viernes, 23 de abril de 2010

SOBRE TDAH. Un camino que se recorre en familia.

Como madre y psicóloga he estado muy cerca del TDAH, infantes y adolescentes que sufren el detrimento de su autoestima casi siempre acompañada de depresión. Los que le rodean también se afectan debido a la dinámica que genera las conductas que se quieren adecuar a las expectativas de los grupos a los que se pertenece, conductas que en muchas ocasiones no permiten "disfrutar" de una reunión, fiesta infantil, cena en un restaurante, o situación en la que el menor "toma protagonismo" por su impulsividad, espontáneidad, desatención, interrupción en las conversaciónes, falta de espera, torpeza en sus movimientos que causan accidentes, en fin... replicaría un acompañante: "que pena es que Pipe es así, tiene TDAH, nos hace quedar siempre tan mal"... El comportamiento de Pipe genera un cierto sin sabor al narciso padre o madre que cantaletea mientrás Pipe sigue como si nada...."¡es que no oyes!"..




Nótese bien, las conductas perturbadores (impulsividad y desatención) que generan un choque en la expectativa del otro se deben adecuar, acomodar, educar, normalizar; muy raramente el esfuerzo y comprensión que facilite la adaptación la hará - de forma permanente y constante - el grupo o adulto llámese padre, madre, docente e institución educativa.

He comprendido lo rápido y fácil que resulta administrar una medicación para obtener un "resultado" en un menor con TDAH; y lo complicado que es aceptar la responsabilidad, participación y vinculación de los adultos significativos de la vida del niño en la generación de las conductas a las que se le atribuye un TDAH; que insisto en la mayoría de los casos se diagnostica de forma ligera, precipitada y muy subjetivamente. Pues si es un trastorno orgánico, ¿por qué no se hacen pruebas y exámenes físicos para evidenciar tal organicidad?

La vinculación del niño y adolescente con TDAH casi siempre ha sido inadecuada con sus adultos significativos, quienes justifican sus palabras, afectos, conductas y vínculos con ellos, debido a las conductas impulsivas y equivocadas que requieren "corrección" por lo que se muestran con frecuencia autoritarios, desafectivos y hasta maltratadores .

Uno de los errores frecuentes que cometen los padres y madres de niños con supuesto TDAH es "hablar más de los desaciertos del niño que de sus aciertos y cualidades", situación que hace que éstos chicos se muestren a la defensiva constantemente de sus padres y que no tengan motivación para hacer cambios "bah, si mi mamá siempre habla mal de mi, igual yo siempre soy el malo".

Cuanto me alegra ver noticias como la recientemente publicada por la BBC -Más incentivos y menos fármacos para niños hiperactivos- , allí el Profesor Chris Hollis da importancia al logro que los incentivos (terapia conductual) generan en la reducción de conductas hiperactivas. ¿Para qué exponerlos a los efectos secundarios de la medicación si el reconocimiento y la valoración de conductas adecuadas tiene un buen resultado en la mejoría de los supuestos sintomas del TDAH?

Ahora bien, considero que si los padres, madres o adultos significativos en la vida de un menor con supuesto TDAH exploran sus sentimientos vivenciados en la interacción con el menor desde su concepción; emociones que predisponen su vinculación y contaminan la percepción, la comunicación, la tolerancia; éste menor con aparente TDAH mejoraría, pues el logro de una psicoterapia dinámica que "ilumine" la consciencia, libere los afectos y mejore las vinculaciones aportaría en su desempeño y desenvolvimiento general.

Una autoestima sanada por el afecto y la vinculación de los progenitores, ayudaría a ese menor a encontrar caminos para vivir gratamente, buscando no sólo el incentivo - reconocimiento del otro, sino progresivamente el sentimiento de logro y realización por alcanzar un objetivo o simplemente disfrutar de esa cena en el restaurante, esa reunión social, ese departir familiar sin las miradas inquisidoras y calificativas de los adultos que ya esperan de él, conductas etiquetadas como TDAH.

Sin duda, como lo explica éste artículo las medicinas para el TDAH no son efectivas , como si puede serlo la mirada de aceptación, valía y el amor incondicional de un padre y una madre.

Quizás pienses que no es fácil para ti... igual reflexiona: No ha sido fácil para tu hijo/a. La Psicoterapia no es sólo para el menor, como padres y madres debemos involucrarnos y ser parte del cambio


Fuente: http://elblogdelilianacastromorato.blogspot.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todos los comentarios son bienvenidos independientemente de la conformidad del autor de este blog con las opiniones que se expresen en ellos. Serán moderados solo para evitar repeticiones o spam, nunca para censurar opiniones. Gracias por participar en el blog.

Licencia de Creative Commons
YO AMO A ALGUIEN CON...¿TDAH? by Jordi Badia