lunes, 26 de abril de 2010

"NO PODEMOS CONSENTIR QUE SE MEDICALICE A LOS NIÑOS" - Reportaje a Juan Pundik

por Antonio F. Muro
En: http://www.dsalud.com/numero104_3.htm

Millones de niños de todo el mundo están siendo hoy injustificadamente medicalizados para "tratar" presuntos "trastornos de conducta". De hecho tanto la Unión Europea como la FDA han autorizado recientemente que se administre Prozac a niños y adolescentes cuando se trata de un producto cuyo consumo, bien solo, bien combinado con otros fármacos aparentemente menos peligrosos -como algunas medicinas para la tos y el resfriado, los anticonvulsivos o medicamentos para aliviar la migraña o perder peso- puede resultar muy peligroso. Y claro, la reacción no se ha hecho esperar. Juan Pundik, presidente de Filium (Asociación para la Prevención del Maltrato del Niño) y promotor de la Plataforma Internacional contra la Medicalización de la Infancia, ha decidido enfrentarse a esa decisión. Y es que es intolerable que la industria farmacéutica haya decidido clasificar a niños y jóvenes sanos pero inquietos y rebeldes en enfermos a los que suministrar fármacos sólo para ganar dinero.



Juan Pundik -psicoanalista con más de 40 años de experiencia- es fundador y director de la Escuela Española de Psicoterapia y Psicoanálisis, fundador y presidente de FILIUM, Asociación para la Prevención del Maltrato al Niño, y fundador y presidente del Comité Ejecutivo de la Comisión Nacional del Día del Niño. Es asimismo autor de varios libros entre los que destacan ¿Qué es el psicoanalisis?, El niño hiperactivo y Prozac ¿sí o no? Y, por si fuera poco, actualmente dirige la Plataforma Internacional contra el Prozac y la Medicalización de la Infancia.

Debemos decir que Pundik se dedica a la defensa de la infancia desde que llegara a Madrid desde Buenos Aires escapando de la dictadura militar. Corría de hecho el año 1977 cuando fundó FILIUM, la primera asociación de este tipo que se constituyó en nuestro país. Y resulta realmente revelador que desde el comienzo incluyera entre lo que considera maltrato el exceso de medicación infantil convirtiendo el tema en uno de sus principales campos de actuación.
Pues bien, en junio de 2006, tras leer en la prensa que la Agencia Europea del Medicamento había emitido un dictamen favorable a la prescripción del Prozac a menores de 18 años -hasta ese momento prohibido- decidió constituir de inmediato la Plataforma Internacional contra el Prozac y la Medicalización de la Infancia cuyo primer acto oficial fue dirigir un escrito al Presidente de la Comisión Europea solicitándole que no autorizara su comercialización a menores, petición que apoyaría adjuntando la documentación médica y científica existente sobre los terribles efectos adversos que el Prozac puede llegar a provocar en adultos y, por tanto, aún más en niños.
Como cabía esperar Pundik no recibiría respuesta pero a diferencia de lo que suele hacer el español medio -que tras un primer arranque de indignación desiste de reclamar sus derechos al primer contratiempo- este hombre reiteró sus escritos mes tras mes hasta que, por fin, recibió respuesta. Lo sorprendente fue que -emitida con fecha 30 de agosto del 2006- estaba firmada por Martín Terberger, Jefe de la Unidad de Productos Farmacéuticos y Bienes de Consumo de la Dirección General de Empresa e Industria de la Comisión Europea. Una respuesta que venía a confirmar la autorización e, indirectamente, desvelaba la realidad del problema: la aprobación de un medicamento como el Prozac no es para las autoridades europeas una cuestión de salud pública sino algo relacionado con la empresa y la industria.
"Que la respuesta -nos diría Pundik- procediera de la Dirección de Industria y Comercio y no de la de Salud Pública de la Comisión Europea, y que se considerara para su aprobación suficiente el informe de Lilly, el propio laboratorio fabricante del producto, me pareció una flagrante tomadura de pelo, una corruptela. Y todo el procedimiento una falta de transparencia del funcionamiento de la Unión. Así lo denuncié ante el Parlamento Europeo que dio curso a la denuncia y me invitó a presentar mis alegaciones en Bruselas el pasado 22 de noviembre del 2007 dando ello lugar a un expediente que se mantiene abierto". Cabe añadir que las cartas intercambiadas, los fundamentos y las alegaciones de Pundik pueden leerse en www.filium.org.

