martes, 15 de diciembre de 2009

Nuestra perspectiva del TDAH.2

Tras este primer fracaso con el Medikinet volvimos a la consulta y nos lo cambiaron por Rubifen. Empezamos a dárselo un dia de colegio y la maestra enseguida notó efectos positivos. Si se lo dejábamos de dar un día nos llamaba la atención porque lo notaba. Así pasamos un año con rubifen y risperdal. Nosotros le empezamos a notar menos impulsivo y en clase, la verdad, iba a P5 tampoco esperabamos grandes cosas. Acabó el curso muy justito y empezó el verano. Durante las vacaciones le dimos descanso del rubifen. Fue en septiembre cuando al volver a darle el rubifen para empezar el curso nos volvimos a encontrar de lleno con ese niño que habiamos visto el dia del Medikinet. No nos gustó lo que vimos, no nos gustó nada. La nueva profesora nos hablaba mejor de él los dias que no le dabamos la medicación ( todo lo contrario de la del año anterior). Tomamos la determinación de no dárselo de momento e informarnos un poco más. Lo que encontramos nos dejó muertos de miedo. Todos esos efectos secundários, las estadísticas sobre el aumento de medicación infantil, en fin, un precio muy alto por unas cuantas horas de atención que además él tampoco aprovechaba en exceso. Consultamos con la psicóloga y no puso objeción "si una cosa no funciona para que se la vas a seguir dando". Fue entonces cuando decidimos seguir otras vias. Lo primero que hicimos fue ir a un médico que no es partidario de recetar medicamentos y mucho menos a los niños. Encajaba en nuestra forma de ver la medicina donde lo importante debería ser solucionar el problema y no ocultar los síntomas. Esto último es una opinión muy personal nuestra ( aunque nos consta que muchísimas personas piensan igual). En fin empezamos con homeopatia, Omega 3, Factor transfer y melatonina (para mejorar la calidad del sueño). Básicamente la idea era suministrar al cerebro los nutrientes necesarios para estimular los procesos que al parecer no era capaz de realizar con normalidad (no se si me explico muy bien, pero intento explicarlo de forma sencilla). Al poco tiempo decidimos quitarle también el Risperdal, consultandolo previamente con la psicóloga. Durante este último año hemos ido ajustando el tratamiento según íbamos viendo avances o retrocesos y hoy en día solo toma Omega 3 y un jarabe homeopatico que nos prepara el médico.
¿Cómo está hoy nuestro peque?  Pues superado el miedo inicial al alejarnos de los medicamentos "oficiales" para el TDAH el peque está algo más tranquilo, se relaciona estupendamente con todo el mundo y ha ganado en madurez y autonomía. En el cole la verdad es que sigue yendo mal aunque hace progresos que nos llenan de alegría cada día.
Solo hemos dado un pequeño paso, sabemos que nos queda lo más difícil, no nos contentamos con lo que hemos hecho hasta ahora. En los próximos dias tenemos que tomar decisiones sobre como podemos seguir ayudándole. Tenemos en mente varias terapias que cuando las tengamos más claras explicaremos.

2 comentarios:

  1. Hola Jordi,
    yo también quiero aportar mi granito de arena, hace unos dias me llego desde la web de www.conmishijos.com el siguiente reportaje con enlaces anexos, me los estuve leyendo y me parecieron interesantes.
    Os lo pongo a continuación: http://www.conmishijos.com/expertos-familia/Hiperactividad_y_deficit_de_atencion_la_verdad_de_un_trastorno_desvirtuado/115

    Ánimo y adelante con el blog...
    Un beso,
    Susi

    ResponderEliminar

Todos los comentarios son bienvenidos independientemente de la conformidad del autor de este blog con las opiniones que se expresen en ellos. Serán moderados solo para evitar repeticiones o spam, nunca para censurar opiniones. Gracias por participar en el blog.

Licencia de Creative Commons
YO AMO A ALGUIEN CON...¿TDAH? by Jordi Badia