuela es su primer muro. Sin diagnóstico médico, la situación es peliaguda; sin tratamiento, difícil; pero si en la escuela no se le identifica y se adaptan los métodos, para que puedan aprender con sus diferencias, el riesgo de fracaso es enorme. "Por cada cien niños sin problemas que acaban los estudios obligatorios, con un TDAH sin tratar lo hacen 68; y si el 78% accede a estudios superiores, con TDAH, sólo el 21%".

Lo que piden los autores del informe es que se establezcan protocolos para admitir estos trastornos en la escuela y para que todos sepan cómo actuar a su favor. Esos protocolos no existen de momento y la formación del profesorado apenas incluye resolver estas situaciones –estadísticamente, dos en cada aula–. "Ni entre los maestros, salvo los especialistas en educación especial, ni aún menos entre los de secundaria, aunque ahora mejora un poco con el nuevo máster que suple al antiguo curso de capacitación pedagógica", resume Enric Roca, profesor de Ciencias de la Educación en la UAB y coautor del informe.

Visto desde las propias escuelas, para ser eficaces necesitarían no sólo protocolos de actuación y más formación de los profesores, sino también una participación más activa y coordinada de los equipos de atención pedagógica y demás servicios que teóricamente trabajan para las escuelas y los alumnos. "Y priorizar los contenidos que se quieren enseñar, y la colaboración real de las familias", concluye Jordi Cardona, director de la escuela Garbí de Esplugues de Llobregat y también participante en el informe.

ANA MACPHERSON

Fuente: http://www.lavanguardia.es/
Licencia de Creative Commons
YO AMO A ALGUIEN CON...¿TDAH? by Jordi Badia