El caso es que Pundik hablaría efectivamente ante los diputados del Parlamento Europeo y tuvo una intervención apasionada apoyada en datos científicos y médicos tras la que solicitó cuatro cosas:

1º) Que se derogue la autorización para administrar Prozac (fluoxetina) a niños y adolescentes menores de 18 años que fue concedida con la mera petición del fabricante del producto, Laboratorios Lilly.
2º) Que se derogue el artículo 6 del Reglamento de la Comisión Europea que permite delegar en el propio laboratorio que solicita la comercialización de un nuevo medicamento la investigación sobre los presuntos beneficios del fármaco, sus contraindicaciones y los posibles efectos adversos.
3º) Que se abra de inmediato una investigación sobre las autorizaciones concedidas por la Agencia Europea del Medicamento a todos los productos medicinales aprobados mediante tan aberrante procedimiento.
4º) Que se establezca un ordenamiento jurídico transparente mediante el cual las autorizaciones para la administración de sustancias medicinales sólo se concedan tras estudios, pruebas e investigaciones que hayan sido realizadas por organismos claramente independientes de la industria farmacéutica y no por ésta aunque sean los laboratorios interesados quienes las financien.

Obviamente quisimos hablar con él.

UN ATENTADO SOCIAL

-Señor Pundik, debe ser usted de los pocos profesionales de la Salud que se ha hecho oír en el Parlamento Europeo alzando su voz contra la medicalización de la infancia.

-Que yo sepa, nadie había utilizado este cauce. Probablemente por desconocimiento de los derechos que los ciudadanos europeos tenemos de apelar ante las jóvenes instituciones de nuestra Unión que, quizás por esa misma juventud y su europeísmo, funcionan con comportamientos más democráticos que nuestros organismos gubernamentales nacionales, irrespetuosos con sus ciudadanos por la herencia de las tradiciones totalitarias.

-¿Qué quiere decir cuando utiliza el término "medicalización"?

-Medicalización es un superlativo de medicación que he acuñado para cuestionar la sobremedicación y la medicación inadecuada. Apoyo mis conclusiones en sectores y revistas médicas que están concretamente en contra de los excesos e inadecuación de las prescripciones y proveen información e investigaciones actualizadas al respecto.

-¿Qué fármacos considera usted que están siendo prescritos en exceso y de forma inadecuada?

-Como parte de esta campaña antimedicalización en abril del 2006 publiqué El niño hiperactivo, obra en la que denuncié la masiva prescripción de Rubifen, Concerta, Ritalin y metilfenidato a la que en general está siendo sometida la infancia. Denuncié la inexistencia del TDAH o Trastorno del Déficit de Atención con o sin hiperactividad, de la corrupta biblia psiquiátrica que representa el DSM -manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales- y de la "cocaína pediátrica" en la que en realidad consiste el metilfenidato y sus dramáticas consecuencias.
No olvidemos que el prospecto del Rubifen indica como posibles efectos secundarios sequedad de boca, vértigo, dolor de cabeza, insomnio, náuseas, nerviosismo, palpitaciones, reacciones cutáneas y alteraciones de la presión arterial. Y que según algunos estudios puede llegar a producir la muerte súbita del niño. Un dechado de virtudes. El mismo prospecto indica que no debe administrarse a niños menores de 6 años y advierte a su vez de que su uso puede generar dependencia de tipo anfetamínico.
Hoy el metilfenidato, inhibidor selectivo de la recaptación de dopamina, noradrenalina y serotonina, está considerada una de las drogas más adictivas. La web de la Agencia Antidroga Norteamericana (DEA) indica que las reacciones a la cocaína, anfetamina o metilfenidato, cuando se administran de la misma manera a dosis comparables, producen efectos casi idénticos.
En cuanto al Prozac en noviembre del 2006 publiqué un libro sobre él. El Prozac, la fluoxetina, es un Inhibidor Selectivo de la Recaptación de la Serotonina. Y en la propia información que ofrecen los laboratorios fabricantes en sus prospectos se advierte ya de las posibles reacciones adversas que su ingesta puede producir: ansiedad, nerviosismo, insomnio, somnolencia, astenia, temblor, sudoración, anorexia, náuseas, diarrea, mareo, cefalea, sequedad de boca, dispepsia, vómitos, síncope, arritmia cardiaca, anomalías en las pruebas de función hepática, hipo e hipertiroidismo, aumento del tiempo de hemorragia, síndrome cerebral agudo, convulsiones, prurito, urticaria, reacción anafiláctica, vasculitis, síndrome neuroléptico maligno, fotosensibilidad, secreción inadecuada de hormona antidiurética, equimosis, reacciones maníacas, alteraciones del sueño, de la concentración o del pensamiento, problemas miccionales, priapismo, disfunción sexual, alopecia, visión borrosa y midriasis. Además con posterioridad a su autorización la FDA advertiría de la posibilidad de que la fluoxetina pueda provocar también conductas suicidas en niños y adolescentes.

-¿Cree usted que los padres saben realmente qué están dando a sus hijos y sus posibles consecuencias a medio y largo plazo?

-Estoy seguro de que no. Están sufriendo un lavado de cerebro a causa de la gran presión que ejerce la industria farmacéutica que tiene comprados a muchos médicos, medios de comunicación y funcionarios de la administración sanitaria, y confundidos a otros. También a los docentes.

-¿Cree usted que lo saben los psiquiatras?

-Nunca he considerado a la Psiquiatría una especialidad médica sino uno de los brazos de las fuerzas de represión de los estados. Cuando el problema mental que padece una persona es de origen psíquico su tratamiento y cura nos corresponde a los psicoanalistas. Y si el origen es orgánico a los neurólogos. La verdad es que hoy la mayoría de los psiquiatras, aparte de ejercer ese papel represivo, son meros agentes comerciales de los laboratorios farmacéuticos.

-¿Se explica adecuadamente a los padres que acuden con un problema de comportamiento al médico que el peligro no sólo radica en los propios efectos secundarios del fármaco sino en la combinación con otros fármacos?

-Los médicos no suelen ni escuchar ni dar explicaciones a los que les consultan. Los medicamentos para la tos y el resfriado que contienen dextrometorfán, el anticonvulsivo valproato, triptanos como el Imitrex usados para atender y prevenir migrañas, el antibiótico Xyvox (linezolida), algunos fármacos para combatir la náusea, el fármaco para combatir el mal de Parkinson L-dopa, el medicamento Meridia para la pérdida de peso (sibutramina) y el litio así como varias drogas -incluidas el éxtasis, el LSD y las anfetaminas- pueden, al entrar en combinación con los antidepresivos o entre sí, provocar reacciones adversas peligrosas para la salud.

-¿No sería entonces necesario realizar más estudios a largo plazo, entre los grupos de población adecuados, de las posibles interacciones de los antidepresivos con otros fármacos comunes antes de seguir medicando a nuestros jóvenes?

-No creo que falten estudios. Las autoridades sanitarias y gran parte de los médicos se someten a la publicidad, la presión y/o las prebendas corruptoras de la poderosa industria farmacéutica. Todos los antidepresivos de la clase de los Inhibidores Selectivos de la Recaptación de la Serotonina, 11 antiepilépticos, un fármaco para la obesidad y el tabaquismo y otro para dejar de fumar engrosan ya la lista de medicamentos que están bajo estricta vigilancia de las autoridades sanitarias por el posible riesgo de que su uso provoque ideas e intentos de suicidio. Aunque ese peligro fue observado ya en un primer momento en productos destinados a tratar trastornos mentales todo parece indicar que la alerta podría extenderse pronto a moléculas farmacológicas para enfermedades muy diversas como, por ejemplo, la incontinencia urinaria.

-¿Es el mensaje de "incitación al suicidio" o "incitación a comportamientos agresivos" un mensaje exagerado de los enemigos de la Psiquiatría, principal defensora del consumo de fármacos para lo que denomina "trastornos del comportamiento"?

-Contra el corrupto, delictivo e inmoral proceder de la industria farmacéutica, sus empleados a sueldo de la FDA, de la Agencia Europea del Medicamento, de las agencias nacionales del medicamento, de los editores del DSM y de la medicina todo intento de exageración se queda corto. Sus métodos delictivos no tienen límite. Mire, si se consiguen ejecutar y hacer efectivas las multimillonarias indemnizaciones dictadas a favor de los damnificados de esta inescrupulosa industria y sus venenosos productos es posible que en los próximos años muchos de esos grandes imperios desaparezcan al no poder afrontar el pago.

PRESCRIPCIONES IRRESPONSABLES

-¿No teme que sus consideraciones se tilden de exageradas y radicales?

-La lucha contra un enemigo tan poderoso, inescrupuloso y mafioso tiene que ser radical. Todas las empresas y casi todos los funcionarios gubernamentales utilizan parecidos métodos de pillaje pero en última instancia se quedan con nuestro dinero y nuestros bienes. La gran industria farmacéutica nos roba además la salud y la vida. A la multinacional Merck, Sharpe & Dohme se la considera en Estados Unidos responsable de 140.000 muertes e infartos como consecuencia de la ingesta de su antiinflamatorio VIOXX, ayer autorizado y hoy prohibido por los mismos corruptos e intervenidos funcionarios de la FDA. Los jueces que han dictado condenas de indemnizaciones multimillonarias a favor de sus víctimas y sus deudos están en posesión de documentos internos de la empresa que indicaban que los investigadores habían advertido de los riesgos. Una sola condena judicial les obligó a pagar 212 millones de dólares a una mujer por la muerte de su marido que tuvo lugar por la ingesta de ese fármaco. Y ya hay miles de juicios parecidos en todo el mundo, incluida España. Al conocerse estas noticias la empresa perdió en muy poco tiempo 28.000 millones de dólares al caer estrepitosamente el valor de sus acciones en Wall Street.

-Siempre que se critica el uso de los fármacos aprobados para tratar las depresiones o el TDAH se contraataca aduciendo, primero, que es un fármaco autorizado; y segundo, que todo es cuestión de dosis. Kate Gelperin, revisora de normas de seguridad de la FDA, tras una revisión de un gran número de estudios al respecto señaló: "El hallazgo más importante de esta revisión es que las señales de psicosis o manía, particularmente alucinaciones, pueden acaecer en pacientes sin factores de riesgo identificables a las dosis usuales de cualquiera de las drogas ADHD". ¿Existe de verdad una dosis buena o adecuada cuando hablamos de estos fármacos?

-La fabricación y autorización de estas sustancias están en manos de delincuentes que mediante sus contribuciones económicas corruptas hacen cómplices a parte de la clase médica y a los editores del DSM que se dedican a tipificar como patológicos los comportamientos y vicisitudes normales de nuestras vidas cotidianas. En ningún caso venenos como la talidomida, el Vioxx, las fluoxetinas, las paroxetinas y otros inhibidores de la recaptación de la serotonina, el metilfenidato, la cocaína o la heroína pueden producir efectos beneficiosos, independientemente de cuál sea la dosis que se ingiera.

-Entre los efectos secundarios que puede provocar el Rubifen el prospecto habla de hiperactividad. ¿No le parece curioso que un medicamento para la hiperactividad pueda producir hiperactividad?

-Están obligados a incluir los riesgos por los Ministerios de Sanidad. Los ansiolíticos advierten que pueden provocar ansiedad, los antidepresivos que pueden desencadenar episodios de depresión, los inductores del sueño que pueden provocar insomnio y los antiepilépticos que pueden provocar convulsiones. Estas prevenciones las utilizan para protegerse y defenderse de las demandas judiciales. Los enfermos deberían entender que ingieren siempre los fármacos bajo su responsabilidad porque se supone que conocen los riesgos y han sido informados de ello por el médico que se los prescribe. Con las advertencias de los riesgos del fumar en cada cajetilla la industria tabacalera frena las demandas de los actuales fumadores.

-Detrás de acontecimientos violentos, suicidios o tiroteos como el ocurrido no hace muchas semanas en Illinois y que finalizó con la muerte de seis personas se encuentran con mucha frecuencia personas medicándose con fármacos como Paxil o Prozac. ¿Está clara en tales casos la frontera entre violencia espontánea y violencia inducida por la medicación?

-Yo no establecería ninguna frontera entre la violencia y las consecuencias producidas por la ingesta de psicotrópicos, alcohol u otras sustancias prohibidas y perseguidas.

-GlaxoSmithKline ha recibido una petición de un Comité del Congreso de Estados Unidos para que explique los resultados de un informe que demuestra que ya en 1989 tenían conocimiento de que Paxil aumenta el riesgo de suicidio en más de 8 veces en comparación con los pacientes que recibieron un placebo. ¿Encuentra alguna explicación al hecho de que los parlamentarios norteamericanos se molesten en investigar y llevar al Congreso o al Senado a las compañías farmacéuticas acusadas de ocultación de datos mientras en Europa miramos hacia otra parte?

-Estados Unidos es un país profundamente democrático. En Europa sólo lo son Gran Bretaña, Dinamarca y Suecia. Todos los demás miraron hacia otra parte cuando la Unión Soviética o la Alemania nazi los sometía. La historia del siglo pasado de Europa, como la de España, está falsificada por los que siguen mirando hacia otra parte. No obstante, la aceptación de mi denuncia por el Parlamento Europeo, mi presencia en Bruselas y el que la denuncia se mantenga abierta me hacen ser más optimista y creer que en Bruselas soplan vientos de cambio que pueden limpiarla de muchos de los actuales dirigentes corruptos.

-¿Que piensa de la validez de la investigación científica encargada por los laboratorios farmacéuticos?

-Le voy a contestar con una cita. El doctor Amir Raz, psiquiatra de la Universidad de Columbia (EEUU), decía en un artículo publicado en la revista PLoS Medicine que "la influencia de la industria farmacéutica impregnaba la ciencia a tal punto que el mensaje transmitido a la prensa popular y al público era habitualmente tergiversado para enfatizar los beneficios por encima de los riesgos". Raz agregaba que "la presión comercial no era el único 'culpable' y que la responsabilidad también recaía sobre los investigadores ansiosos por promocionar sus últimos descubrimientos, todo lo cual llevaba incluso a enturbiar los resultados de las investigaciones".

CONSECUENCIAS POLÍTICAS

-Usted ha denunciado en persona ante el Parlamento Europeo el artículo 6 del Reglamento de la Comisión Europea nº 1084/2003 que concede al titular del producto farmacéutico cuya autorización se solicita facilitar los datos de la investigación realizada sobre la que se fundamenta su petición. Ese informe basta para que la EMEA conceda su dictamen favorable y lo pase a la firma de la Comisión Europea. Por lo que sabemos, allí mismo, en su cara, les dijo "Es un flagrante caso de legalización de la corrupción de la industria farmacéutica que nos hace considerar que la Comisión de la Unión Europea funciona con una falta de transparencia y de eficacia que pone nuestra salud y nuestras vidas en riesgo y a merced del objetivo de lucro de la industria farmacéutica que ha sido la responsable, entre otras, del Vioxx, de la monstruosa talidomida y de sus nefastas consecuencias". ¿Realmente espera conseguir algo con denuncias como ésta?

-He sido un militante de la denuncia contra la injusticia, la corrupción, las dictaduras, el militarismo y la represión política desde los 14 años. Supongo que algo de todo ello habrá tenido resultados positivos. Sería imposible de evaluar. Esta vez, para mi sorpresa, los resultados están siendo inmediatos y evaluables. Las miles de adhesiones recibidas por la plataforma, la traducción de los textos a las lenguas más importantes y la documentación que me llega cotidianamente -en todo tipo de idiomas- me tienen desbordado. Afortunadamente, como ya ocurrió con Filium y el maltrato al niño, he perdido el control de la denuncia y del movimiento que ha desencadenado. Internet produce un efecto multiplicador infinito. Ya no puedo ni responder a la cantidad de invitaciones y solicitudes de colaboración que me llegan. Son miles los blogs y páginas web que tienen colgada nuestra información y tienen links a nuestra web. Los efectos conseguidos puede verificarlos cada lector. Hasta ahora lo que se oía cotidianamente eran los prodigiosos efectos del Prozac, la droga maravillosa, la "píldora de la felicidad". Desde hace meses, en cambio, llegan ya multitud de informaciones que alertan de sus riesgos, de sus efectos negativos e, incluso, de que no es más eficaz que un placebo. Supongo que el calificativo mediático de placebo a este veneno lo habrá pagado Lilly para disminuir los efectos del descrédito que están provocando los datos, informes e investigaciones negativos sobre su producto estrella, ahora estrellado.

-Fred Baughman, neurólogo pediátrico y miembro de la American Academy of Neurology, afirma en su obra El Fraude del TDAH. Cómo los psiquiatras hacen "pacientes" de niños normales lo siguiente: "El error fundamental es que el Desorden de Déficit de Atención y de Hiperactividad nunca se ha demostrado que sea una enfermedad o algo físico o biológico". ¿Se trata pues de un simple fraude? ¿Están los psiquiatras convirtiendo en "enfermos" a niños absolutamente normales y sanos?

-Lo que afirma Baugham es totalmente cierto. Es más, se queda corto. Toda la medicina está haciendo eso al servicio de la industria farmacéutica y de su propio beneficio. Aldous Huxley, anticipando la deshumanizada sociedad actual que ya se vislumbraba en su época, escribía que "la medicina había avanzado tanto que ya nadie sería considerado sano".

Y confirmando este lamentable pronóstico a principios del siglo XX un médico francés llamado Knock pregonaba que "toda persona sana es un enfermo que ignora que lo es".

Según denuncia el propio British Medical Journal, la publicación médica oficial británica, todos los procesos normales de la vida, el nacimiento, el envejecimiento, la sexualidad, la tristeza, la infelicidad y la muerte pueden someterse a permanente medicación (British Medical Journal nº 324. Londres 2002). En inglés este fenómeno ha recibido el nombre de disease mongering que en castellano podría traducirse como "tráfico de enfermedades". El cansancio, el mal humor, la desgana, la falta de concentración, la timidez, la inapetencia sexual, la impaciencia, las dificultades para relacionarse con la gente, internet, las consolas o la play station pueden recibir una descripción terminológica médica y ser diagnosticadas como enfermedades para las cuales hay indicación del correspondiente fármaco. En España los psicofármacos se han convertido en los medicamentos más vendidos por detrás de los medicamentos para problemas cardiovasculares o la hipertensión. Desde los años ochenta los fármacos de última generación son lanzamientos comerciales. No obedecen a descubrimientos médicos o científicos.

-¿Se están entonces medicando enfermedades inexistentes con sustancias químicas que tendrán consecuencias serias no sólo en los comportamientos sino también en todo el organismo?

-Los efectos de los inhibidores de la recaptación de la serotonina -como la fluoxetina y la paroxetina- que se administran hoy a los niños los conoceremos sobre todo dentro de algunos años cuando se verifiquen los efectos sobre su organismo. La serotonina es una sustancia neurotransmisora diseminada por todo el organismo que, entre otras funciones, regula el crecimiento y la secreción de hormonas estrógenas y testosteronas. Así que su incremento, ¿generará gigantes, enanos o andróginos? Esperemos conseguir detener toda esta locura y no tener que verificar tan monstruosos resultados de la execrable e ilimitada codicia de los seres inhumanos.

-Señor Pundik: oyéndole uno llega a la conclusión de que ni los padres saben ser padres, ni los educadores saben ser educadores, ni los médicos, médicos; en lo que se refiere, claro está, a lo relacionado con los fármacos para el comportamiento.

-Las drogas psicotrópicas se han convertido en un intento de solucionar problemas de disciplina en los colegios, de amordazar a los niños inquietos en el hogar y de sustituir la consulta al psicoanalista que los seguros médicos no cubren por fármacos no sólo inútiles sino peligrosos.

-¿Y qué alternativas propone para los casos de chicos con problemas reales de comportamiento?

-La actividad física ejercida habitualmente, la luz del sol y la ingesta de carne, huevos y quesos porque estimulan la producción de la serotonina indispensable para una buena calidad de vida y la formación de nuevas neuronas con la misma eficacia que con la ingesta de los fármacos mencionados pero sin ninguno de sus efectos adversos.

-¿Y qué aconseja a los padres que creen que su hijo puede convertirse en "incontrolable", "inagotable", "inabordable" y, por ende, víctima del fracaso escolar? ¿Cuáles serían los primeros pasos a dar?
-La prevención de las dificultades de comportamiento hogareñas y escolares requiere, más que grandes proyectos e inversiones económicas, una gran inversión humana de amor, afecto, comprensión y paciencia. El tiempo que los padres dediquen a sus hijos en los primeros meses y en los primeros años se lo ahorrarán en dedicación posterior, en síntomas, malestares, trastornos somáticos, fracaso escolar, gamberrismo, violencia, delincuencia y toxicomanías. La prevención es económica y eficaz. La rehabilitación es costosa y sus resultados son inciertos.

-¿De verdad considera que caminamos hacia un estado totalitario de zombies controlados desde pequeños mediante la medicación?

-Los que participáis de la heroica tarea de hacer vuestra publicación, los autores que hemos citado -y muchos otros que podríamos citar-, los miles de adherentes de nuestra plataforma -y muchas otras similares que cada día florecen en el mundo-, los médicos que haciendo honor a su profesión humana, a sus compromisos con sus pacientes y con el conjunto de la sociedad nos brindan permanentemente con sus denuncias la información sin la cual esta tarea no sería posible -y a los cuales he dedicado mi último libro- estamos intentando impedirlo. Debemos ser conscientes de que el sistema democrático, tan trabajosamente conquistado, corre el riesgo de estar dando paso, muy veladamente, a un nuevo tipo de estado totalitario que pretende clasificar a niños y jóvenes en adictos, angustiados, depresivos, fóbicos, anoréxicos, bulímicos, atacados de pánico, bipolares, asmáticos, epilépticos, hiperactivos, etcétera; y someterlos a medicaciones segregacionistas y minusvalidantes que borran de un plumazo los derechos y libertades individuales por cuya conquista han luchado e incluso sacrificado sus vidas generaciones enteras de seres humanos.

Punto y final a nuestra conversación. Juan Pundik fue escuchado por el Parlamento Europeo. Ahora es el parlamento de la calle, cada padre en el silencio de su hogar, quien debe decidir si admite que medicalicen a sus hijos. Porque de su decisión dependerá que mañana las consecuencias sean o no dramáticas.

3 comentarios:

  1. Es un gran profesional en crear este blog...
    increible no tengo palabras!!!

    FELICIDADES.

    ResponderEliminar
  2. Excelente ponencia de Juan Pundik, gracias por hacerla conocer. Felicitaciones por el blog.

    ResponderEliminar
  3. Soy un señor de 53 años y 4 años atras me recetaron para poder dormir el ansiolitico Mutabase , el cual me provoco ciertos desmayos .Los relacionaron con ataques de ansiedad.Como no cesaban me cambiaron la medicacion por Lorazepam.Pero esos desmayos se convirtieron en al menos esos 4 años en 144 perdidas de conocimiento. Hasta que decidi dejarlos , con el consiguiente sindrome de abstinencia , que fue durante unos meses la peor experiencia de mi vida . Al mes de dejar la medicacion cesaron los desmayos ,y asta ahora que ya han pasado 9 meses no he vuelto a tener ninguno . Con todo esto , solo quiero denunciar,la negligencia medica que apunto estuvo de quitarme la vida , o volverme un enfermo mental e incluso físico .Mi agradecimiento a Juan Pundik y a todas las personas anonimas , que me informaron por internet .Y mi perplejidad ante los psiquiatras ,psícologos y neurologos que no supieron encontrar el motivo de mis desmayos , cuando estoy seguro no ser el unico caso que se les presentara .Y Cuando hay tanta informacion en foros y en la enciclopedia medica explicando el motivo de mis sincopes .Miguel

    ResponderEliminar

Todos los comentarios son bienvenidos independientemente de la conformidad del autor de este blog con las opiniones que se expresen en ellos. Serán moderados solo para evitar repeticiones o spam, nunca para censurar opiniones. Gracias por participar en el blog.

Licencia de Creative Commons
YO AMO A ALGUIEN CON...¿TDAH? by Jordi Badia